Agur a un año diferente

Ricardo Sáez de Heredia. "Echo de menos estar con nuestra gente"

24.12.2020 | 01:09
Imagen de la calle General Álava de la capital alavesa prácticamente desierta en marzo, debido a las restricciones de la primera ola de la pandemia. A la derecha, Ricardo Sáez de Heredia posando frente a la patrona de Vitoria: la Virgen Blanca.Fotos: Alex Larretxi / Jorge Muñoz

El covid ha dado al traste con muchos de los actos previstos para este 2020 por la Cofradía de la Virgen Blanca, pero lo peor para su abad ha sido que sus miembros no hayan podido "seguir haciendo comunidad" en la propia ciudad

La procesión va por dentro. Y si no, que se lo pregunten a Ricardo Sáez de Heredia Salazar, quien todavía recuerda con pesar cómo las restricciones del coronavirus se han llevado por delante muchos de los planes que la Cofradía de la Virgen Blanca de la que es abad había organizado para este año 2020. Entre ellos, el histórico desfile del Rosario de los Faroles que cada noche del 4 de agosto, en vísperas de la patrona de Vitoria, recorre las calles del centro en medio de un recogimiento que sobrecoge e invade esa parte de la ciudad apenas unas horas después de que Celedón invite a la fiesta. Algo que este verano fue imposible, si se tiene en cuenta que la máxima del Ayuntamiento por esas fechas era Este año no toca, por lo que actos como ese recorrido, "por responsabilidad", al igual que otros como la bajada y subida de Celedón, se vieron pospuestos con el fin de contener la expansión de la pandemia.

"Este año lo que más he echado de menos son las reuniones de grupo, como las procesiones y por lo general, estar con nuestra gente en la calle. En la Cofradía de la Virgen Blanca una de las vocaciones que tenemos es hacer comunidad en la calle, entonces, esas reuniones masivas de los Auroros y esas citas festivas la verdad es que han dolido mucho cuando no se han podido celebrar. Por eso, lo que más he echado en falta es la relación de nuestra gente en la calle", resume.

"Suerte", dentro de lo que cabe El covid también ha arrasado con los actos conmemorativos por el 125 aniversario del Rosario de los Faroles. "Pero la suerte que tenemos, dentro de lo que cabe, es que como tenemos tres años para celebrarlo, porque la colección del Rosario de los Faroles empezó en 1895 y terminó en 1897, estamos como un poco más tranquilos al tener ese tiempo de margen, pero qué duda cabe que toda la programación tan extraordinaria que teníamos organizada para el 125 aniversario se nos ha quedado muy parada, pero queremos seguir manteniendo la tensión. De hecho, ya estamos haciendo cosas porque dentro de la propia cofradía estamos haciendo muchas mejoras para que cuando todo esto acabe, podamos tenerlo todo resuelto y hecho", anuncia.

Muestra de ello es que ya han preparado toda la megafonía de toda la colección del Rosario de Faroles para hacerla nueva. Y no es lo único. "En el propio museo de los faroles (calle Zapatería 33-35) hemos adecuado todo el tema de salidas de emergencias, porque se han renovado totalmente. También hemos adecentado el tejado del museo de los faroles, haciendo obra, y también hemos trabajado mucho en las comunicaciones telemáticas. Era una herramienta que estaba a nuestra disposición y en este 2020 la hemos potenciado a tope, tanto en YouTube como en la propia página web de la Cofradía y comuniones por streaming para intentar seguir haciendo cosas buenas".

Situación "muy triste" Para Saéz de Heredia no poder hacer en este 2020 la procesión del Rosario de los Faroles ni la Aurora, "fue una situación muy triste y eso que estábamos entrenados por el confinamiento que habíamos tenido y con las circunstancias generales de dolor y sufrimiento de mucha gente. Por eso, llevamos lo nuestro un poco más tranquilos. Pero qué duda cabe que hacer los Auroros de forma virtual, como hicimos, o transmitir las celebraciones de la Blanca por streaming o La novena, que sí que la pudimos hacer, con limitaciones de aforo, son situaciones que sí te condicionan pero, como decía, lo que más se echa en falta es esa vocación de estar con nuestra gente en la calle".

Pese a todo ello, siguen teniendo la esperanza de que 2021 les permita hacer ese tipo de cosas. "La primera prueba de fuego que tenemos ahora es con la exposición de belenes que hemos hecho dentro del museo de los faroles desde el día 26, de 18.00 a 20.00 horas hasta el 4 de enero, con todas las medidas sanitarias para que la gente tenga la oportunidad de verlos", avanza.

También han organizado el día de Candelas, que es en febrero, "y tenemos muchas ganas de que podamos tener medidas más amplias para poder celebrarlo por todo lo alto". 2021, en general, está lleno de noticias: "Haremos el propio programa del 125 aniversario, con lo que se pueda en cada momento, y el 10 de abril se celebra la fiesta de la elección canónica de la patrona de Vitoria y ese sábado también queremos meter un poco de ruido. Iniciativas y ganas no nos faltan. Necesitamos que la circunstancias nos acompañen", desea el abad de la Cofradía.

"La primera prueba de fuego que tenemos es con la muestra de belenes a partir del 26 de diciembre"

RICARDO SÁEZ DE HEREDIA

Abad de la Cofradía de la Virgen Blanca