El Barça, un visitante sin misericordia

El Deportivo Alavés ha perdido desde su regreso a Primera todos los duelos ligueros jugados contra el Barça en Mendizorroza, donde ni siquiera ha logrado marcar un gol

29.10.2020 | 23:36
Los jugadores del Barcelona celebran uno de los cinco goles que marcaron en su última visita a Mendizorroza. Foto: Pilar Barco

Vitoria – Si hay un rival que se le atraganta al Deportivo Alavés en Mendizorroza desde su regreso a Primera División, ese es el FC Barcelona. El conjunto babazorro ha sabido capitalizar el empuje de su afición en los partidos de casa desde su ascenso en 2016, logrando en Vitoria-Gasteiz puntos importantísimos que le han permitido mantenerse en la máxima categoría del fútbol estatal hasta el momento. Sin embargo, parece que cada vez que el combinado culé visita el fortín babazorro a los futbolistas locales les tiemblan las piernas y asisten perplejos al destrozo provocado por el rodillo blaugrana.

La primera visita del Barcelona al Alavés, en la temporada 2016-17 con Mauricio Pellegrino al mando del combinado gasteiztarra, fue un anticipo de lo que vendría en los años siguientes. Los seguidores locales inundaron las gradas de un estadio abarrotado y con un ambiente digno de la visita de uno de los mejores equipos del mundo. Sin embargo, el Alavés llegaba exhausto físicamente después de lograr la clasificación para la final de la Copa contra el Celta tres días atrás y no pudo responder a las expectativas generadas.

Los ánimos fueron decayendo progresivamente con cada uno de los goles del Barcelona, por aquel entonces entrenado por Luis Enrique, que se impuso finalmente por un sonrojante 0-6. El tridente culé hizo estragos con dos goles de Suárez, uno de Messi y otro de Neymar. Rakitic y Alexis Ruano en propia cerraron la goleada. La desesperación albiazul provocó que al final del encuentro, con todo decidido, Theo Hernández perdiera el control con una durísima entrada a Aleix Vidal que lo mantuvo un largo tiempo lejos de los terrenos de juego por lesión.

La siguiente temporada, en el curso 2017-18, el Barça se encontró al frágil Alavés de Luis Zubeldia en el primer encuentro del curso en Mendizorroza. Pacheco avivó las esperanzas del Alavés al detener un penalti lanzado por Messi en la primera parte, pero los locales no aprovecharon las oportunidades que generaron en ataque. El cuadro entrenado por Ernesto Valverde no necesitó mucho para que Messi marcara dos goles en jugadas aisladas y volviera a llevarse los tres puntos a la Ciudad Condal con un marcador definitivo de 0-2.

ÚLTIMA DERROTA ABULTADA En la campaña siguiente se repitió el resultado, aunque esta vez un Barcelona sin Messi de partida sufrió mucho más para poder abrir la lata ante un armado Alavés de Abelardo, que arrancó el partido con una formación de cinco defensas. Las pocas ocasiones que generó las salvó Pacheco, pero en el minuto 56 Aleñá abrió el marcador y los locales no tuvieron capacidad de reacción. Suárez sentenció el partido desde el punto de penalti.

El Alavés parecía estar encontrando la fórmula para conseguir sumar en casa contra el Barcelona, pero en la última visita culé, el pasado 19 de julio para cerrar la temporada albiazul, los entrenados por López Muñiz, relajados después de asegurar la salvación, no tuvieron ninguna opción. Posiblemente fue la menos dolorosa de todas las derrotas contra el Barça, ya que los gasteiztarras no se jugaban nada, pero el 0-5 dejó en evidencia la facilidad azulgrana para ganar en Vitoria. Ansu Fati, Suárez, Semedo y Messi en dos ocasiones fueron los encargados de marcar ante un Alavés que a penas plantó oposición.

Al igual que en su última derrota, mañana a partir de las 21.00 horas el Glorioso no contará con el apoyo de su afición ante un equipo que no ha tenido piedad con ellos en ninguna de sus visitas desde que regresó a Primera División. Curiosamente, le ha ido mejor en el Camp Nou que en Mendizorroza, ya que en 2016 logró llevarse los tres puntos de Barcelona al imponerse 1-2. De hecho, fue su primera victoria en la máxima categoría tras su regreso. Deyverson adelantó al conjunto de Mauricio Pellegrino, Mathieu igualó la contienda e Ibai Gómez marcó el gol del triunfo, que difícilmente podrá olvidar. La última victoria liguera del Alavés en casa contra el Barcelona se remonta a diciembre de 2001, cuando venció 2-0 con tantos de Carles Llorens de penalti e Ibon Begoña. No puntúa en Mendi ante los catalanes desde 2005, cuando el resultado fue de empate a cero. Ahora, con un entrenador diferente a los de las anteriores derrotas y ante un Barcelona sumido en una constante montaña rusa, cualquier cosa puede ocurrir.

mendizorroza

(0-6) Temporada 2016-17. Un Alavés exhausto después de lograr la clasificación para la final de Copa del Rey fue arroyado por el Barcelona de Luis Enrique 0-6.

(0-2) Temporada 2017-18. Dos jugadas aisladas bien aprovechadas por Messi condenaron al cuadro gasteiztarra a pesar de que Pacheco paró un penalti.

(0-2) Temporada 2018-19. Abelardo planteó un partido muy defensivo y le funcionó hasta que Aleñá abrió la lata en el minuto 56. Suárez puso el 0-2 definitivo.

(0-5) Temporada 2019-20. Con la tranquilidad de saberse salvado, el Alavés fue un mero espectador del rodillo blaugrana, que se impuso por 0-5.