Imagen y palabra

Artium acoge hasta el 7 de marzo una mirada a la trayectoria de la artista Moyra Davey

08.10.2020 | 23:44
Imagen y palabra

Vitoria – La pandemia siempre presente como cada día desde marzo. Fue la enfermedad la que impidió que en su momento se realizase la exposición que, varios meses después, es posible a partir de hoy en Artium. Es el covid el que ha imposibilitado que Moyra Davey dejase su Nueva York de residencia para estar presente en la apertura de la primera muestra que un museo público europeo dedica a la artista canadiense. Y ha sido el coronavirus el que ha condicionado las labores de comisariado y montaje de la producción que ahora se encuentra con el público.

Aún así, el museo de arte contemporáneo –tras un verano convulso también en lo laboral- recupera ciertas sensaciones de la llamada vieja normalidad con la puesta en marcha de Lanak/Obras/Works.

La exposición llega, como ya dio a conocer Artium hace unos días, con novedades con respecto a la apertura del museo, teniendo en cuenta, además, que este lunes es festivo para la gran mayoría. Cabe recordar que desde ayer hasta el día 12, el acceso va a ser gratuito y se podrá hacer entre las 11.00 y las 20.00 horas, volviendo a la fórmula del horario ininterrumpido.

A todo esto hay que sumar que debido a la duración de la parte audiovisual de la muestra de Davey, que supera las seis horas, el espacio de la calle Francia ofrecerá a las personas interesadas la posibilidad de acudir con una única entrada varias veces al objeto de que los visitantes puedan estar un poco tranquilos.

Realizadas todas estas consideraciones, no pretende ser la exposición abierta ahora una retrospectiva de la amplia trayectoria de la creadora canadiense, pero sí una invitación a recorrer partes significativas de su obra desde mediados de los años 80 hasta la actualidad sirviéndose de los lenguajes cinematográfico y fotográfico unidos a la palabra escrita, y no solo porque el museo vaya a editar una publicación en inglés, euskera y castellano que reunirá los guiones adaptados de cinco de las más significativas películas de la creadora.

"Se trata de ir probando y si encuentro algo que me interesa, con lo que conecto, empezar a construir a partir de eso" y hacerlo "sin límites", según explicó ayer la artista a través de un vídeo que intentó disimular su ausencia en la presentación de la muestra a los medios de comunicación. Una inquietud constante que lleva marcando el camino de Davey desde finales de los años 70 del siglo pasado, cuando comenzó una labor hoy presente en las colecciones, por ejemplo, como las del MoMA y la Tate Modern.

La selección de películas de esta exposición incluye su última producción; I confess (2019), un filme en el que la autora, según explica Artium, examina la realidad sociopolítica del Quebec contemporáneo a partir de figuras como las del escritor James Baldwin, el revolucionario Pierre Vallières y Dalie Giroux, teórica de filosofía política en la Universidad de Otawa. Los testimonios y las memorias de estas figuras se yuxtaponen con otros que proceden del propio archivo biográfico de Davey, una estrategia característica en su práctica. Asimismo, la muestra incorpora la trilogía de películas formada por Les Goddesess, Hemlock Forest y Wedding Loop, en la que Davey establece una analogía entre su familia y la de la pionera del feminismo y escritora Mary Wollstonecraft. Completa el recorrido por su filmografía la cinta Notes on Blue, que toma de punto de partida la película Blue, del artista Derek Jarman; y Hell notes, rodada en Manhattan y presentada en The Collective for Living Cinema en 1990.

Junto a estas propuestas audiovisuales –tres de las cuales requieren pedir al personal de sala los dispositivos pertinentes para escucharlas puesto que se encuentran en el mismo espacio expositivo-, la muestra presenta distintas series fotográficas que incluyen imágenes analógicas recientes y de archivo. También grupos de imágenes plegadas, selladas y enviadas por correo postal internacional.

Estas imágenes, dirigidas a destinatarios con los que Davey mantiene abiertas distintas conversaciones, son abiertas y montadas como grupos de fotografías en las salas de exposición. Producto de este modo de proceder es Blue Ruin, una serie de fotografías producidas para esta ocasión y remitidas a trabajadores y colaboradores del museo vitoriano.

Las seis horas de proyecciones de la muestra han llevado al museo ha facilitar al público una única entrada para acudir varias veces a la exposición

Cine, fotografía y escritura sirven como senda para recorrer las inquietudes de la autora canadiense desde los años 80 hasta hoy