Las uvas más dulces serán del RPK Araski

Serio encuentro de las vitorianas en Bembibre, frenando bien a las locales con defensa y rebote

29.12.2019 | 06:21
El Araski volvió a ganar en una cancha complicada.

Emb. Pajariel53

Rpk Araski66

Embutidos Pajariel Butina (9), Llorente (8), Quirante (9), Nauwelaers (2), Conde (0) -cinco inicial- Gladkova (22), Cáceres (3) y Gascón (0).

Rpk ARASKI Asurmendi (5), Quevedo (11), Van den Adel (0), Tania Pérez (12), Seda (20) -cinco inicial- García (3), Molinuevo (3), Pardo (2) y Carrera (10).

Parciales 6-9, 19-23 (25-32); 15-16 y 13-18 (53-66).

Árbitros Paula Lema, Adrián Iglesias y Alberto García. Sin eliminadas.

Pabellón Bembibre Arena. 450 espectadores.

bembibre - Recupera las mejores sensaciones a domicilio el RPK Araski después de sumar en Bembibre su octava victoria de la temporada liguera, borrando así las malas sensaciones del último desplazamiento a tierras tinerfeñas.

La dirección sabia de Asurmendi y una Tamara Seda que tuvo la tarde inspirada en la anotación fueron las claves para la victoria de una escuadra vitoriana que contó también con el trabajo estajanovista de Laura Quevedo y Tania Pérez. Las vascas ganaron los cuatro periodos y no dieron opciones reales de sorpresa a las bercianas. 48 rebotes para las visitantes por apenas 31 para un Embutidos Pajariel que suma su quinta derrota consecutiva y cerrará 2019 en todo lo bajo.

Como bajo fue el rendimiento de unas y otras en un primer cuarto donde las defensas ganaron sin problemas a unos sistemas ofensivos del todo equivocados. Malas selecciones, pérdidas y dos equipos que parecían no haber digerido del todo las comilonas de estas fechas.

Un parcial de 0-6 en los últimos cuatro minutos permitió pasar de un 6-3 al 6-9 final, apenas quince puntos anotados entre dos equipos atenazados. Pero todo lo que no entraba en los diez iniciales se colaba de salida en el segundo periodo, con las dos escuadras viendo el aro rival del tamaño de una piscina olímpica. Pardo y Quevedo sellaban la primera escapada de Araski con un 12-19, y aunque las locales llegaron a empatar en dos ocasiones, de nuevo Araski se iba arriba en el marcador con un 25-32 en el intermedio.

Tras el descanso, un primer tirón llevaba la ventaja por encima de los diez (25-36), convirtiéndose el encuentro en un hermoso duelo anotador entre Tamara Seda (acabó valorando 32 en un recital de punta a cabo) con la rusa de las locales Gladkova, que ha vuelto a las filas de Embutidos Pajariel. La defensa vitoriana brillaba cerrando el paso a los ataques locales y el rebote era una tortura para el equipo local, que se iba al final del tercer periodo ocho puntos abajo. Trataron de remontar unas jugadoras locales que pusieron lo que les quedaba de combustible sobre la cancha en un último esfuerzo. Butina y Gladkova metían miedo (45-48) pero un tiempo muerto fue mano de santo, el equipo volvió a engrasar la maquinaria. Seda, Pérez y Quevedo dispararon la ventaja y el triunfo fue vasco. - Área 11