Margarita Álvarez Fundadora de Working for Happiness

"Una persona que se siente plena con lo que hace es más productiva, trabaja mejor en equipo, es más creativa"

El 16 de noviembre tomará parte en el Foro Álava Objetivo 2022, que organiza DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA en el Palacio Europa

06.11.2021 | 00:41
"Una persona que se siente plena con lo que hace es más productiva, trabaja mejor en equipo, es más creativa"

Quince años en diversos puestos en Coca-Cola, entre ellos adjunta al presidente y presidenta del Instituto Coca-Cola de la Felicidad, responsable de Marketing y Comunicación de Adecco para Iberia y Latinoamérica, responsable a nivel mundial de Thought Leadership, creadora del Observatorio de Innovación en el Empleo y la Educación y fundadora de Working for Happiness, fue nombrada por Forbes como una de las 50 Mujeres más Poderosas de España. El 16 de noviembre tomará parte en el Foro Álava Objetivo 2022, que organiza DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA en el Palacio Europa con el tema Impulsando un modelo económico y social sostenible.

'Talento, entorno sostenible y bienestar: un círculo virtuoso'. ¿De verdad es así?

Sí. Ya lo creía antes, pero después de la pandemia las organizaciones hemos sido más conscientes que nunca de que una recuperación económica va a venir de una recuperación emocional de las personas que trabajan con nosotros. Trabajar ahora mismo en el bienestar de la persona, enfocarnos en esa recuperación, es el secreto de que las organizaciones sean sostenibles, es el secreto de que una organización pueda continuar en el tiempo, pueda retener el talento y pueda tener unos resultados positivos. Antes era relevante, ahora mismo me parece fundamental. Y la sostenibilidad pasa sobre todo por ese bienestar del ser humano, que tenemos que buscar desde las organizaciones y desde luego como sociedad.

¿Ha influido la pandemia en que tengamos ese bienestar en el trabajo más presente o, recuperada ya más o menos la normalidad, tendemos a volver a modelos previos?

En la pandemia nos hacíamos la pregunta de si íbamos a aprender mucho o poco. Yo era poco optimista, creo que enseguida volvemos a nuestros niveles habituales. Pero algo sí ha cambiado: por primera vez en las organizaciones se empieza a hablar de salud mental. Y eso abre muchas puertas a que nos preocupemos por el bienestar en un ámbito más global. Sí que se han abierto vías, estamos más receptivos a entender que la calidad emocional en una organización es fundamental. A pesar de que hemos vuelto a una cierta normalidad y los signos externos no han cambiado mucho, hoy en día se tienen conversaciones que hace cuatro o cinco años eran impensables. Yo hablaba hace cuatro o cinco años de bienestar, o de felicidad en el trabajo, o de cuidar a las personas y la gente en las organizaciones te decía esto es muy bonito pero no estamos en ese momento. Por lo menos estamos más receptivos, que no es poco.

Felicidad en el trabajo... ¿qué es la felicidad?

La pregunta más difícil es esa. Cada uno tenemos una definición. Ya Aristóteles decía que es el objetivo prioritario del ser humano. Lo que sí que sabemos es que hay elementos que nos afectan a todos los seres humanos a nivel universal. La felicidad es un concepto complejo, pero hay elementos comunes que a todos nos llenan, nos hacen sentir plenos. Cuando hablamos de felicidad en el trabajo la gente piensa que nos referimos a barbacoas los jueves y fiesta-toga los viernes y la felicidad en el trabajo no es eso. La felicidad en el trabajo es conseguir que las personas se sientan plenas con lo que hacen, con su día a día, con su trabajo, con lo que aportan, con lo que desarrollan. Y eso es lo que lo hace más complejo. El secreto está ahí.

¿Podemos hablar de un trabajo perfecto?

No. Es imposible. Como es imposible una relación perfecta o una vida perfecta. La vida no es eso. La vida es momentos buenos, menos buenos, y cómo los gestionamos y afrontamos. El trabajo perfecto, obviamente, no existe.

