Alerta sanitaria

Sanidad vuelve a rechazar el toque de queda que pide la CAV

Las comunidades autónomas acuerdan en el Consejo Interritorial extremar el control en el proceso de vacunación

29.01.2021 | 00:11
Un ciclista protegido con su mascarilla. Foto: J. Chavarri

vitoria – El Consejo Interterritorial continúa ignorando la demanda de Euskadi, y sigue sin autorizar adelantar el toque de queda antes de las diez de la noche, aunque la semana pasada, el ministro saliente, Salvador Illa, se mostró dispuesto a estudiar el asunto. La nueva ministra de Sanidad, Carolina Darias, sin embargo, no quiso enmendarle la plana, por lo que no se ha adoptado ninguna medida que permita imponer el toque de queda a las ocho de la tarde, tal y como pretende Euskadi. Rechazó así la petición de varias comunidades que piden más herramientas jurídicas para adelantar este horario, más allá de lo contemplado en el decreto del estado de alarma, y poder hacer frente a la pandemia de forma más eficaz. "Seguimos considerando que las comunidades que han adoptado medidas drásticas, están viendo resultados. Creemos que en algunas zonas todavía hay margen y se pueden implementar más medidas sin modificar el decreto de alarma", zanjó.

Darias, planteó, no obstante, ayer en la Interterritorial, extremar el control del proceso de vacunación y aplicar, de ser necesario, "medidas preventivas y correctivas". Una iniciativa en paralelo a la polémica surgida en Euskadi por las vacunaciones irregulares en los hospitales de Santa Marina y Basurto, cuyos gerentes ya no continúan en el cargo. Darias aclaró, en la rueda de prensa posterior, que no se refería a imponer ningún correctivo a título personal, sino a modular el proceso de vacunación. "No se trata de sancionar a nadie, sino de establecer un procedimiento y que si hay que corregirlo, se corrija", aseveró.

En la reunión, celebrada en medio de la presión europea para que las farmacéuticas cumplan con la entrega de vacunas acordadas, también se abordó el retraso en la llegada de nuevas dosis tras los anuncios de comunidades como Madrid y Catalunya de retrasar la inoculación por falta de suministro. La ministra lanzó un mensaje tranquilizador y aseguró que "las vacunas van a ir llegando. Puede haber algún contratiempo o algún retraso, pero hay un compromiso de llegada de cuatro millones y medio de dosis de Pfizer y posteriormente llegarán de otras farmacéuticas. El objetivo es cerrar con éxito el proceso de vacunación".

Sobre la controversia en torno a si hay que dar la segunda dosis a los que se han vacunado irregularmente, tampoco fue clara. "La vacunación se rige por principios éticos, y por eso hemos establecido unas prioridades. Los criterios médicos deben fijar si se debe poner la segunda dosis o no a aquellas personas que se han saltado el protocolo".

El Consejo Interterritorial –que por primera vez presidió Darias como ministra de Sanidad–, trasladó a las autonomías un borrador de acuerdo del Ministerio que subraya la importancia de "la coordinación, la colaboración, la lealtad y la transparencia como principios clave para el éxito del proceso de vacunación".

El Consejo también analizó junto a los consejeros los documentos de la UE que recomiendan aislar las zonas con una incidencia superior a los 500 casos por cien mil habitantes.

Con una incidencia acumulada, en el conjunto del Estado, de casi 900 casos por cien mil habitantes, y con seis comunidades que superan el millar, en Euskadi la situación no alcanza esa gravedad pero se sitúa en cifras récord de contagios. El miércoles detectó 1.273 nuevos casos de covid-19, y ha notificado varios días consecutivos más de mil infecciones. Esta nueva cifra de contagios supone el peor dato de infectados desde el 13 de noviembre, cuando se registraron 1.420 casos. Y es la cuarta peor cifra de toda la pandemia.