Mikel Santiago: "Me gusta el crimen que se resuelve en la cocina"

'El mentiroso' es su última historia y, como en todas las anteriores, el crimen está presente, pero en esta ocasión no se ha ido a Irlanda, Francia o Italia para ambientarla, se ha quedado en su tierra, Euskadi, en un pueblo que ha llamado Illumbe.

05.08.2020 | 20:34
Mikel Santiago estudió Sociología, ha sido informático, y ahora es escritor y guionista.

La nueva historia del escritor Mikel Santiago transcurre en un pueblo vasco ficticio llamado Illumbe, que se convierte en el epicentro de la maldad y de la muerte. Es un escenario que tiene el sabor del mar y los bosques de Euskadi. Además de la escritura literaria, el escritor portugalujo ha probado también el mundo del guion con una serie que rodará Netflix y de la que de momento no da muchos datos porque no se lo permiten.

Sus crímenes se han acercado a Euskadi y ha dejado sus escenarios internacionales para matar a la gente.
Ja, ja, ja... Lo de matar a la gente queda muy fuerte. Pero sí, es cierto, me he atrevido con Euskadi.

¿No se atrevía antes?
Quizá por haber vivido fuera y por estar fuera cuando empecé a publicar, otros lugares del mundo me resultaban atractivos. En esta ocasión me encajaba este escenario.

¿Qué le atrajo de su tierra para dejar que asesinos y víctimas se pasearan por ella?
Los paisajes son muy importantes, pero me he dado cuenta de que algunas tramas pueden suceder en cualquier parte del mundo, que no es necesario un paisaje concreto. Al final, me convencí de que el paisaje no siempre tenía que ser protagonista en mis historias, aunque sí tenía que tener ciertas condiciones.

¿Por ejemplo?
Una meteorología como la de Euskadi, también su paisaje de costa y un tipo de gente concreto. Me di cuenta de que debía romper una barrera y crear un universo en mi tierra. Otro de los motivos es que yo vivía aquí desde hace ya un tiempo y había muy poca justificación para que mis historias se desarrollaran en el extranjero.

Y creó un pueblo ficticio.
Ficticio y reconocible. Es un escenario que conozco, que he visto muchas veces y al que siempre he viajado con la imaginación. Va a ser el escenario para un montón de tramas.

"Partiendo de Illumbe creo que podré crear un nuevo universo"


Efectivamente Illumbe, así se llama su pueblo imaginario, parece pensando para crear una saga.
El mentiroso es el principio y tiene muchas claves que aparecen en mis thrillers. Conozco el paisaje y conozco a sus gentes, así que pienso tirar del hilo, y partiendo de Illumbe creo que podré crear un nuevo universo en mis libros.

¿No ha pensado que va a haber demasiados crímenes en un lugar no muy grande?
Ja, ja, ja€ Todo es cuestión de imaginarlo, veremos cómo funciona El mentiroso y ya hablaremos después.

La mentira o la verdad, ¿cuál de las dos es más peligrosa?
Supongo que tienen igual peligro y que una verdad puede hacer tanto daño como una mentira.

Nos han enseñado, o al menos lo han intentado, a decir siempre la verdad.
Pero a veces no siempre la verdad es lo mejor€

¿Pretende que mintamos?
Hay mentiras y mentiras. Detrás de una mentira puede haber una verdad terrible. A veces se miente para no confesar secretos que pueden hacer mucho daño. A veces, mentir hace la vida más fácil.

"Euskadi tiene todo lo que yo necesito para mis crímenes literarios"


El arte de mentir...
Cuando escribimos e imaginamos nos acercamos mucho a la mentira. Tenemos que contar una historia sin que el lector se vaya por otros caminos, tenemos que ayudarle a descubrir una trama que no es real y la tenemos que argumentar lo suficiente para que no pestañee. Hablábamos de Euskadi, que tiene todo lo que yo necesito para mis crímenes literarios: acantilados, bosques, senderos, paisajes muy verdes, tormentas potentes€ ¿Por qué me voy a ir más lejos o a otro país?

¿Por qué le gusta tanto la muerte, el crimen, la violencia?
Dicho así resulta fuerte. Escribo thrillers que ocurren a gente normal, gente que tiene familia. Escribo y me guastan los crímenes que se resuelven en la cocina. Lo que yo relato es un ambiente siempre doméstico y los crímenes se resuelvan con la ayuda de la familia y las habilidades de una persona normal.

Sí se plantea una saga.
Más bien me planteo un escenario común o muy parecido para crear historias diferentes, pero también tengo claro que si utilizo un mismo lugar me permite hacer guiños entre un libro y otro y tener personajes que trasciendan de un libro a otro. Pero aún no tengo planificado nada en serio.

Sus historias siguen siendo muy audiovisuales.
Totalmente. De hecho, he trabajado por primera vez como guionista en una serie de Netflix y me ha resultado bastante fácil€

No parece un trabajo fácil.
Quizá porque mis libros tienen mucho de guion, me ha resultado bastante sencillo montar escenas, diálogos, acotaciones€ Todo me ha sido muy natural y pienso que tengo una mentalidad muy de guionista.

