Alerta mundial por el coronavirus

La crisis deja bajo mínimos el 'stock' de equipos de protección

La plantilla de Osakidetza pide que se garantice el suministro de materiales tras la muerte de la enfermera vizcaína. Salud comienza a distribuir 3.000 batas y 400.000 mascarillas más

21.03.2020 | 01:20
Sanitarios a las puertas de Txagorritxu durante la mini protesta, ayer.

vitoria – El fuerte impacto de la pandemia de coronavirus sobre el sistema sanitario vasco está teniendo una de sus consecuencias más graves en el desabastecimiento de los equipos de protección para el personal de Osakidetza. La situación se ha agravado en los últimos días, coincidiendo con el repunte de casos y de personas hospitalizadas, y en centros como el HUA-Txagorritxu incluso han llegado a modificarse los protocolos internos para garantizar la disponibilidadde las mascarillas especiales FFP2 y FFP3. Avalando, por ejemplo, el uso de mascarillas quirúrgicas, que no son autofiltrantes, para la atención "a casos posibles, probables o confirmados" de Covid-19, excepto en los procedimientos que generen aerosoles.

Así lo ha podido saber DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA de fuentes sanitarias, que dan cuenta del temor extendido entre la plantilla del hospital ante una avalancha de positivos que no para de incrementarse y llenar las plantas del centro. La desgraciada muerte de una enfermera del hospital Galdakao por Covid-19 derivó ayer además en una movilización de la plantilla del ente público a modo de homenaje y protesta, reproducida en las puertas de Txagorritxu durante escasos segundos ante la imposibilidad de los profesionales de concentrarse por las restricciones del estado de alarma.

"Ante este desgraciado suceso que, sin duda, se ha producido como consecuencia de la actividad laboral de la persona fallecida, queremos insistir en que es vital que Osakidetza garantice el abastecimiento de equipos de protección individual (EPI) y de cuantos otros materiales puedan ser necesarios para proteger la seguridad y la salud de la plantilla", remarcaron en un comunicado conjunto los sindicatos de enfermería (Satse), médicos (SME), ELA, LAB, CCOO, UGT, ESK, Sae y Utese.

Las centrales pidieron tanto al Gobierno Vasco como a Osakidetza que articulen un plan encaminado a garantizar la compatibilización del trabajo y la oferta de este servicio esencial, más si cabe estos días, con la seguridad y la salud laborales. "No nos podemos permitir un escenario de desabastecimiento. Por ello, debe existir un plan para garantizar la disponibilidad de los materiales necesarios", apuntaron. Los sindicatos exigieron además a las autoridades que actúen "de forma inmediata".

Cuestionado a este respecto, el director de Planificación, Ordenación y Evaluación sanitarias del Gobierno Vasco, Mikel Sánchez, resaltó ayer en una rueda de prensa vía streaming que la protección y la seguridad de la plantilla de Osakidetza es "absolutamente prioritaria" y defendió que la escasez de medios materiales no constituye una cuestión "de voluntad ni de capacidad económica" del ente público vasco, porque está afectando "a todos los estados de Europa". Con todo, Sánchez informó de que Osakidetza acaba de añadir a su maltrecho stock 400.000 mascarillas y 3.000 batas más, que ya han comenzado a distribuirse entre los profesionales sanitarios de toda la red pública.

reubicación de espacios En otro orden de cosas, la OSI Araba informó ayer de que las Urgencias de Pediatría del HUA-Txagorritxu se han trasladado a la primera planta del centro "como medida preventiva ante el estado de alarma y con el objetivo de mejorar la asistencia urgente" de los pacientes alaveses más jóvenes. Desde ayer, la entrada a esta unidad se realiza por la puerta principal del centro de José Atxotegi, donde se ha establecido una admisión específica las 24 horas.

Igualmente, las embarazadas que acudan al servicio de Urgencias con síntomas relacionados con el embarazo o síntomas de fase activa del parto deberán acceder al hospital por la puerta principal, desde donde se les acompañará al área de partos.