Energías renovables

Más alegaciones a las eólicas de Arkamo e Iturrieta

El Instituto Alavés de la Naturaleza las presenta porque cree que las centrales dañarán su "excepcional riqueza faunística, botánica y paisajística"

10.05.2021 | 09:35
Recreación realista de la Sierra de Arkamo desde Badaia tras la instalación de los aerogeneradores.

El Instituto Alavés de la Naturaleza (IAN/ANI) también ha presentado alegaciones a las centrales eólicas de Arkamo e Iturrieta. En un comunicado que acaba de enviar este lunes a los medios explica que su decisión viene tomada porque tanto la Sierra de Arkamo como los Montes de Iturrieta son Zonas Especiales de Conservación (ZECs) y están incluidas en la red Europea de Espacios Protegidos NATURA 2000.

"Su excepcional riqueza faunística, botánica y paisajística, justifica su protección a nivel europeo como lo recogen sus planes de gestión. Estos mismos planes excluyen la instalación de centrales eólicas en el interior de las ZECs como medida fundamental para garantizar la preservación de estos valores. Pese a que ello debería ser motivo suficiente para que no se llegasen ni siquiera a plantear este tipo de proyectos, se están tramitando sendas centrales eólicas en ambos espacios, promovidas por la empresa Aixeindar (participada por el Ente Vasco de la Energía e Iberdrola", argumenta.

Recuerda que se han retomado en este 2021 "dos viejos proyectos eólicos de hace 25 años, pero a diferencia de entonces, las aspas de los aerogeneradores se elevarán a una altura de 200 metros sobre el suelo, lo que supone "la construcción humana más alta de Álava" (las torres de Salburua tienen 73 metros, la longitud de una de las palas)".

Como se puede suponer el impacto visual de semejantes estructuras sobre el perfil de las sierras alavesas es "incompatible" con la calidad del paisaje, pero por otro lado, su instalación implica una "enorme obra civil" con pistas de acceso, tendidos eléctricos, plataformas y subestaciones transformadoras.


Especies afectadas

Además, cree que los valores naturales de estas dos sierras, que justifican su declaración de ZECs, también se verán "irreversiblemente afectados". Es el caso, por ejemplo, de la presencia de especies vegetales endémicas, como la Arenaria vitoriana cuyo hábitat se deteriorará gravemente, o de las aves rapaces y murciélagos que no pueden evitar colisionar "con las enormes aspas2.

Entre las primeras destaca por su frágil estado de conservación el alimoche que nidifica en la proximidad de los aerogeneradores, o el águila perdicera cuya conservación en la zona ha sido objeto de varios proyectos Life europeos durante los últimos 20 años. A estos efectos añade que habría que sumar la pérdida global de hábitat para éstas y otras especies como resultado de la previsible acumulación de proyectos eólicos en las montañas alavesas.


Transición energética

El IAN-ANI es favorable a una transición energética hacia un modelo en que las energías renovables cobren un papel preponderante. Pero este proceso no debe de justificar un "aquí vale todo", y al desarrollo de estas energías debe exigirse el mismo respeto a la conservación de la naturaleza y a la ordenación del territorio que a cualquier otra actividad humana.

Por último, concluye que este posicionamiento de exclusión de las grandes centrales de renovables de los Espacios Naturales Protegidos es "coincidente" con lo planteado por las principales entidades ecologistas y de conservación de la naturaleza del Estado, como Greenpeace, SEO-Birdlife o Adena/WWF.

El Grupo Alavés para la Defensa y Estudio de la Naturaleza (Gaden) y Kuartango son algunas de las entidades e instituciones que también han presentado alegaciones contra estas centrales.

noticias de noticiasdealava