Más que palabras

Comprender las paradojas

06.10.2020 | 00:21

Jajá, jijí. Cuántas risas de esas de rebaba cayendo y boina (o txapela, tanto da) enroscada hasta la quinta vuelta atronaron el viernes pasado, después de que el lehendakari abogara en el Parlamento Vasco por "republicanizar la monarquía". Incontables gañanes de babor a estribor se lanzaron en plancha a Twitter para participar en el inevitable concurso de cargas de profundidad sobre la expresión que había provocado un cortocircuito en sus cabezas nada dotadas para la paradoja. Las sutilezas, las ironías, las aparentes contradicciones escapan a las entendederas de quienes solo conocen el trazo grueso, el regüeldo dialéctico o, más directamente, el zurriagazo.

Por lo demás, cómo ceder a la tentación de atizar una bofetada a mano abierta al objeto de odio favorito –más que nada porque te da para el pelo en las urnas– o de cascarse una gracieta del once a su costa. Hasta algún chusquero bienmandado entró al trapo sobre lo que tildaba como ocurrencia a bote pronto de Iñigo Urkullu. Quizá con alguna lectura más o una simple búsqueda en Google, los chistosos odiadores habrían descubierto que el primero que teorizó sobre la republicanización de la monarquía fue el filósofo Daniel Innerarity. Y lo argumentó con una claridad y una sencillez exquisitas. Otra cosa es que haya quien no quiera entenderlo.