Thiem remonta dos sets a Zverev y se proclama campeón del US Open

La japonesa Naomi Osaka venció en la final femenina a la bielorrusa Victoria Azarenka

14.09.2020 | 08:22
Dominic Thiem tras su victoria en el US Open

El tenista austríaco Dominic Thiem, segundo cabeza de serie, remontó dos sets en contra y derrotó 2-6, 3-6, 6-3, 6-4 y 7-6 (6) al alemán Alexander Zverev, quinto favorito, y se proclamó nuevo campeón del Abierto de Estados Unidos.

El título fue el primero de Grand Slam conseguido por Thiem, de 27 años, quien jugó su cuarta final de un torneo mayor, la segunda consecutiva después de que el pasado enero disputara la del Abierto de Australia y perdiera frente al serbio Novak Djokovic.

Esta vez, aunque tuvo que remontar dos sets en contra, perdió los dos primeros, Thiem volvió a ser superior a Zverec, de 23 años, al que ha ganado por octava vez en los 10 enfrentamientos que han mantenido.

Thiem no hizo su mejor tenis en la dos primeras mangas del partido, ganadas con facilidad por Zverev, su saque no le respondió y tampoco el juego desde el fondo de la pista. Pero todo cambió a partir del cuarto juego del tercer set cuando logró su segundo 'break' del partido para el parcial de 2-2 y luego en el décimo asegurar la manga.



Lo propio sucedió en el noveno juego del cuarto, cuando Thiem hizo el 'break' y logró el parcial 5-4 y con su saque aseguró el set que forzó el quinto y decisivo.

Ambos tenistas mantuvieron su saque hasta que se hicieron dos 'breaks' cada uno para forzar el 'tie-break', en el que Thiem a la tercera pelota de partido aseguró con su saque la victoria más importante de su carrera profesional, que además rompió el maleficio de las finales de Grand Slam.

Thiem, entrenado por exjugador chileno Nicolás Massú, que se crecía en los momentos más difíciles, esta vez no falló y después de cuatro horas y un minuto de acción en la pista central Arthur Ashe logró su gran sueño.

El tenista austríaco acabó el partido con 43 golpes ganadores por 55 errores no forzados, comparados a los 52 y 64, respectivamente de Zverev, que esta vez no pudo tener a su saque como factor ganador al acabar con 15 'aces' y 13 dobles faltas.

Thiem con su triunfo se lleva un premio de tres millones de dólares por uno y medio que recibe Zverev, que fue el tercer tenista alemán que disputaba la final del Abierto de Estados Unidos después que ante los hicieron Boris Becker, en 1989, cuando ganó el título, y luego en 1994, Michael Stich, que la perdió frente a Andre Agassi.



Zverev, que es entrenado por el exjugador español David Ferrer, jugó su primera final del Abierto de Estados Unidos en las seis participaciones que ha tenido y también su primera de un Grand Slam.

OSAKA VENCE EN LA FINAL FEMENINA

La tenista japonesa Naomi Osaka conquistó este sábado su segundo US Open tras derrotar en la final a la bielorrusa Victoria Azarenka, con remontada incluida (1-6, 6-3 y 6-3), y recupera el trono de Flusingh Meadows dos años después de su primer título en Nueva York.

La nipona de 22 años, hija de padre haitiano, es el relevo más firme del tenis femenino y así lo ha demostrado en las dos últimas semanas. Este sábado fue de menos a más y pudo corregir las dudas del inicio para terminar llorando de alegría en la pista central del complejo neoyorquino.

Osaka se vio superada al comienzo ante una arrolladora Azarenka. El 6-1 inicial fue fruto del tenis agresivo de la bielorrusa, que ha tenido varios parones prolongados en su carrera relacionados con la custodia de su hijo, y que regresaba a una final siete años después tras haberse cargado a Serena Williams en 'semis'.

Azarenka comenzó rompiendo en el segundo asalto, pero Osaka despertó con un contrabreak milagroso que la mantuvo con vida en el partido. En el séptimo juego volvió a hincar el diente al servicio de su oponente y cerró el envite dos juegos después con un definitivo 6-3.

Las sensaciones eran otras y Osaka ya dominaba una final que había comenzado torcida. La japonesa corrigó a tiempo y aceleró la marcha en la tercera manga. Al cuarto juego todo se puso de cara, Azarenka -que ha perdido tres finales de US Open- soltó su último aliento devolviendo la rotura (4-3), pero de nada sirvió ante el inminente triunfo de la jugadora nacida en la ciudad que pone nombre a su apellido.