¿Y qué se puede hacer, no para alcanzar ese trabajo perfecto, pero al menos para acercarnos a esa felicidad en el trabajo?

Es un trabajo de la organización y de personas, hay una responsabilidad compartida. Hay tres cosas que influyen mucho. Una es conseguir que la persona sienta que crece, que aporta, que es parte del proyecto, que impacta a través de lo que hace cada día. Muchas veces pretendemos que la gente se involucre en nuestra organización cuando no tiene ninguna conexión emocional, cuando no tiene ninguna sensación de que aporta nada, simplemente hace una tarea y ya está. Otra cosa muy importante son las relaciones, las personas somos seres sociales y no dejamos de serlo en el trabajo. Cuando hacemos encuestas sobre qué nos hace felices en el trabajo, en el top 3 siempre están las relaciones, el compañerismo, el buen ambiente. Son tan importantes las relaciones sociales en el trabajo que no nos vamos de una empresa, nos vamos de los jefes, no porque no haya comedor o gimnasio. Y desde el plano individual es muy importante que pongamos en valor lo bueno que tiene nuestro día a día. Porque las emociones negativas son más intensas y es más fácil asentarse en ellas, en la queja, que fijarte en las buenas.

Habla de la importancia de las relaciones sociales en el trabajo. Con la pandemia el teletrabajo ha crecido exponencialmente. ¿Qué opina del teletrabajo?

El teletrabajo no es bueno ni malo. En el 0% es muy malo y en el 100% es muy malo. El teletrabajo en el 100%, que no tengas contacto social con las personas, desde un plano pragmático atasca muchos proyectos. Cuántos proyectos se desatascan en una máquina de café... Puedo pasar una semana mandándote mails y puede que ni los leas. Esa parte social para el funcionamiento de la organización es muy importante; pero también para la transmisión de la cultura, para el compañerismo, que si tengo un problema tengo a mi compañero a mi lado y me va a echar un cable. Esa parte social, en un teletrabajo al 100% no la podríamos tener. Por eso es muy importante que encontremos modelos híbridos, modelos que combinen esa flexibilidad que el ser humano necesita con esa parte social que es lo que genera la esencia de una organización.

¿Es cierto que las generaciones más jóvenes que se incorporan al mercado laboral valoran otros factores distintos en un puesto de trabajo a las precedentes, por ejemplo la flexibilidad, o es un cliché?

Hay una parte que es cierta. En mi generación, lo primero que te preguntaban tus padres cuando tenías un trabajo era si era fijo y si la empresa era grande, mejor. Eso ha cambiado mucho. Es verdad que el sueldo sigue siendo una variable importante, pero por ejemplo la flexibilidad y la sensación de que aportan cada vez es más importante para ellos. Y es la primera vez que las generaciones que se incorporan al mercado laboral ya traen mucho conocimiento, que saben que hay otras generaciones que no tienen. Eso genera un choque importante y hay una mayor dificultad de integración. Porque ellos, sabiendo que tienen esa capacidad de aportar, quieren tener más presencia, quieren sentirse más parte del proyecto. Eso también está cambiando mucho las cosas. Además, como somos las generaciones de la inmediatez, la paciencia es mucho menor. Eso también lo tenemos que tener en cuenta en las organizaciones cuando quieres atraer el mejor talento.

¿Cómo se convence a una empresa de que apueste por este entorno de bienestar, de que eso atraerá talento y redundará en su beneficio?

Primero porque hay estudios que así lo dicen. Demuestran que una persona que se siente plena con lo que hace es más productiva, trabaja mejor en equipo, es más creativa, soporta mejor el estrés. Eso es un valor que no podemos desperdiciar. Ahora mismo no hay opción, no puedes decir ya lo haré a futuro. Primero, por rentabilidad; y segundo, porque es la única manera de que la mejor gente quiera trabajar contigo.

noticias de noticiasdealava