Estudio de la Casa del Vino

Producir uva en Rioja Alavesa cuesta casi 5.000 euros por cada hectárea

Casa del Vino presenta en las Juntas un estudio sobre los costes para el sector primario de la comarca modelo estándar una finca de 13 hectáreas que produce 6.500 kilos de uva tinta

22.10.2021 | 00:03
Producir uva en Rioja Alavesa cuesta casi 5.000 euros por cada hectárea

15.715

valor del trabajo del agricultor

El estudio elaborado por los técnicos de la Casa del Vino ha estimado que el valor de un año de trabajo de un agricultor de Rioja Alavesa es de 15.715 euros. En cuanto al coste de producir un kilo de uva, este fluctúa entre los 0,70 y los 0,80 euros en la comarca, aunque en la mayoría de los casos oscila entre 0,70 y 0,75 euros.

4.938

euros por hectárea

El precio medio de producir uva en una hectárea de viñedo de Rioja Alavesa es de 4.938 euros, según un estudio elaborado por la Casa del Vino a petición de las Juntas Generales de Álava. Para su realización se ha tomado una finca estándar de 13 hectáreas que produce 6.500 kilos de uva tinta, con un 20% del suelo arrendado.

Vitoria – El jefe del Servicio de Viticultura y Enología de la Casa del Vino, Jaime Ibáñez de Elejalde, expuso ayer en las Juntas Generales el informe técnico elaborado sobre los costes de cultivo en viñedo de Rioja Alavesa, del que se desprende que, como media, producir uva en una hectárea de terreno cuesta 4.938 euros. Dicho estudio ha sido elaborado a raíz de una moción de los grupos junteros y se actualizará cada año para que sirva como herramienta de análisis de un sector muy castigado por los precios que se pagan por su producto.

Los técnicos de la Casa del Vino han tomado como modelo estándar una finca de 13 hectáreas que produce 6.500 kilos de uva tinta, 50% en vaso y 50% en espaldera, con un 20% de la superficie arrendada y un valor económico del trabajo del agricultor del 15.715 euros anuales.

El estudio contempla actividades como la prepoda, la poda, la vendimia, la espergura y el desniete, los tratamientos fitosanitarios, el uso de maquinaria y la mano de obra, así como los gastos de gestión, el seguro, las tasas al Consejo Regulador o los impuestos.

En todo caso, Ibáñez de Elejalde advirtió de que los costes son muy variables en función de diferentes condicionantes, y así varían en Rioja Alavesa entre los 0,70 y los 0,80 euros por kilo, aunque en la mayoría de los casos los costes se mueven entre los 0,70 y los 0,75 euros.

Esa variabilidad de costes es una de las conclusiones del estudio, junto con la de que ampliar la superficie de cultivo mediante el arrendamiento solo es rentable si la trabaja el propio agricultor. De hecho, el coste medio estimado se eleva de 4.743 euros a los 4.938 definitivos al introducir la variable del 20% de tierras arrendadas.

En ese sentido, la casuística es muy variada y puede haber desde agricultores que trabajen mucho terreno alquilado a quienes solo produzcan en suelo propio, pasando por quienes trabajan en tierra arrendada y a su vez alquilen terrenos de su propiedad a otros productores.

En la misma línea que Ibáñez de Elejalde se expresaba el diputado de Agricultura, Eduardo Aguinaco, quien advertía de que las estimaciones derivadas de este estudio hay que tomarlas "con cautela", pues "no todas las explotaciones son iguales".

Aguinaco considera que al margen de este estudio "el reto de la comarca es producir siempre las mejores uvas", buscando "una remuneración digna" por las mismas, pues en materia de reducción de costes de producción la comarca no puede competir con otras zonas.

Acuerdo sobre la uva La presentación de este estudio en las Juntas se produjo apenas un día después de que el pleno del Ejecutivo foral apoya una moción de EH Bildu por la que se exigirá que los contratos cumplan la ley, además de que se fijen precios oficiales y se establezcan sanciones en caso de incumplimiento.

La propuesta transaccional aprobada finalmente por todos los grupos salvo el PP instaba a las administraciones a hacer cumplir lo establecido en la Ley de la Cadena Alimentaria, especialmente en lo que se refiere a los contratos. En ese sentido, se contempla la posibilidad de imponer sanciones en casos de infracción. Además se realizarán estudios de los precios del coste de producción, como el presentado ayer, a través de observatorios oficiales. Con el objetivo de proteger a las personas viticultoras, también se insta a las Juntas Generales, en colaboración con el Gobierno Vasco, a asesorar y formar a los agentes viticultores, así como a dotarles de herramientas para mejorar el rendimiento en sus explotaciones.

noticias de noticiasdealava