Araba

La nueva ola no cambia la vuelta al ‘cole’

El Gobierno Vasco insiste en su apuesta por las clases presenciales

25.08.2020 | 01:03

vitoria – El Gobierno Vasco insiste en su defensa de una vuelta al cole "presencial", por lo que los departamentos de Salud y Educación, que mantendrán nuevas reuniones hoy y mañana para tratar esta cuestión, están "valorando y tomando las medidas para hacerlo acorde a las posibilidades", según explicó ayer la consejera de Salud, Nekane Murga.

"No tenemos ninguna duda de que la educación presencial es la mejor para el conjunto la comunidad educativa", aseveró Murga, que cuestionada sobre las medidas concretas que se implantarán cuando los colegios vascos inicien sus clases el 7 de septiembre prefirió apuntar únicamente que existen "distintas posibilidades" para el regreso presencial a las aulas.

La consejera recordó que ambos departamentos están trabajando en el protocolo de vuelta a los colegios que se va a poner en marcha este nuevo curso, y preguntada sobre si la situación epidemiológica actual, con Euskadi inmersa en una segunda ola de contagios, puede hacer variar los planes del ejecutivo autonómico, Murga se limitó a incidir que debe ser Educación quien anuncie públicamente las medidas a implantar y los nuevos protocolos.

Por ahora, en el Gobierno Vasco "no tenemos ninguna duda de que la educación presencial es la mejor" para la vuelta a las clases, por lo que su objetivo ahora mismo pasa por revertir la ola de contagios en el País Vasco para que el retorno a las aulas se pueda llevar a cabo "con la máxima seguridad para todos".

Por otra parte, preguntada sobre la posibilidad de que la justicia revierta alguna de las medidas aprobadas por el ejecutivo vasco la semana pasada, Murga defendió que las restricciones buscan preservar y defender la salud de la población, aunque resaltó que la situación actual es "muy compleja, porque no tiene antecedentes", y que, llegado el caso, deben ser los jueces los que se pronuncien sobre si alguna medida puede ser objeto de recurso. "Intentamos ajustarnos a la legalidad, pero es una situación muy compleja", incidió la consejera de Salud del Gobierno Vasco.