Maverick Keys

"En Vitoria hay una escena musical con un nivel bestial y hay que apoyarlo"

18.02.2021 | 23:24
Maverick Keys

Maverick Keys regresan con su nuevo tema 'Jailbreak', que trae de vuelta el sonido que les ha hecho destacar en la escena musical gasteiztarra tras el Gazte Talent de 2020

Maverick Keys, el joven grupo formado por Lola (voz), Erlantz (bajo), Andoni (guitarra), Ylenia (guitarra), Echeita (batería) y Javi (teclado), presenta esta semana su segundo single, Jailbreak, disponible en las principales plataformas digitales. Tras su actuación en el Gazte Talent del pasado mes de diciembre, donde llegaron a la final, los gasteiztarras han continuado trabajando en sus canciones, con la esperanza de sacar un álbum este año.

Esta semana han lanzado 'Jailbreak', su segundo single. ¿Cuál ha sido la inspiración a la hora de componer la canción?

Jailbreak, aunque no lo parezca, tiene una letra bastante profunda. Habla de la depresión, de cómo, a veces, nos encerramos en pensamientos negativos, y de cómo la música y los amigos pueden sacarnos de ese lugar tan peligroso. La idea de la letra surgió por el símil entre el confinamiento sufrido el año pasado y la prisión que creamos en nuestra propia cabeza. En ambas situaciones surgen unas inmensas ganas de querer escapar. La idea de la instrumental, en cambio, tiene una anécdota más divertida. Ésta surgió a raíz de un reto rítmico que nos presentó Iñaki Fernández de la Peña (baterista de Shiny Red Mood) en la terraza de un bar. El ritmo del estribillo a tresillo de negras surge a partir de esa idea y lo demás vino de carrerilla.

¿Cómo nació Maverick Keys?

–Maverick Keys fue un proyecto que se le ocurrió a Alex Echeita cuando escuchó a Lola cantar, quería hacer algo nuevo e innovador y fue reclutando a lo mejor hasta conseguir la alineación que tenemos hoy.

Su imagen parece estar relacionado con el mar y la playa, ¿cómo surge esta idea?

–Maverick Keys viene del mar, las mavericks son unas olas gigantescas que se forman en Half Moon Bay, California, y el primero en surfearlas fue Jay Moriarty. Sacaremos una canción hablando de eso, de hecho. Queríamos relacionarlo con el mar por un sueño recurrente que suele tener Echeita ya que tiene talasofobia y lo veíamos interesante. Además, el concepto del mar, tan interpretable, es un elemento con el que queremos identificar nuestra música por la fuerza, las ganas de libertad que transmite, aunque también por el miedo y la incertidumbre que provoca, ya que nuestras letras muchas veces tratan de dudas pasadas, o miedos superados.

Se describen como un grupo indie rock con un sonido new wave. ¿Qué influencias e inspiraciones han tenido para sus composiciones?

–Los seis integrantes tenemos diferentes gustos musicales e inclinaciones hacia distintos estilos, y es lo que pensamos que más enriquece nuestra música. Algunos vienen del blues, otros del punk, otros del pop, de la música clásica e incluso del metalcore. Lo que nos juntó al final fue el estilo que siguen Imagine Dragons, The Score, Kaleo, o Zayde Wolf entre otros. Aún así, cogemos ideas de otros sitios que no tienen nada que ver, como Linkin Park, Bring Me The Horizon o Morgan. Estos han influenciado mucho el desarrollo de la dirección que está tomando nuestra seña de identidad musical.

¿Cuál es su opinión sobre el sonido y la cultura del rock en Vitoria?

–Pensamos que en Vitoria hay una escena musical con un nivel bestial que hay que apoyar, y que no siempre se le da la relevancia que tiene. Hay muchas personas dedicadas a esto de una gran categoría y haciendo muy buen material. Tenemos una estrecha relación con grupos como Mikel Toledo, When Evil Comes u Outgravity. En cuanto a colaboraciones, tenemos algunas cosas entre manos, pero tampoco se nos permite hablar mucho del tema.

Su primer tema, 'We Did It Well', contó con un videoclip. ¿Se encuentra entre sus planes seguir por este camino más audiovisual con el resto de vuestros lanzamientos?

–Ahora mismo estamos en fase de investigación, queremos tocar todos los palos y ver qué es lo que más nos gusta. Pero sí, nos gustaría tirar más por ese ámbito artístico, nos lo pasamos genial grabando videoclips, es algo nuevo y motivante para nosotros. Además el contenido visual ayuda mucho a transmitir lo que queremos con la canción.

A la hora de publicitar su música, ¿cómo de importante es el boca a boca de los fans para conseguir que más gente les descubra?

–Diría que el boca a boca es de lo más importante para un grupo primerizo como podemos ser nosotros, al final es importante que pasen la canción para que te escuche gente nueva y quiera seguirte

¿Cómo de efectivas son las redes sociales?

–Nos parece importantísimo el uso de las redes sociales ya que son una herramienta buenísima para compartir y comunicarse con los seguidores, y es algo fantástico para recibir el feedback de los mismos. Gracias a estas hemos conocido gente guay.

¿En qué futuros proyectos están trabajando?

–Ahora mismo tenemos un montón de metralla cargada para pasarla por el estudio e ir sacando singles a lo largo del año y, con suerte, formar un álbum. En esta situación no podemos apuntar mucho más arriba. Eso sí, tenemos unas ganas brutales de salir a comernos el escenario y a mejorar como banda en directo, ya que nuestra música, se caracteriza principalmente, aparte de por la voz de Lola, por la potencia y la epicidad que tan bien se transmite en los conciertos.

Hablando de los directos, en el Gazte Talent de diciembre de 2020 tuvieron su primer bolo. ¿Qué tal fue la experiencia?

–Ha sido de las vivencias más enriquecedoras que hemos tenido como grupo. Llegas al escenario y sueltas a los espectadores lo que llevas trabajando durante un año entero, y si gusta ya es lo mejor que te puede pasar. Tuvimos la suerte de debutar, en lo que a nosotros respecta, en una de las mejores salas de la ciudad y con una gente encargada del evento espectacular.

¿Tienen pensado regresar pronto a los escenarios o la pandemia sigue complicando la organización de eventos?

–Si todo va bien, en fiestas de La Blanca deberíamos tocar en el Jardín de Farelina, pero tampoco tenemos pensado nada antes, no se ha dado la ocasión. Tenemos muchas ganas de crecer como banda en directo, de dar un buen espectáculo, de quitarnos la vergüenza, de sonar potentes y transmitir.