Euskadi garantiza la reserva de material para hacer frente al covid-19 hasta marzo de 2021

El equipamiento, valorado en 80 millones de euros, se encuentra en el centro logístico de Boroa

14.10.2020 | 11:17
El lehendakari, Iñigo Urkullu, acompañado de la consejera Gotzone Sagardui, durante su visita al Centro Logístico de Boroa

El lehendakari, Iñigo Urkullu, acaba de visitar las instalaciones del centro logístico de Boroa, situado en la localidad vizcaína de Amorebieta, donde se almacena la reserva estratégica para hacer frente al covid-19 acordada entre Gobierno Vasco, las diputaciones forales y Eudel.

Con ese stock, el sistema sanitario de la CAV tiene garantizada una reserva de estos productos hasta el 31 de marzo de 2021. En el recinto, hay cinco millones de batas, tres millones de mascarillas de alta protección;20 millones de mascarillas quirúrgicas; y 100 millones de guantes.

El lehendakari ha explicado que este centro, puesto en marcha en marzo de este año de la mano de la empresa Dachser, ha desempeñado "una tarea clave" durante los momentos peores de la pandemia. "Hoy es el lugar desde el que se articula la nueva estrategia de aprovisionamiento y distribución de material a todos los ámbitos esenciales de Euskadi, ha añadido. Gracias al acuerdo entre las instituciones vascas, en Boroa se guarda cantidad suficiente de una veintena de materiales hasta marzo del próximo año valorados en 80 millones de euros.

Según Urkullu, la creación de este stock supone un ejemplo de colaboración interinstitucional a favor del bien común. Las instituciones vascas han trabajado en el diseño de esta reserva estratégica con la previsión de posibles rebrotes buscando la manera de respuesta más eficaz a las nuevas necesidades creadas a raíz del covid para garantizar la seguridad del personal esencial.

Desde este lugar se distribuye a más de 700 puntos de destino entre los que se encuentran hospitales, centros de salud, residencias, servicios municipales de toda Euskadi y centros educativos de la red pública.

Entre los meses de enero y mayo de este año, en comparación con el mismo periodo de 2019, Osakidetza multiplicó por 18 el consumo de mascarillas de alta protección (se ha pasado de 22.000 a 415.000); se han multiplicado por 26 los guantes de alta protección, pasando de 58.000 a 1.500.000.

Lo mismo ha ocurrido con el consumo de batas, gel hidroalcohólico, gafas de protección o buzos. A pesar de las dificultades, durante ese período Osakidetza abordó una compra intensiva de material para poder hacer frente a esas necesidades de consumo. En ese contexto, en marzo se puso en marcha este centro con el fin de poder recibir, almacenar y distribuir de manera eficaz todo el material.