¿En qué serie ha trabajado?
No lo puedo decir. Está en proceso de preproducción y tenemos la orden de no hablar de ella. Se va a rodar en España y combina lo paranormal con la vida en un pueblito. No te puedo contar más.

¿Una historia con crímenes?
Ja, ja, ja€ Me llamaron para que repartiera la sangre. Es broma. Les atrajo de mí el tema de los diálogos y también mi visión del mundo paranormal. Ellos me plantearon una serie de razones para que yo estuviera allí y a mí me apetecía muchísimo la posibilidad de entrar en el mundo del guion de televisión.

¿Se ve en el futuro como guionista?
Me veo en el futuro escribiendo. Me gusta ver mis historias plasmadas en libros, pero también he disfrutado participando en la creación de una serie para televisión. Cuando me ofrecieron esa posibilidad, me tiré a la piscina de inmediato, no me dejé ni tiempo a dudar. Y es que el trabajo de guionista es diferente al de escribir libros.

"La narrativa de la pantalla me llama"


¿En qué sentido?
El escritor realiza un trabajo individual. Crear una historia y convertirla en libro es más libre, más instintivo y más pasional. Escribir guiones es un trabajo en equipo, es un trabajo donde tienes que colaborar. Tienes que mostrar el suficiente talante y aceptar que la idea no te pertenece a ti solo. El escritor puede ser solitario, ir por su cuenta; el guionista tiene que tener habilidades sociales. La narrativa de la pantalla me llama, la veo y la disfruto como espectador, imagínate como guionista.

¿Ve muchas series?
Si te digo la verdad, cada día leo más y veo menos la tele. Si tengo que ver algo, es verdad que me lanzo a la ficción.

Imagino que a todas aquellas que tengan muchos crímenes.
Ja, ja, ja€ No siempre. Me gustan también los thrillers psicológicos y de vez en cuando un poco de humor y comedia no hace daño. Pero es cierto que siempre me he sentido atraído por el género negro, también con el mundo paranormal€ En fin, que me gusta casi todo. Hay mucho material de ficción para escoger.

La productora de Amenábar compró los derechos de uno de sus libros.
Y ahí sigue, guionizado a medias para una serie. Se está intentando vender, pero todavía no hay noticias.

¿Se atrevería a guionizar todos sus libros?
Unos se prestan más a convertirse en producto de cine o de televisión que otros. Por ejemplo, La isla de las últimas voces es una película. Todo ocurre en el presente, no hay vueltas sobre el pasado.

¿Y El mentiroso?
Tiene más recuerdos, viaja más al pasado, y por tanto es más complicada de producir. En esta novela, el personaje central tiene un monólogo interior muy potente y muy presente en toda la historia. Resulta más difícil de guionizar. Pienso que tengo novelas que pueden ir al cine o la televisión y otras que no.

¿Ve a El mentiroso en serie?
Sí. Tengo que decir que tiene sus dificultades, pero podría ser una serie, no una película.

¿Qué tipo de series le gustan menos?
Huyo de esas en las que siempre aparece un asesinato y un equipo de investigación. Prefiero otras más originales, menos previsibles.

Así que huye de los CSI.
Totalmente. Pero ojo, no digo que sean malas, han creado un estilo. Me pasa lo mismo con la lectura. Son modelos que no me acaban de hacer gracia. No me gusta nada el mundo corporativo de la policía que te explica sus problemas de oficina.

¿Entonces?
Yo soy más familiar. Me gustan más aquellas que me permiten consumir historias familiares, hechos que se desarrollan en el plano doméstico. Me gusta más el teatro que surge del drama familiar.

¿Alguna nueva historia entre manos?
Tengo un concepto que lo estoy desarrollando y que podría convertirse en una novela. Tengo varias cazuelillas en la cocina, que me decante por una o por otra es algo que aún no sé. El mentiroso es una idea que llevaba muchos años cocinando y que de repente se hizo fuerte, me ganó y no tuve más remedio que ponerme a escribirla.

¿Por qué le gusta ser tan inquietante?
La inquietud va en la naturaleza humana. No somos plácidos al cien por cien.

¿Todos tenemos algo oscuro y negro?
No lo dudes. En algunos casos habrá que rascar para descubrirlo y en otros aflora enseguida a la superficie.

¿No le dan miedo sus historias? ¿No le quitan el sueño?
Ja, ja, ja€ En absoluto. Duermo muy bien y con mucha tranquilidad. 


PERSONAL
Edad: 45 años.
Lugar de nacimiento: Portugalete (Bizkaia).
Trayectoria: Comenzó escribiendo sus relatos en un blog hasta que un amigo le animó a publicar en formato eBook Historia de un crimen perfecto, que cosechó un buen número de descargas y valoraciones positivas.  En 2014, La última noche de Tremore Beach, su primera novela, se convirtió en un fenómeno antes de su publicación. Tras publicar El mal camino, sacó al mercado editorial El extraño verano de Tom Harvey, La isla de las últimas voces y ahora El mentiroso.