Asuntos sociales

'Cero omisiones, cero Alzheimer'

Si la pandemia lo permite, Vitoria acogerá del 10 al 13 de noviembre el IX Congreso nacional de esta enfermedad

03.05.2021 | 01:06
Entrada del Palacio Europa de la capital alavesa. Foto: Alex Larretxi

Si la situación sanitaria lo permite, la capital alavesa acogerá del 10 al 13 de noviembre de este 2021 la novena edición del Congreso Nacional del Alzheimer, que organiza Ceafa, la confederación española de asociaciones de familiares de personas con esta y otras demencias, bajo el lema Cero omisiones, cero Alzheimer y que, en principio, está previsto que se celebre en el Palacio Europa. "Algunos estudios avanzan que la contaminación podría ser responsable de hasta el 21% de las demencias que se producen. La salud humana está directamente relacionada con las condiciones medioambientales y, en ese sentido, la confederación considera un reto de salud pública avanzar en iniciativas verdes que luchen contra la generación de residuos", presenta Ceafa.

En concreto, su novena edición se concibe con los siguientes objetivos: reforzar y consolidar el tejido asociativo que conforma la confederación, generar conocimiento aplicable, fomentando la apertura a la participación y al intercambio de experiencias y buenas prácticas, favorecer la visión, entre las asociaciones y otros agentes, públicos y privados, vinculados con el Alzheimer, de la importancia de contar con las personas afectadas.

El encuentro también aspira a consolidar Ceafa como una entidad "fuerte, sólida y estable", buscando la capacitación de sus miembros y, por último, generar sinergias con otros proveedores de atenciones y servicios sociosanitarios, teniendo como foco prioritario la calidad de vida de las personas que conviven con el Alzheimer.

Afaraba, la agrupación que integra en Álava a estos afectados y familiares, muestra su satisfacción, porque Vitoria haya sido elegida para acoger este congreso verde.

 

CONFINAMIENTO


Por otro lado, Afaraba recuerda cómo en lo que llevamos de pandemia "se ha volcado" en la escucha y atención de sus familias, incluso con las que no eran socias, "porque el confinamiento fue terrible y la demencia lleva asociadas alteraciones conductuales en mayor o menor medida y cuando una persona está encerrada en casa suelen incrementarse", resume Paula Casas, trabajadora social de Afaraba.

Para paliarlas o minimizarlas en la medida de lo posible, Afaraba, aparte de llamar "familia por familia" para ver qué tipo de necesidades tenían, desarrolló acciones nuevas, como la de viabilizar los paseos terapéuticos y presentar una guía informativa y formativa para sus voluntarios, entre otras.

Preguntada Casas sobre los retos que quedan pendientes en materia de Alzheimer y otras demencias, hace hincapié en "coordinarnos más entre toda la sociedad porque el Alzheimer es cosa de todos y en avanzar más en corresponsabilidad. Esta palabra es clave porque los cuidados tienen que repartirse mejor, en condiciones de igualdad, porque muchas veces recaen en una mujer".

noticias de noticiasdealava