Alerta sanitaria

CCOO cesa a su enlace sindical mientras ELA y UGT defienden a los suyos

Coinciden en criticar a Gotzone Sagardui por la “falta de transparencia” en el protocolo de vacunación

28.01.2021 | 02:02
Dos viales de la vacuna de Pfizer. Foto: Europa Press

Bilbao – Recibir la vacuna antes de lo que el protocolo determina ha tenido consecuencias para los cuatro representantes sindicales del hospital de Santa Marina. Al menos para alguno de ellos. CCOO ha sido el más tajante, al haber cesado a su delegada, mientras que ELA y UGT salieron ayer en defensa de que sus representantes recibieran la dosis. Por su parte, LAB desmintió que su delegado hubiera recibido la vacuna. En lo que sí coincidieron todos ellos es en las críticas a la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, por en la falta de transparencia del Departamento sobre los protocolos de vacunación contra el coronavirus.

De esa forma, según explicó Comisiones en una nota, fue ayer cuando conocieron la vacunación en Santa Marina de la delegada que visitaba y asesoraba en este hospital bilbaino. "Saltarse el protocolo de vacunación es un hecho de la gravedad suficiente como para tomar las medidas necesarias", señaló CCOO, para argumentar el cese de su delegada. Así, reclamó el "mismo nivel de exigencia" a la consejería de Salud y exigió al Gobierno Vasco "aclarar los protocolos de vacunación", además de demandar "la transparencia necesaria en la ejecución de los mismos".

Con una reacción diametralmente opuesta, ELA justificó la vacunación de su delegado sindical porque "se le conminó a vacunarse inmediatamente, ya que la dirección del hospital había determinado que, para seguir haciendo esa labor en condiciones de seguridad y proteger al hospital, debía ser vacunado una vez que ya había finalizado la vacunación de toda la plantilla, motivo por el cual recibió la vacuna una vez finalizada la reunión", señaló el sindicato. ELA sostuvo que Sagardui "intenta desviar la atención a otras cuestiones" y consideró que si en "algunas OSI no se ha respetado el protocolo de vacunación es, sin duda, producto de la opacidad y la deficiente gestión con la que el Departamento de Salud está llevando el proceso".

En una postura similar, UGT-Euskadi advirtió a Sagardui de que "no puede echar balones fuera en su responsabilidad de la vacunación, cuando desde que ha llegado al cargo ha mantenido la falta de transparencia de todo lo que hacen, incluido de los protocolos de vacunación". Y añadió: "Nuestros delegados sindicales se vacunan cuando lo indican las unidades básicas de prevención del centro en que prestan sus servicios. Sencillamente, seguimos los dictados de los servicios de prevención de riesgos laborales, como así ha sido en este caso".