La epidemia está controlada en Álava, pese a que el virus va a seguir todo el año

Murga apunta que en un mes los ciudadanos podrán realizar sus actividades laborales y sociales sin aglomeraciones

29.04.2020 | 00:47
La epidemia está controlada en Álava, pese a que el virus va a seguir todo el año

Vitoria – El número de ciudadanos con coronavirus se va reduciendo de forma marcada en Álava, al igual que en el resto de Euskadi, según manifestó ayer la consejera de Salud, Nekane Murga. En territorio alavés, la epidemia puede decirse que está controlada, ya que el número reproductivo, el indicador que mide la velocidad a la que se propaga el virus, está por debajo de 1 en el País Vasco desde el pasado 1 de abril. Y, a pesar de que Vitoria fue una de las primeras ciudades en las que se propagó el virus, ahora presenta "buenas" cifras.

Fuera de la capital, incluso hay zonas con contagio cero en las que no se han contabilizado positivos en las últimas semanas. De ahí que la consejera abogue por que las denominadas medidas de desescalada para salir a la calle tengan una regulación más o menos permisiva en función de la incidencia del virus en cada comarca. "No es lo mismo salir a hacer ejercicio por la playa de la Concha que por Kuartango, no es lo mismo pasear por el parque de Txurdinaga que por un pueblo", citó como ejemplos. Y algo similar considera Murga a la hora de regular normas para el uso del transporte colectivo: "el metro de Bilbao puede precisar unas medidas y el tranvía de Vitoria, otras", incide.

En cuanto a los datos, a pesar del descenso de la curva de contagios, subraya Murga que el virus continúa entre nosotros y así va a seguir a lo largo de todo el año. De hecho, en las últimas 24 horas, los nuevos positivos confirmados en Euskadi han sido 392, por lo que el número de personas contagiadas se eleva a 14.804. En Álava hay 140 nuevos positivos, el número de contagios asciende a 3.764, de los que 142 permanecen hospitalizados y 340 personas han fallecido. En Bizkaia, con mayor incidencia ahora del virus, son 8.411 las personas contagiadas, de las que 425 se encuentran ingresadas. Y en Gipuzkoa, el número de positivos es de 2.629, de los que 161 están hospitalizados.

Dolorosas cifras que dejan 14 fallecidos más, con lo que las muertes por covid-19 en Euskadi ascienden ya a 1.255 personas. Asimismo, se han realizado 85.586 test PCR y 35.425 test rápidos. Sobre la situación de los hospitales, 728 personas se encuentran ingresadas y la cifra de personas recuperadas o dadas de alta asciende a 9.974, 134 más que el lunes y un 67,4% del total de casos confirmados. "Tenemos muy buenas cifras" y, por ello, "podemos estar satisfechos", pero "es un camino largo que tenemos que hacer entre todos" porque, probablemente, no se va a contar con una vacuna o un tratamiento eficaz en los próximos meses. Por ello, la consejera ve imprescindible "controlar el virus entre todos nosotros adoptando tanto medidas individuales como colectivas", apunta.

Analizados los datos, la consejera se muestra convencida de que en un mes los ciudadanos podrán realizar sus actividades laborales y sociales, aunque manteniendo medidas de protección como la distancia y la higiene. Y de cara al verano, por qué no, también tomar el sol en la playa y en los camping, eso sí, de forma ordenada y sin aglomeraciones. En una entrevista concedida a Radio Euskadi, la consejera explicó que los espacios públicos al aire libre que permitan distancia entre personas y con pocos utensilios son de menor riesgo. En cambio, las multitudes se deben evitar. Y, aunque no se tengan síntomas de covid-19, recomienda la consejera llevar mascarilla en espacios cerrados, con personas próximas o en los que una persona pueda dejar rastro de virus en productos a los que se aproxima, caso de los supermercados. En este sentido, sobre la gratuidad de las mascarillas, señala que es un tema a estudiar y de igual forma llama a trabajar en su importación y producción local.

