Pasos hacia la igualdad

Becky Hammon liderando a los Spurs desde el banquillo, Stéphanie Frappart pitando la final de la Supercopa, la inclusión en el BOE del I convenio del fútbol femenino... son progresos en la equidad de género en el deporte.

08.03.2021 | 01:31
La francesa Stéphanie Frappart fue la colegiada principal de la final de la Supercopa que enfrentó en 2019 al Chelsea y al Liverpool. Foto: Afp

Según Naciones Unidas, la igualdad plena entre hombres y mujeres no se conseguirá hasta dentro de 200 años. Es decir, todavía tendrán que jugarse 76.000 partidos de LaLiga Santander, disputarse 800 Grand Slam y celebrarse 50 Juegos Olímpicos antes de que la equidad de género sea una realidad en la sociedad y, por ende, en el deporte. El objetivo que se reivindica en el 8M se encuentra, pues, aún muy lejos. Separado por toda una maratón. Sin embargo, toda carrera comienza poniendo un pie tras el otro y esta temporada se consiguieron dar grandes zancadas que permiten al feminismo avanzar en esta prueba de larga distancia. Sin ir más lejos, Isabel Iturbe se convirtió en la primera presidenta del Bilbao Basket -y la tercera en toda la historia de la ACB- al relevar en el cargo a Koldo Mouraza, Iraia Iturregi se sentó en el banquillo del Athletic tras la destitución de Ángel Villacampa para erigirse como la primera mujer que dirige a las leonas y el primer convenio de fútbol femenino por fin llegó al BOE el pasado agosto. Asimismo, en el ámbito internacional, Becky Hammon hizo historia al convertirse en la primera mujer que se puso al frente de un equipo de la NBA (los San Antonio Spurs); mientras que las colegiadas Edina Alves, Neuza Back y Mariana de Almeida fueron el primer trío arbitral femenino que dirige un partido masculino de la FIFA.

Todas estas mujeres lograron romper el techo de cristal que, aunque comienza a resquebrajarse, todavía existe en el deporte. "Existe porque todos los que están en el mundo del baloncesto, que es el que yo manejo, son hombres. La parte económica y el grupo de confianza, que son los canales por los que entras a los altos cargos, siguen estando dirigidos por hombres", explica Iturbe. De hecho, la presidenta del Bilbao Basket considera que en estos momentos tan solo haya una mujer al frente de un club ACB, a pesar de que en Bizkaia, por ejemplo, el baloncesto es un deporte mayoritariamente femenino -dos de cada tres fichas federativas de menores de 18 años son de chicas-, es consecuencia de un problema "social y empresarial". "Hasta ahora las mujeres teníamos menos opciones de acceder a los puestos de dirección porque la sociedad está dirigida por hombres y hasta hace poco esos puestos eran de confianza, no objetivos. Actualmente se están haciendo un montón de acciones y palancas para llevar el talento a donde tiene que ir", prosigue.

Al igual que Hammon, que acaparó titulares tras ocupar el puesto del expulsado Gregg Popovich en el Spurs-Lakers de la pasada nochevieja; Iturbe se ha convertido en un ejemplo de feminismo e igualdad. Algo de lo que la presidenta del Bilbao Basket se siente orgullosa: "Es una maravilla que te vean como un referente y de hacer ver que cualquiera, si se lo propone y se prepara, puede llegar a donde le de la gana". Con todo, la máxima mandataria del club bilbaino considera que para alcanzar la plena igualdad son necesarios también los apoyos sociales, mediáticos e institucionalices. Esos que se unieron para conseguir el primer Convenio de Fútbol femenino, un paso adelante que consiguió entrar en el BOE el pasado agosto y que Iturbe aplaude: "El fútbol acapara todo, pero está abriendo caminos. Ahora se está haciendo un esfuerzo por parte de los medios de comunicación de potenciar y visibilizar el deporte femenino. Y todo lo que se puede hacer a favor de la igualdad de la mujer, iremos detrás".

Uno de los puntos más aplaudidos de dicho I Convenio es aquel que recoge la protección a la maternidad. Y es que el objetivo es que las jugadoras no tengan que escoger entre familia y trayectoria profesional porque, como ya demostró Maialen Chourraut y su oro olímpico en Río de Janeiro tras ser ama, quedarse embaraza y después alcanzar tu cima deportiva ya no es una utopía.

Siguiente paso Comenzada la maratón hacia la igualdad de género en el deporte, Isabel Iturbe tiene claro cuál debe ser el siguiente paso para conseguir la equidad cuanto antes: los sueldos. "Hay una brecha salarial muy exagerada. Obviamenet los medios de comunicación son los que mueven el dinero en el deporte. Se ve en el fútbol y el baloncesto y se ve entre hombres y mujeres. Pero ahora se está contribuyendo a la visibilización del deporte femenino, por lo que el tema de los sueldos se introducirá también de forma natural". Y es que la presidenta del Bilbao Basket es consciente de que, por ejemplo, el baloncesto masculino y el baloncesto femenino "a pesar de ser el mismo deporte, tanto en técnica como en táctica, son deportes distintos". Sin embargo, vuelve a repetir que la principal causa de la desigualdad es social: "En el deporte femenino no se ve la espectaculairdad del masculino. Los hombres son más atletas, las mujeres son más limpias a nivel técnico.El deporte femenino ha ido evolucionando, ha ganado el fortaleza física; pero queda que la sociedad lo vea como algo que realmente disfruta y le guste".

noticias de noticiasdealava