La gasolina tiene los años contados: en 2040 no se comercializará la combustión

Es una fecha aproximada en la que se prevé que las gasolineras sean sustituidas por electrolineras, los puntos de recarga de los vehículos eléctricos que tomarán el relevo

22.09.2021 | 20:53
Un empleado atiende a un conductor en una gasolinera, uno de los puntos que tendrán que adaptarse a los nuevos combustibles.

La gasolina tiene los años contados, según previsiones hasta 2040, aunque los planes para acabar con los vehículos de combustión no son inminentes y las predicciones pueden que no sean tan exactas. Lo que sí está claro es que solo se quieren automóviles que estén propulsados por una energía que no emita dióxido de carbono, es decir, los conocidos como cero emisiones. El Estado español aprobó en abril la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, así que la transformación ya ha comenzado, aunque su aceleración dependerá de las ventas y otras ayudas que permitan adquirir coches eléctricos, que serán los únicos que veremos circular por las carreteras cuando sus antecesores, los de gasolina, diésel e incluso híbridos, formen parte del pasado, que se prevé que desaparezcan en 2035.

En las gasolineras se sustituirán los surtidores de combustible por puntos de recarga con energía eólica

El sector del automóvil no cesa en su afán por seguir innovando y mejorando para convertir el planeta en un espacio neutro en carbono. En 19 años dejarán de comercializarse coches con motores de combustión, y Euskadi y Navarra ya ponen el foco en el futuro, y con ello en los cambios ambientales, industriales y estéticos que sufrirán a medida que se llevan retirando de las carreteras los vehículos propulsados por gasolina y diésel. Como bien es sabido, los coches eléctricos son 100% respetuosos con el medio ambiente y libres de emisiones tóxicas, y ya nos hemos acostumbrado a ver alguno que otro circular por las carreteras.

Sin embargo, las gasolineras tendrán un aspecto muy diferente al que presentan hoy en día ya que estas también están condenadas a desaparecer y en su lugar se instalarán electrolineras. En ellas se sustituirán los surtidores de combustible por puntos de recarga y estarán aprovisionadas de energía eólica.

Las gasolineras darán paso a las electrolineras, que se multiplicarán.

La movilidad eléctrica, e incluso aquellos coches dotados de pila combustible, requieren horas de carga, y, en la actualidad, no existen suficientes estaciones de servicio para su recarga. Por ello, Navarra trabaja en multiplicar por 25 sus puntos de estas infraestructuras para el coche eléctrico. Además, pasará de contar de los 175 existentes a los 4.500 que esperan que se encuentren repartidos por los diferentes puntos de la Comunidad foral a finales de 2025. Navarra tiene los cálculos hechos para sumarse al cambio de modelo sostenible. Son datos estimados con el objetivo de acelerar la electrificación y alcanzar las cifras de otros países de la UE.

El futuro es un transporte que esté propulsado por una energía que no emita dióxido de carbono, es decir, el conocido como 'cero emisiones'

Por su parte, Euskadi necesitará una cifra más baja. Hoy en día cuenta con 443 puntos de recarga y dentro de cuatro años, tendrá que multiplicar por diez el número de estaciones de recarga para que el automóvil eléctrico tenga una oportunidad real de alcanzar sus objetivos de carga.

Alternativas

Petronor y otras redes de gasolineras tendrán que adaptarse al nuevo cambio que augura ser limpio y verde. Por ejemplo, Repsol y Enagás han creado una compañía para desarrollar conjuntamente un proyecto tecnológico para producir hidrógeno renovable a partir del uso directo de energía solar. Las compañías de gas y petróleo, así como de eléctricas, piensan en las energías del futuro. Deberán reinventarse, como le sucederá al sector automovilístico, y con ello, los fabricantes de coches.

Las compañías de gas, petróleo y eléctricas deberán reinventarse, como el sector automovilístico, y con ello, los fabricantes de automóviles

Por consiguiente, Iberdrola ya tiene previsto instalar hidrogeneras en los tres territorios vascos con el cometido de impulsar el transporte limpio con camiones, furgonetas y autobuses, entre otros. Así, el grupo empresarial dedicado a la producción, distribución y comercialización de energía pondrá en marcha una amplia red de suministro de hidrógeno para abastecer al transporte pesado de Euskadi. El proyecto de la eléctrica supondrá una inversión de cerca de 37 millones de euros y se estima que las plantas fotovoltaicas se instalen en Gasteiz (Jundiz), así como en las cercanías de los puertos de Bilbao y Pasaia.

Navarra también se convertirá en escenario de innovación puesto que se ha tomado muy en serio su apuesta por las energías renovables para el transporte. Tanto es así que será la sede de un nuevo laboratorio de biocombustibles que estará ubicado en Aoiz y estará promovido por el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER). Los cambios son acelerados y a expensas de lo que sucederá en el futuro, lo que está claro es que se trabaja sin cesar en el sector del automóvil.

noticias de noticiasdealava