45 ediciones, una pandemia

El Festival Internacional de Teatro de Vitoria inicia este miércoles una entrega marcada por el covid-19

04.10.2020 | 00:57
'Ikimilikiliklik', de la Compañía Marie de Jongh

Vitoria – No hubiera sido la primera vez que el Festival Internacional de Teatro de Gasteiz se hubiese suspendido. El del 75, el primero, estuvo a punto de no celebrarse tras los últimos fusilamientos ordenados por la dictadura antes de la muerte de Franco. El del 77 vivió un repentino cambio de fechas y de programación que estuvo a punto de llevarse por delante aquella edición por diferentes problemas externos relacionados con el mundo de la escena independiente, tanto estatal como vasca. De hecho, como consecuencia de aquellas y otras circunstancias, el certamen no tuvo lugar en 1978. A pesar de ello, desde entonces el evento no ha fallado ni una sola vez a su encuentro otoñal con el público, más allá de que hayan ido evolucionando formatos, calendarios, propuestas paralelas... hasta un 2020 en el que la posibilidad de suspensión ha vuelto a estar sobre la mesa a causa del covid-19. Aún así, la veterana cita, que llega a su cuadragésimo quinta entrega, parece que va a poder vencer a los elementos, más allá de que el coronavirus condicione y mucho.

Será la compañía alavesa Larrua la encargada de poner todo en marcha este miércoles con el estreno de Ojo de buey, representación para la que todavía quedan entradas disponibles. Aquí está una de las grandes incógnitas a las que se enfrenta el festival, cuál va a ser el comportamiento del público. El certamen, salvo alguna excepción, siempre cuenta con medias de asistencia altas, rondando en las últimas ediciones los 15.000 espectadores. Las cifras van a ser imposibles de igualar por las reducciones de aforo en el Principal, el Jesús Ibáñez de Matauco y el Félix Petite debido a la pandemia, eso es evidente. Sin olvidar que secciones como el Proyecto Bebés –que se lleva a cabo en el Federico García Lorca, siempre con llenos- no va a tener lugar. Pero también habrá que ver qué sucede después de las experiencias vividas en verano en el escenario de la calle San Prudencio, ya que salvo en el caso de El Brujo, se estuvo lejos de colgar el cartel de completo en el resto de eventos.

Con todo, esta cuadragésimo quinta edición ya sabe antes de empezar que tiene espectáculos sin entradas (le pasa, por ejemplo, al montaje de teatro documental Prostitución, con Carmen Machi y Nathalie Poza) o que están a punto de agotar todas las butacas (como sucede con Romancero gitano protagonizado por Nuria Espert o con el estreno de Una noche sin luna de Juan Diego Botto). Además, la experiencia de estos meses, tanto en espacios cerrados como al aire libre, está demostrando que la cultura es segura, que tanto en Vitoria como en el resto del territorio se están aplicando medidas y protocolos que han garantizado que, hasta el momento, no se haya producido ni el más mínimo problema con la enfermedad, más allá de que el riesgo cero no exista.

La pandemia marca y no solo en lo que tiene que ver con la relación del festival con los públicos, con las compañías y artistas a su llegada a cada escenario, y con el propio personal de la Red Municipal de Teatros y su trabajo diario. La confección de la programación no ha podido escapar, como es lógico, a los problemas que existen en la actualidad para desplazarse entre países. Eso ha llevado al evento a dejar en paréntesis su apellido de internacional. No ha quedado más remedio, sin perder de vista que hay producciones que se querían tener este año –con las que ya estaban contactos hechos- y que a buen seguro será muy complicado retomar en el futuro, entre otras cosas porque habrá varias que, a causa de la crisis originada por la situación, ni siquiera se van a llegar a estrenar. La enfermedad también va a hacer que la cita gasteiztarra se extienda este año hasta mediados de diciembre puesto que ha sido imposible cuadrar el calendario para que todo suceda, como suele ser normal, entre octubre y noviembre.

