Guikuri

Moda a la última en Gorbeialdea

Dos mujeres ponen en marcha en Manurga una tienda de ropa de calidad que acercan a los pueblos con un autobús

09.01.2022 | 00:35
Moda a la última en Gorbeialdea

Manurga es un concejo de Gorbeialdea, del término de Zigoitia, de apenas 60 habitantes, donde dos mujeres han logrado demostrar que es posible poner en marcha una tienda de ropa física y también itinerante con un camión, pero con un planteamiento que no tiene nada que ver con los mercadillos. Y es que los desfiles de moda, las fiestas de presentación y sobre todo las prendas de calidad y de actualidad conforman los valores de Guikuri, que es el nombre de la cooperativa que han creado.

Nuria López de Letona y Marisa Suso son las promotoras de esta iniciativa, que también ha llamado la atención de Eusko Ikaskuntza, hasta el punto de incluirla como ejemplo de emprendimiento de éxito en el medio rural. Nuria López de Letona fue la pionera, en el año 2011, del inicio de la actividad desde una casa rural de Murua. Y en 2018, de la mano de su compañera, Marisa Suso, trasladaron la actividad comercial a la actual ubicación del establecimiento, en Manurga. Poco después, en 2020, justo antes de la pandemia, constituyeron la cooperativa, y en septiembre de ese año pusieron en marcha la tienda itinerante.

Cuentan que el principal objetivo de Guikuri es dar un servicio de ropa para mujeres, inexistente en la comarca antes de que esta tienda abriera sus puertas. De cara al futuro, pretenden mantener su actividad gracias a una clientela fiel y seguir ofreciendo un servicio especializado que se diferencie de las grandes franquicias que se encuentran en las capitales. Además, quieren conseguir que la tienda sea un punto de referencia y una experiencia de compra en la cual conocer a las clientas y así ofrecer artículos específicos, es decir, ofrecer un trato personalizado y de cercanía.

La dificultad más significativa que han tenido que enfrentar es la propia de una tienda de moda. Es decir, buscar proveedores que ofrezcan artículos interesantes para su clientela.

Otra de las dificultades que destacan son los obstáculos administrativos que han tenido que sortear. De hecho, para poder iniciar la actividad comercial de una tienda de ropa tuvieron que construir primero una vivienda, y es que la normativa vigente es tan antigua que no contempla la posibilidad de abrir una tienda si no es antes una vivienda. También, para poder llevar adelante la idea del autobús rodante, tuvieron que encontrar primero un autobús que cubriera ciertos requisitos y fuera fácil de homologar para que pudiera convertirse en una tienda ambulante.

Finalmente, como le ha ocurrido a todo el comercio a lo largo de estos dos años, durante la pandemia provocada por el covid-19, cuando los municipios permanecían cerrados en un pueblo que no llega a los mil habitantes, apenas se vendió nada en la tienda física.

Pero lo que no se les puede negar es la capacidad de trabajo que han demostrado. Primero organizando desfiles de moda, con aforos de 300 personas, que les daban a conocer y ponían en valor la calidad y moda de sus productos. Y, por otra, gracias a la tienda itinerante lograron adecuarse a la situación creada por la pandemia, y de este modo, una vez obtenidos los permisos pertinentes, pudieron trasladarse a diferentes municipios cuando estos permanecían cerrados.

Red de confianza La valoración que se hace de ellas por parte de Eusko Ikaskuntza es que, socialmente, Guikuri genera redes de confianza y tiene un impacto social positivo, puesto que dinamiza la vida social en el pueblo. En el ámbito económico ha creado empleo para las dos promotoras, y el establecimiento sirve para que otras iniciativas rurales puedan vender también sus productos.

Por último, aunque se reconoce que esta iniciativa por su propia actividad no tiene un impacto medioambiental positivo, aun así, intentan comprar ropa que no contenga plásticos, además de reciclar.

Finalmente, con el stock que les queda después de cada temporada realizan una subasta a precio muy barato para colaborar con alguna causa solidaria.

Guikuri recibió ayudas del Gobierno Vasco por constituir la cooperativa. Y a la hora de comprar el autobús contaron con aportación económica del programa Leader. También han recibido ayuda de la Cuadrilla de Gorbeialdea cuando esta ha organizado desfiles de moda.

Otro elemento positivo de su actividad es que a la hora de organizar algún tipo de evento o desfile han involucrado a otras empresas de la zona para crear redes de cooperación. Por ejemplo, colaboran con Lamiak biocosmética y con las cervezas Baias.

Gracias a la tienda itinerante la cooperativa Guikuri logró adecuarse a la situación creada a raíz de la pandemia del covid-19

Eusko Ikaskuntza ha señalado la iniciativa de Nuria y Marisa como ejemplo de emprendimiento de éxito en el medio rural


noticias de noticiasdealava