Bochorno y suspensión en el derbi betis-sevilla

El partido copero de octavos se detiene en el minuto 39 al impactar en la cabeza de joan jordán un objeto lanzado desde la grada

16.01.2022 | 00:09
Joan Jordán, mareado sobre el césped del Benito Villamarín tras trecibir el golpe en la cabeza que provocó la suspensión del derbi. Foto: Efe

Sevilla – El derbi entre el Betis y el Sevilla, de los octavos de final de la Copa del Rey, fue suspendido por el árbitro después de que a los 39 minutos del primer tiempo el sevillista Joan Jordán recibiera en su cabeza el impacto de una barra, al parecer de plástico, justo tras empatar a uno el equipo local. "Se suspende el partido de octavos de final de Copa del Rey entre el @RealBetis y el @SevillaFC. La RFEF condena todo acto de violencia en los terrenos de juego", publicó, poco antes de las once de la noche, la Federación Española en su cuenta de Twitter.

El incidente ocurrió nada más empatar a uno para el Betis el francés Nabil Fekir, a falta de 6 minutos para el descanso y en la celebración del gol por la hinchada local, cuando un palo lanzado desde la grada de Gol Sur del Benito Villamarín impactó en la cabeza de Jordán, quien se quedó sentado en el césped, algo aturdido.

Después de ocho minutos en los que el juego estuvo parado para atender al futbolista, y en medio de las conversaciones de los técnicos y jugadores de ambos equipos con el colegiado, el árbitro vasco Ricardo de Burgos Bengoechea, que estaba muy cerca de la acción, recogió el objeto lanzado desde dicho graderío. El árbitro se lo entregó al delegado de campo y decidió que el partido quedara interrumpido cuando aún quedaban 6 minutos del primer tiempo.

A partir de ahí, los sevillistas se retiraron a los vestuarios y los jugadores béticos se quedaron sobre la banda del terreno de juego, mientras que en los videomarcadores se recordaba la necesidad del buen comportamiento en la grada y la prohibición de lanzar objetos durante el tiempo de espera.

Tres cuartos de hora después de la interrupción, y mientras los protagonistas y aficionados aguardaban acontecimientos, el árbitro mantuvo conversaciones en los interiores del estadio bético con los técnicos y capitanes de los equipos y, seguidamente, adoptó la decisión de suspender el encuentro. Un choque que podría reanudarse hoy mismo o retrasarse más, lo que podría afectar al duelo liguero del Deportivo Alavés contra el Betis previsto para el próximo martes.

Durante el tiempo que se jugó, el Betis, con una gran presión adelantada, tuvo mayor dominio en un primer tiempo en el que fue más incisivo en ataque e incluso estrelló un balón en un poste a los 9 minutos con un cabezazo del argentino Germán Pezzella en un córner. Sin embargo, fue el Sevilla el que abrió el marcador con un gol desde la frontal del área del argentino Papu Gómez en el 35, tras un centro hacia atrás de Óliver Torres.

El 0-1 lo neutralizó cuatro minutos después el francés Nabil Fekir, que igualó el marcador con un gol olímpico, al marcar directamente desde el córner con la colaboración del joven meta sevillista Alfonso Pastor, lo que desencadenó los incidentes posteriores en la celebración del 1-1.

Tras la decisión arbitral, los jugadores del Betis se agruparon en el centro del terreno de juego y se despidieron de la afición verdiblanca, mientras que la mayoría de los seguidores fue evacuando el estadio tras conocer por la megafonía la suspensión del encuentro y entre gestos de desaprobación hacia la zona de la grada de Gol Sur, desde la que se arrojó al campo el objeto que impactó sobre Joan Jordán.

A este derbi copero asistieron unos 45.000 espectadores, al estar limitado el aforo del Villamarín a un máximo del 75% por las restricciones sanitarias, y entre ellos alrededor de 400 aficionados sevillistas, quienes, tras la suspensión, permanecieron en la zona acotada para el sector visitante a la espera de las instrucciones policiales.

Este Betis-Sevilla de los octavos de la Copa del Rey, que, como es habitual, había generado una gran expectación en la capital andaluza, había sido declarado de alto riesgo por la Comisión Antiviolencia. Su dispositivo de seguridad supera las seiscientas personas, entre ellas cerca de 350 agentes de la Policía Nacional y el resto efectivos de Policía Local, Bomberos, Protección Civil, 061 y seguridad privada

Mallorca-Espanyol Por otro lado en el inicio del día copero, el Mallorca se clasificó para los cuartos de final de la Copa por primera vez desde la temporada 2011-2012 al derrotar 2-1 al Espanyol en Son Moix con goles de Take Kubo y Abdón Prats.

El gol del conjunto espanyolista, obra de Javi Puado a 20 minutos del final, puso la emoción a un choque igualado y muy reñido, en el que los bermellones, que venían de tres derrotas seguidas en LaLiga, resolvieron sufriendo hasta el último minuto. La tensión con que ambos equipos vivieron la eliminatoria quedó reflejada en el número de tarjetas. El Espanyol finalizó el encuentro en inferioridad numérica por la expulsión de Adrià Pedrosa y sus jugadores vieron otras tres cartulinas, al igual que el Mallorca.

noticias de noticiasdealava