Queda prohibida en Euskadi la recolección mecanizada en olivos

Medio Ambiente cree que esa labor pone en peligro la vida de las aves que pasan la noche en esos árboles

07.08.2020 | 00:36
Recolecta de olivas. Foto: P.J.P.

Laguardia – La viceconsejera de Medio Ambiente ha decidido suspender la recolección mecanizada nocturna en olivares ubicados en el País Vasco, como medida preventiva para la conservación de la biodiversidad, y durante el periodo comprendido entre la hora de puesta y la hora de salida del sol establecidas por el instituto geográfico nacional para cada localidad y para cada día del año.

Explica la resolución por la que se prohibe esa práctica que el cultivo tradicional de olivo alberga una rica biodiversidad, siendo un claro ejemplo de sistema agrario de alto valor natural. Esto ha sido posible al ser sistemas donde históricamente se han conjugado una baja intensidad productiva con escaso uso de agroquímicos, por la presencia de olivos añosos asociados a vegetación herbácea seminatural durante buena parte del año y por la localización en zonas con usos del suelo variados. Estudios sobre la biodiversidad en olivares cifran en más de 160 las especies de aves presentes en olivares, muchas de ellas migratorias, en diferentes épocas del año, además de insectos polinizadores, hormigas, flora arvense, etc.

Afirma la viceconsejera que el olivar no es un cultivo de implantación relevante en el País Vasco, aunque según los datos del Eustat, entre 2013 y 2016, creció un 9,4%, alcanzando las 183 hectáreas de superficie, si bien la dimensión de las explotaciones es reducida y cifrada en 0,6 ha. por explotación.

Sin embargo, en los últimos años, se están desarrollando nuevas técnicas de cultivo del olivar, los denominados olivares superintensivos, con plantaciones de elevada densidad de pies en setos y mecanización de la poda y de la recolección de la aceituna mediante máquinas cabalgadoras. Según la información de la Comisión Europea hay una elevada mortalidad sobre aves silvestres que utilizan estos olivares como dormideros a causa de la recolección mecanizada nocturna de los olivares superintensivos. Por ello, se ha establecido la necesidad de que los estados miembros tomen medidas necesarias para la protección de todas las especies de aves con prohibición expresa de matarlas o capturarlas o de acabar con sus nidos.