El ecomural de Abetxuko toma forma

La imagen de un caserío se asoma ya en la fachada del Paseo del Mirador

22.12.2020 | 00:52
Caserío que ha surgido en el Paseo del Mirador de Abetxuko, gracias a la técnica del tampantojo de Paco Barriga.

VITORIA – La pared grafiteada junto a las escaleras que dan acceso a la plazuela del Paseo del Mirador de Abetxuko se ha transformado en un caserío de dos plantas, con amplias contraventanas de madera y con vistas al campo. Lo ha hecho además en apenas un par de días, desde que el viernes empezó a asomarse por su fachada este tipo de arquitectura tradicional vasca, ornamentada con elementos vegetales. Sin embargo, no ha surgido por arte de magia, aunque así lo parezca ahora, sino fruto de la técnica del trampantojo de la que es especialista Paco Barriga, el muralista autodidacta que ya tiene una docena de murales por este barrio-pueblo de Vitoria, y sobre el que ha recaído el honor y también la responsabilidad de pintar un gran ecomural, que como adelantó DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA en su edición del 2 de octubre ocupará más de 100 metros de las fachadas de cinco casas y de cuatro traseras.

No en vano, si algo pudo comprobar este periódico durante la visita que hizo a esta zona de Abetxuko ese mes era las ganas que sus residentes tenían de acabar con firmas, garabatos y grafitis que habían empezado a "okupar" fachadas de viviendas de calles como La Presa. Por esta razón, la asociación vecinal Uribe-Nogales, decidió impulsar este colosal proyecto, coincidiendo con el 60 aniversario de las 463 casas unifamiliares que en su día se levantaron para acoger a los miles de inmigrantes que se asentaron en esta zona a los pies del Zadorra.

Se trata de un ambicioso proyecto de restauración paisajística que está orientado a la entrada de Abetxuko y que se pretende decorar con motivos rurales y de concienciación medioambiental, tal es el caso de las hiedras que asoman en esta primera fachada del Paseo del Mirador, que ya se está pintando, o del paisaje de una finca de cereal que enmarcan las mismas.

Otra de las ideas de este ecomural es inmortalizar a vecinos vivos y otros fallecidos que dejaron una huella imborrable en Abetxuko, como Paquita San Bartolomé, su mítica líder vecinal, entre otros personajes que se barajan. Una obra, en definitiva, que ha nacido con un triple objetivo: embellecer Abetxuko ante la proliferación de los grafitis en sus paredes, fomentar una escuela de artistas en el pueblo, puesto que se invita a la participación vecinal, y que este distrito se abra a la ciudad de Vitoria, "como una comunidad dinámica, singular y comprometida con la mejora de su espacio y calidez de vida", creando su propio itinerario muralístico.

Bienvenida No en vano, la intención es la de darle la vuelta a la entrada de Abetxuko, la que se ve desde la parada del tranvía de Kañabenta, convirtiéndola en una "bonita bienvenida" a este barrio-pueblo. En definitiva, un proyecto de gran envergadura, que, dadas sus dimensiones, "se podría convertir en la mayor obra artística sobre murales en fachadas del territorio", explicaba Oskar González, presidente de Uribe-Nogales, durante la presentación de este proyecto a este diario.

Para ello, ha sido imprescindible la cooperación de los propietarios de las casas que conforman esta trama urbana (calle La Presa, Iturrizabala, Paseo del Mirador y Kañabenta), los cuales han tenido que dar su visto bueno al proyecto. También han puesto su granito de arena el Ayuntamiento de Gasteiz, que ha dado luz verde a los permisos de esta obra, y, por supuesto, la asociación vecinal, que empezó a idear este proyecto en marzo de 2019, fecha a partir de la cual se empezó a reunir con vecinos e instituciones para explicarles este proyecto que forma parte de los programas presentados Ekoherri y Herriberri, dentro del plan Abetxuko Bizirik. Indispensable también han sido los fondos para esta obra de patrocinadores, como la Fundación Vital, los cuales se complementarán con la subvención anual que recibe Uribe-Nogales.

AL DETALLE

Ecomural. Coincidiendo con el 60 aniversario de las 463 viviendas bajitas que en su día se levantaron para acoger a los miles de inmigrantes que se asentaron en Abetxuko, la asociación vecinal Uribe-Nogales como avanzó a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA ha impulsado la creación de un ecomural. Tiene un triple objetivo: embellecer Abetxuko ante la proliferación de los grafitis en sus paredes, fomentar una escuela de artistas en el pueblo y que este distrito se abra a la ciudad de Vitoria.

Envergadura del proyecto. El proyecto del ecomural de Abetxuko intervendrá en cinco grandes fachadas de casas unifamiliares y de cuatro traseras, abarcando más de 100 metros lineales en una panorámica de 180 grados a distintas alturas. Es un ambicioso proyecto de restauración paisajística que está orientado a la entrada de Abetxuko y que se ha empezado a decorar con motivos rurales y de concienciación medioambiental.

En distintas fases. Esta primera fase es la que ha comenzado este mismo mes, por la fachada que estaba más estropeada, la lateral de la calle del Paseo del Mirador, 1. Posteriormente, se intervendrá en la calle La Presa, 1, e Iturrizabala, 2. En última fase la intención es rematar también escaleras, muretes y rampas.