Investigación, ironía y creación escultórica juegan en Montehermoso

Desde hoy hasta el 27 de junio, Gaspar Avilés presenta la muestra 'Campeones del mundo'

28.05.2021 | 01:55
El artista junto a algunas de sus obras. Foto: Pilar Barco

"Objetos muy fuertes que ahondan en el valor sacro y solemne de la escultura". Así comienza la corta presentación que Gaspar Avilés ha dejado escrita de su primera exposición. En persona, el artista sonríe, prefiriendo dejar en quien visite su propuesta la interpretación de los diferentes elementos que ha usado e intervenido, piezas que, en realidad, se presentan como separadas pero que conforman un todo único. El autor investiga, experimenta, juega en torno a la idea del deseo, del sexo, del erotismo o de la utopía queer, más allá de que la teoría diga que su propósito es intervenir objetos cotidianos para, desde la creación escultórica, plantear otros significados y planos.

Balones de baloncesto, maderas, pinchos... todo puede servir. También el pelo y la orina. "Son materiales fascinantes y se han utilizado mucho en el mundo del arte, tampoco me parece tan extraño. Además, y esto hay que decirlo, son muy baratos", máxime en unos tiempos complicados y para un artista joven. Así lo explica antes de que hoy se abra en Montehermoso la exposición Campeones del mundo, una muestra que llega al centro cultural de lo alto de la colina gracias a la colaboración que desde hace años mantiene con la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco. Por cierto, que la convocatoria para el próximo año ya está abierta, una edición cuyo comisariado ya no estará en manos de la artista Cristina Arrázola, que tras tres años en esta labor da el relevo a otras miradas y aportaciones.

La exposición se podrá visitar hasta el próximo 27 de junio, aunque esta tarde, más allá de que no se puedan hacer inauguraciones al uso, el artista ofrecerá una visita guiada a los asistentes. Será una charla en la que, a buen seguro, también habrá tiempo para hablar de la ironía y la acidez que están presentes en buena parte de un trabajo. "Si no hacemos cosas divertidas, yo es que ya no sé". Es un camino tan válido como cualquier otro para afrontar el reto que plantea Avilés, uno hacía sí mismo y hacia el público ya que reclama de él y de los demás un ejercicio de investigación, de apertura, de juego.

noticias de noticiasdealava