6 de octubre de 1974

Martínez Laredo, presidente del Burgos, quiere retirar a su equipo en el descanso

Desde el primer momento el Burgos juega al borde de lo legal, con demasiado ardor guerrero

06.10.2021 | 00:35
22 de septiembre de 1974. Estadio Ramón de Carranza. Cádiz-Deportivo Alavés (4-0). De pie (izda. a dcha.): Bidaurrazaga, Español, Montejo, Tella, Arana y Ciaurriz. Agachados (izda. a dcha.): Cruz, Gabriel Uriarte, 'Uriona', Gómez y Frechilla.

06/octubre/1974

los enfrentamientos entre el Burgos CF –desparecido en 1983– y Deportivo Alavés, tuvieron su pleno apogeo en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. La rivalidad entre ambos conjuntos –ya hemos contado algunos casos anteriormente–, escapaba de una pugna deportiva y llegaba a ser fuente de graves hostilidades.

Albiazules y castellanos –estos con la denominación primaria de Gimnástica y Deportiva Burgalesa, que en 1948 devendría en Burgos CF– se cruzaron por primera vez el 10 de marzo de 1946, en el desparecido y mítico campo burgalés de Zatorre. El partido correspondía a la Copa Federación de 1946 y el Deportivo Alavés logró arrancar un empate (2-2). Igualada que, como no, llegó con gran polémica, al entender los aficionados locales que el primer gol de los visitantes -(0-1)– estuvo precedido por un claro fuera de juego. El punto álgido de la 'amistad' entre ambas entidades llegó en el Campeonato de España de 1953, en su segunda eliminatoria, necesitándose cinco encuentros –tres en campo neutral– para resolver el pase del conjunto albiazul a la siguiente ronda. Llegamos al 6 de octubre de 1974, fecha de nuestra historia de hoy. La escuadra de Mendizorroza es nuevo equipo de Segunda –no existe la 'B'– al comienzo de la temporada 1974-75 y al frente de la parte técnica sigue Román Galarraga. El Deportivo Alavés en la quinta jornada tiene que visitar al Burgos CF, en su campo de El Plantío, inaugurado en septiembre de 1964. En las cuatro jornadas anteriores los albiazules no han conseguido la victoria –tres empates y una derrota frente al Cádiz (4-0)– y los burgaleses llevan dos victorias, un empate y un partido perdido. José Antonio Naya es el entrenador local –años más tarde se sentaría en el banquillo albiazul– y preside el club castellano Antonio Martínez Laredo –que en marzo de 1977 protagonizará un escándalo tremendo siendo presidente del Burgos, al saltar al terreno de juego de El Plantío y agredir con un paraguas al colegiado sevillano Fernández Quirós–, que quiere ascender a su club por la vía de urgencia a Primera División y que lo logrará en 1976. Este derbi regional se espera con gran expectación en Burgos, su equipo se encuentra a tan sólo dos puntos del líder Sevilla, y los dirigentes locales piensan en obtener una gran taquilla. El encuentro es declarado como Día del Club y se aguarda la presencia de gran número de seguidores alaveses. El alto precio de las localidades –entre 700 y 250 pesetas– hace que la recaudación sea menor de lo deseado: 1.450.350 pesetas.

Desde el primer momento el Burgos juega al borde de lo legal, con demasiado ardor guerrero. Los jugadores albiazules no se dejan amedrentar y plantan cara a sus rivales. El colegiado -el murciano Campillo-, tiene que poner orden a base de tarjetas blancas -entre 1971 y 1976 las tarjetas de amonestación eran de ese color en el fútbol español- y las van recibiendo los jugadores dirigidos por el gallego Naya. Se llega al descanso con 0-0 en el marcador y el presidente castellano –al borde de un ataque de nervios– entra al vestuario de su equipo y manda a sus jugadores que se duchen, que no van a salir en el segundo tiempo. ¡Que él como presidente les manda retirarse!

Poco a poco los ánimos se van calmando, Naya y los futbolistas le hacen ver lo peligroso de la medida y los castigos disciplinarios que podrían llegar. Martínez Laredo atiende a razones y se juega el segundo tiempo. El Burgos vence 1-0, pero esto no calma al presidente que decide, en un escrito a la Nacional, impugnar el acta del encuentro pese a la victoria de su equipo.

datos

Impugnación

"Elevamos la más enérgica protesta, por el anormal arbitraje que realizó don Francisco Campillo. Denunciamos su parcial intervención en favor del Deportivo Alavés, ignorando las faltas, marrullerías y agresiones de los jugadores visitantes".

 

'Diario de Burgos'

"El murciano Campillo fue una auténtica negación o algo peor, ya que dio claras muestras de beligerancia en contra del Burgos, al que persiguió inmisericorde tarjeta en mano. A los alaveses les permitió todo, incluso agresiones".

También podía haber escrito sobre...

6 de octubre de 1940.

La Directiva organiza un tren especial para el partido de Atotxa: CD Vasconia-Deportivo Alavés (1-2).

6 de octubre de 1963.

Segunda División. Cuarto partido, cuarta derrota. Deportivo Alavés-Burgos (2-4) en Mendizorroza.

6 de octubre de 2002.

Debut de Ronaldo Nazàrio con el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. 5-2 pierde el Deportivo Alavés.

noticias de noticiasdealava