Reconoce Murga que hay aspectos como la alta capacidad de transmisión del virus que "no conocíamos". Tampoco los casos de personas con síntomas poco claros como la falta de olfato, por lo que "no fuimos capaces de identificarlos porque los protocolos de los expertos decían que no tenían capacidad de contagio", explica. Por ello, de cara al futuro, apunta varias claves a tener en cuenta para controlar la propagación del virus: mayor identificación de posibles casos, mejor aislamiento y seguimiento para evitar que vuelva a ocurrir. Y es que, la curva epidémica, "puede pasar en dos o tres semanas de entrar en UCI cinco al día a treinta", señala. Para estos casos, para esos dientes de sierra comunes en esta pandemia, advierte Murga de la necesidad de "estar preparados para crecimientos bruscos en poco tiempo". Otro de los problemas de esta crisis sociosanitaria ha sido el mayor contagio entre personas mayores, lo que achaca a que Euskadi es "una sociedad envejecida, con mucha población vulnerable", sin olvidar que el contacto familiar también es "mayor" en el País Vasco que en otras sociedades.

En cuanto al liderazgo único del Gobierno central en la adopción de medidas, a la consejera vasca de Sanidad le gustaría que Euskadi tuviera mayor autonomía para tomar decisiones, ya que "hay medidas que si se toman a nivel de región o provincia pueden limitar actividades que se pueden realizar perfectamente sin riesgo de contagio y, en cambio, permitir otras con alto riesgo", argumenta. "Desde el punto de vista autonómico, nos gustaría tener capacidad de actuación. Simplemente hablar de mando único, ya tiene un cierto valor simbólico", reprocha al gabinete de Pedro Sánchez.

Atención primaria Por otro lado, Murga también recordó ayer que Osakidetza se está reorganizando para poder ir recuperando su actividad asistencial de forma progresiva, si bien incidió en que ésta "no ha parado", ya que el sistema vasco de salud ha seguido atendiendo la actividad que se considera no demorable. Así, el departamento de Salud y Osakidetza están elaborando un plan para la vuelta a la actividad en los ámbitos de la atención primaria, las consultas externas, las pruebas complementarias, así como la actividad quirúrgica.

Y entre las cosas que no se han hecho del todo bien en esta crisis, reconoció que se vieron sobrepasados por la falta de EPI. "Nos hubiera gustado que hubiera habido más, y admite que fue "muy complicado" realizar pedidos en febrero por el parón industrial de China. "Preveíamos que llegara más material y las necesidades se multiplicaron por quince", indica. Constata que el Gobierno Vasco ha gastado "decenas de millones" en EPI y asume que habrá que reorientar las partidas económicas recogidas en los presupuestos. "El área prioritaria de gasto del gobierno es la salud, para mantener la epidemia controlada", sostiene la consejera de Salud.

Al detalle

Casos en Euskadi. Los nuevos positivos confirmados en Euskadi han sido 392, por lo que el número de personas contagiadas se eleva a 14.804. Hay 14 fallecidos más, con lo que las muertes por covid-19 en Euskadi ascienden ya a 1.255 personas. Asimismo, se han realizado 85.586 test PCR y 35.425 test rápidos.

En Álava. Hay 140 nuevos positivos, el número de contagios asciende a 3.764, de los que 142 permanecen hospitalizados y 340 personas han fallecido.

En Bizkaia. Son 8.411 las personas contagiadas, de las que 425 se encuentran ingresadas.

En Gipuzkoa. El número de positivos es de 2.629, de los que 161 están hospitalizados.

La frase

Nekane Murga "No es lo mismo salir a hacer ejercicio por la playa de la concha que por Kuartango"

La consejera de Salud aboga por que las medidas de desconfinamiento sean más o menos permisivas, en función de cada lugar.

 

La cifra

140

Nuevos positivos en Álava. Son los nuevos contagios que se dieron a conocer ayer. De esta forma, el número total de personas contagiadas es de 3.764.

Noticias relacionadas