Escrivá alarga hasta julio el diálogo sobre la reforma de las pensiones

Calviño desdeña la ‘mochila austríaca’: “No tenía apoyo de sindicatos, empresarios ni partidos”

01.06.2021 | 00:14
El ministro Escrivá, durante una comparecencia en el Senado. Foto: E. P.

madrid – A pesar de las continuadas sondas a la opinión pública y la reiteración de la cercanía del acuerdo sobre la reforma de las pensiones que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha venido deslizando en cada ocasión durante las últimas semanas, el gobierno no prevé un acuerdo inminente sobre la misma. El propio Escrivá descartó ayer que el Consejo de Ministros apruebe hoy martes el primer paquete de la reforma debido a que aún no está cerrado el acuerdo con los agentes sociales porque se está "afinando" el texto normativo de la reforma con los patronal y sindicatos y ni siquiera se atrevió a afirmar si durante esta semana podría cerrarse el acuerdo.

Escrivá, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, admitió que sería "demasiado prematuro" y subrayó que la reforma no se va a tramitar como Real Decreto-ley, sino como ley, por lo que antes tiene que pasar trámites como la audiencia pública. Así, el ministro llegó a alargar el proceso de negociación y tramitación durante más de un mes para señalar que espera que la reforma de las pensiones llegue al Congreso durante el mes de julio y que, en todo caso, sindicatos y empresarios saben que la reforma tiene que estar publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) este mismo año porque es un compromiso asumido por el Gobierno con Bruselas en el Plan de Recuperación.

Ello, a pesar de que en este primer paquete de reformas se incluyen únicamente la revalorización de las pensiones con el IPC y una serie de medidas para acercar la edad efectiva de jubilación a la edad legal, con incentivos positivos para demorar el retiro de manera voluntaria, mientras el factor de sostenibilidad, cuya derogación reclaman los sindicatos, está contemplado, según Escrivá, en el segundo paquete de la reforma, el que se abordará el año que viene, aunque el ministro insista en que el compromiso del gobierno con la derogación de este factor es "absolutamente firme, hay un compromiso de derogarlo sí o sí", y apunte a que hay tiempo para suprimirlo teniendo en cuenta que su entrada en vigor no estaba prevista hasta 2023.

En otro orden de cosas, Escrivá, ha asegurado que cerca de un millón de trabajadores han vuelto a la actividad desde que comenzó el año, ya que a los 450.000 que han salido de un expediente de regulación temporal de empleo se suman los 550.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social por lo que los datos del mercado laboral de mayo son "positivos", ya que "superarán con toda seguridad" los 200.000 nuevos empleos (50.000 más en términos desestacionalizados).

Calviño y la mochila También la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, avanzó ayer en Cope que los datos "muestran que mayo ha sido un mes muy positivo" para el mercado laboral, tanto de afiliados por cuenta ajena como autónomos y afectados por ERTE.

Preguntada sobre su supuesto desacuerdo con la derogación de la reforma laboral defendida por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, Calviño se ha limitado a señalar que "estar mirando constantemente al pasado y deshaciendo lo hecho en el pasado no es constructivo".

Con respecto a la propuesta del Banco de España de poner en marcha la denominada mochila austríaca, la vicepresidenta ha apuntado que esta medida "no tenía apoyo de sindicatos, ni de empresarios ni de grupos políticos", de manera que el Gobierno ha optado por una "hoja de ruta realista". No obstante, Calviño ha vuelto a reiterar que los problemas en el mercado laboral español se arrastran "desde hace décadas" y no están causados por una reforma laboral u otra, sino que responden a una "multiplicidad de factores".

"La 'mochila austríaca' no tenía apoyo de sindicatos ni de empresarios ni de grupos políticos"

nadia calviño

Ministra de Economía

noticias de noticiasdealava