Ayudas a la inversión en el sector vitivinícola

Lakua convoca estos apoyos de cara a 2021 para mejorar la competitividad de productores y elaboradores

16.10.2020 | 01:18

Vitoria – El Boletín del País Vasco ha publicado una orden de la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, por la que se convocan, para el año 2021 las ayudas a la inversión del programa de apoyo al sector vitivinícola. Estas ayudas se argumentan en el objetivo de reconducir la situación para aumentar la competitividad de los productores vitivinícolas y consolidar la calidad de sus vinos, razón para la que se estableció una organización común del mercado vitivinícola. Entre las medidas de apoyo establecidas por la reglamentación europea se incluyen la de inversiones en el sector vitivinícola con el fin de mejorar el rendimiento global de las empresas y su adaptación a las demandas del mercado.

El plazo de presentación de proyectos ya está abierto y se refiere a la producción, comercialización o ambas de los productos vitivinícolas. En este sentido se consideran subvencionables los costes de construcción, adquisición o mejora de bienes inmuebles; la compra de nueva maquinaria y equipo hasta el valor de mercado del producto; los costes generales vinculados a los gastos de honorarios de arquitectos, ingenieros y asesores, así como estudios de vialidad, con el límite del 8 % del presupuesto aprobado para la operación de inversión; y la adquisición o el desarrollo de soportes lógicos de ordenador y la adquisición de patentes, licencias, derechos de autor y el registro de marcas colectivas.

Posibles beneficiarios Podrán ser beneficiarios de la medida de inversiones las empresas vitivinícolas que en el momento de la solicitud produzcan o comercialicen esos productos. Las empresas deberán estar constituidas con anterioridad a la fecha de presentación de la solicitud. También recibirán apoyo las organizaciones de productores vitivinícolas, las asociaciones de dos o más productores, con personalidad jurídica, que deberán estar constituidas con anterioridad a la fecha de presentación de la solicitud, y las organizaciones interprofesionales.

La orden establece, finalmente, que no se concederá la ayuda a las empresas en dificultad, según se definen en la normativa de la Comisión Europea sobre ayudas estatales de salvamento y de reestructuración de empresas en crisis.