Seguridad y calidad. Son las dos claves con las que se quiere hacer el camino a través de los 33 espectáculos previstos, entre los que habrá cuatro estrenos absolutos contando con la presencia de nombres bien conocidos como los de las ya mencionadas Machi y Espert junto a Ernesto Alterio, Aitana Sánchez-Gijón..., sin perder de vista el peso específico con el que van a contar las compañías vascas y alavesas, aunque en realidad el sello más cercano siempre está bien representado en las programaciones recientes del festival vitoriano. Hay que destacar, eso sí, el regreso a su ciudad natal de Damián Muñoz y Virginia García (fundadores y componentes de La Intrusa, Premio Nacional de Danza) después de demasiados años de espera.

También es significativo el hecho de que la Red de Teatros haya querido mantener sus secciones paralelas Off Lokal –que además va a contar con más propuestas- y Enredados, por lo que supone de adueñarse de espacios no habituales para las artes escénicas como va a ser la piscina-polideportivo de Abetxuko, por ejemplo. Al fin y al cabo, cumpliendo las medidas de seguridad e higiene, lo que no puede ser es que el coronavirus lo paralice todo. O así por lo menos lo entiende un Festival Internacional de Teatro de Vitoria que este año va a vivir 45 ediciones y una pandemia.

Octubre

7. 'Ojo de buey' de Larrua. Estreno. Principal.

8. 'Prostitución'. Con Carmen Machi y Nathalie Poza. Principal.

9. 'Aquí va a pasar algo' de Zanguango. Principal.

16, 17, 18 y 19. 'Souvenirs' de El Mono Habitado; 'Muda' de Larrua; 'Con los pies por delante' de Ékoma Teatro; y 'Acoples & Desacoples' de Mananas Fruit Co. Sesiones a las 19.00 y a las 19.45 horas. Punto de encuentro: exterior del centro civico Iparralde. Sección Off Lokal.

17. 'Romancero gitano' con Nuria Espert. Principal.

18. 'Ikimilikiliklik' de Marie de Jongh. Ciclo familiar. Principal.

22. 'Shock' con Ernesto Alterio y Ramón Barea. Principal.

23. 'Man up' del Centro Dramático Nacional. En el Félix Petite.

24. 'Los cuerpos celestes' de Marco Vargas y Chloé Brülé. Principal.

25. 'Pinocchio' de Gorakada. Ciclo familiar. Principal.

28. 'Ama Kuraia' con Eneko Sagardoy. Principal.

29. '¿Qué fue de Ana García?' de Pabellón 6. En el Jesús Ibáñez de Matauco.

30. 'Castelvines y Monteses', bajo la dirección de Sergio Peris-Mencheta. Principal.

Noviembre

1. 'Úniko' de Paraíso. Ciclo familiar. Principal.4. 'It's a wrap' de La Intrusa.

5. 'Los hijos' de PTC. Principal.

6. 'El festín de los cuerpos' de Danza Mobile e Incubo Teatro. En el Félix Petite.

8. 'Deshielo' de La Coja Dansa. Ciclo familiar. Principal.

12. 'Oymyakon' de Khea Ziater. En el Jesús Ibáñez de Matauco.

13. 'Una noche sin luna', de Juan Diego Botto. Estreno. Principal.

14, 15, 16 y 17. 'No me toques' de Thusia. En Abetxuko. Sección Enredados.

19 y 20. 'Los papeles de Sísifo' con Iñaki Rikarte. Estreno. El primer día en euskera y el segundo en castellano. Principal.

26 y 27. El Proyecto Bebés no tendrá actuaciones. Pero el primer día se realizará un encuentro profesional y el segundo un taller para diseñar una edición en 2021 del Festival Europeo Mapping para la Primera Infancia.

26. 'Ricardo III', bajo la dirección de Miguel del Arco. Principal.

27. 'Juana' con Aitana Sánchez-Gijón. Principal.

Diciembre

18, 19, 20 y 21. 'Txilin Hotsak' de Tranpola; 'Marea baja' de Pez Limbo; Elkar ezagutu genuen eguna' de Piszifaktoria Laborategia; e 'Ypárchoume' de Hara Nori. Sesiones a las 19.00 y a las 19.45 horas. Punto de encuentro: plaza del centro civico Hegoalde. Sección Off Lokal.