Pantallas protectoras: cómo usarlas y para qué sirven

Su uso se está convirtiendo cada vez en más habitual en la sociedad, pero es importante conocer su eficacia

15.05.2020 | 16:13
Una mujer se dirige a hacer la compra con mascarilla y pantalla protectora.

Mascarillas, guantes... han tomado las calles desde que comenzó la pandemia. Y ahora también las pantallas protectoras faciales. Cuando comenzó la crisis sanitaria del coronavirus los 'makers' se volcaron completamente en su fabricación, ya que este objeto protector se usaba en centros sanitarios para proteger al personal que no contaba con suficientes EPIs. Sin embargo, ahora se está convirtiendo en un accesorio habitual en la calle y sobre todo, en hostelería.

Su venta online se ha disparado y cada vez son más los proveedores que las ofrecen. Pero, ¿cómo de seguras son? ¿Es recomendable usarlas sin mascarilla? Según Silvia D. Santín, farmaceútica y química: "La pantalla facial por sí sola no protege al 100%".

Y es que aunque sí protege de que entre en los ojos, la pantalla no protege completamente de que acabes contagiándote. "Lo que hace es frenar las gotículas más grandes, pero las micro gotículas (el aerosol) se mantienen en suspensión bastante tiempo y pueden colarse por las zonas abiertas y que las respires", subraya.

Por eso, incide en que en caso de usarla debe acompañarse de una mascarilla. Además, destaca que "hay que recordar que no es un producto sanitario a diferencia de las mascarillas quirúrgicas y ffp2". Y aclara que las pantallas se usan sobre todo en entornos laborales.

Así, su mayor función es evitar el contagio por contacto directo, por eso, no es necesario en casos en los que se respete la distancia social recomendada por el Ministerio de Sanidad. En ningún caso será un sustitutivo de la mascarilla.

Protección frente a líquidos


El Ministerio de Sanidad se limita a recomendar el uso de protectores oculares certificados en base a la norma UNE-EN 166:2002 para la protección frente a líquidos. Pueden ser gafas integrales frente a gotas o pantallas faciales frente a salpicaduras.

Y como ocurre con todos los objetos con los que se salga a la calle, se recomienda desinfectar tras cada uso. Para ello será suficiente con limpiarlo con agua y jabón.

Precisamente este viernes Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, se ha pronunciado sobre estas pantallas: "No son el mecanismo más perfecto, ni para transmitir ni para evitar contagiarse, pero reduce los riesgos. Puede ayudar", ha comentado.