Hoy, un paro de 24 horas

Ayala defiende el empleo mientras siguen las negociaciones en Tubacex

La dirección aboga por alcanzar un acuerdo que permita ahorrar 10 millones de euros, garantizar la supervivencia de las plantas y evitar los 150 despidos anunciados, con recortes inasumibles para el comité de empresa

16.09.2020 | 23:01
Panorámica de la planta de Tubacex en Amurrio.

Amurrio – Posturas alejadas. Así es como continúan las negociaciones entre la dirección de Tubacex y el comité intercentros de las plantas de esta empresa en Amurrio y Llodio, cuyas plantillas están llamadas a realizar hoy un paro de 24 horas, acompañado de una marcha y una manifestación en defensa del empleo en la comarca de Ayala, prevista para las siete de esta tarde.

La primera apelaba ayer a la responsabilidad, tras la tercera reunión mantenida, instando a desconvocar la citada huelga, ya que "solo contribuirá a empeorar la situación mermando nuestra imagen frente a los clientes y en un momento donde la búsqueda de soluciones conjuntas para garantizar el futuro es clave", argumentó. Sin embargo, los representantes sindicales siguen defendiendo que se está ante una crisis temporal, derivada de la pandemia –"por ello estamos en ERTE", recordaron desde ELA– por lo que no solo continuarán adelante con las movilizaciones, sino que también insisten en que no aceptan planteamientos estructurales que consideran "imposibles de recuperar y que tampoco plantean como una solución definitiva".

Y es que la dirección aboga por la búsqueda de un acuerdo que les permita el ya anunciado ahorro de 10 millones de euros y, además, garantice la supervivencia de las plantas de TTI y ACVA, y evite aplicar una reducción de plantilla estimada en 150 personas. Así, ayer presentaron al comité "una alternativa a ese ERE no deseado, consistente en una propuesta detallada de medidas que atienden a un escenario sin salidas traumáticas, y que nos permita dar sostenibilidad a largo plazo a nuestras plantas y mantener el mayor número posible de empleo", explicaron.

En concreto, complementario a los ahorros de 7,7 millones de euros, el planteamiento para alcanzar los 10 millones vendría por buscar un paquete económico para incentivar las bajas voluntarias, u otras medidas equivalentes a 2,3 millones de ahorro, justificado en base a un retorno tras los ajustes. "Esta es la alternativa al escenario que ninguno deseamos de reducción de 150 puestos de trabajo. Somos conscientes que supone un esfuerzo, por parte de todos, pero necesario para que sigamos trabajando en las plantas de TTI y ACVA. En la situación actual, no podemos quedarnos sin hacer nada", defienden desde la dirección; que asegura "estar dispuesta a negociar en la medida en que podamos cerrar un acuerdo estable plurianual. No de recuperación ni retroactividad, pero sí de reversibilidad, de algunos temas si se dan las circunstancias. Si la situación mejora, tenemos voluntad de revertir algunos puntos presentados. En cuanto a las garantías, seremos capaces de conseguirlas en la medida que seamos capaces de proponer soluciones consensuadas y de alcance plurianual".

No obstante, al comité de empresa no le ha convencido esta opción b para alcanzar un acuerdo, ya que –según enumeraron– pasa por la amortización de 26 puestos de trabajo; congelación salarial, no aplicando la subida del IPC + 0,75% pactada en convenio; aumentar la jornada laboral de 1.656 horas a 1.696; rebajar la aportación de la EPSV, del 4% al 1%; eliminar el plus de distancia; vincular el pago del plus extrasalarial al absentismo; eliminar el complemento de ajuste; reducir el coste del cuarto y quinto relevos; y bajas voluntarias pactadas, entre otras medidas, "que cuantifican en 10 millones de euros y se quedan tan anchos, pese a que recortar hasta ocho conceptos del convenio. Son insaciables y nos parece una aberración. No podemos concebir esta falta de respeto a la plantilla", argumentan desde el comité que, de hecho, ha solicitado a la directiva que retire de la mesa de negociación todos los planteamientos que suponen recortes de plantilla y de las condiciones socio laborales.

Asimismo, desde el comité intercentros explicaron que analizan la situación en base a los datos económicos del grupo, "con 11 millones de beneficios obtenidos el año pasado, con más de 100 millones de euros en caja, con continuas concesiones de avales de préstamos para afrontar estas situaciones temporales de crisis y con múltiples mensajes de los directivos no renunciando a expandirse más como grupo con la compra de más empresas".

Llamamiento al apoyo En este sentido, instaron a todas las personas que piensen como ellos a secundar las movilizaciones previstas para hoy jueves: el paro de 24 horas en la empresa, la marcha hasta Llodio que partirá del Ayuntamiento de Amurrio a las 15.00 horas y la manifestación comarcal, que se realizará a las 19.00 horas desde la planta de Tubacex en Llodio hasta la Herriko plaza de la misma localidad, y en la que "contaremos con el apoyo de todos los partidos políticos que componen los distintos ayuntamientos de la comarca, con el apoyo de compañeros y compañeras de empresas vecinas del entorno, con comerciantes de la comarca, pensionistas. Por lo que la plantilla de TTI y Acerálava no vamos a fallar y vamos a darle la repercusión que requiere este día de movilización", apostillaron.

De hecho, a lo largo de la semana han sido varias las siglas de todo el valle que han remitido comunicados mostrando no solo su apoyo a las movilizaciones, sino también haciendo un llamamiento a toda la ciudadanía a participar en las mismas. Una de las primeras fue Orain Amurrio, tras la reunión mantenida en el Ayuntamiento de este municipio con el comité de empresa para conocer de primera mano la actual situación en las plantas de la comarca; y lo mismo ocurrió en el Ayuntamiento de Artziniega, donde los tres partidos que lo conforman (EH Bildu, PNV y PP) optaron por un anuncio conjunto con el que manifestar "su total apoyo y solidaridad a los trabajadores y trabajadoras" y hacer un llamamiento a su población a participar en las movilizaciones de hoy jueves.

El portavoz comarcal del PP, Joseba Elejalde, quiso ir más allá y exigió que las instituciones se impliquen para evitar despidos como los anunciados en la empresa tubera. "La comarca de Ayala es la más castigada por el desempleo en nuestro territorio, se están cerrando cada vez más empresas y se está perdiendo población. Que una de las empresas más importantes de la zona con una trayectoria de casi 60 años anuncie 150 personas despedidas no hace más que empeorar las cosas y acarrear consecuencias para toda la comarca", ha señalado Elejalde. Asimismo, el portavoz del PP de Ayala ha querido puntualizar que "la situación de desempleo es grave. Nos preocupa Tubacex, sus trabajadores y las familias que van a quedar en desempleo".