Mikel Mancisidor, premio Eusko Ikaskuntza por su labor en derechos humanos

El lehendakari destaca su contribución al derecho al agua y a la ciencia y le compara con René Cassin

05.11.2020 | 00:56
Mikel Mancisidor, flanqueado por Txomin García y Joana Otxoa, los otros galardonados. Foto: Oskar M. Bernal

Bilbao – El lehendakari, Iñigo Urkullu, destacó la contribución a la "evolución del derecho internacional" y al avance en el "desarrollo humano sostenible" del profesor vasco Mikel Mancisidor, que recibió el Premio Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales 2020, por su contribución en Naciones Unidas en favor del desarrollo de los derechos humanos, especialmente el derecho al agua y el derecho a la ciencia.

El pasado mayo, al dar a conocer la decisión sobre el premio, el jurado consideró que el trabajo de Mancisidor como miembro del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU desde 2012 le sitúa "como el vasco de más relevante influencia después de René Cassin", jurista natural de Baiona que fue redactor principal de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Urkullu destacó que Mancisidor ha contribuido a la evolución del derecho internacional al "extender la Declaración Universal de los Derechos Humanos a los nuevos ámbitos del agua y la ciencia" y ha ayudado al avance del "desarrollo humano sostenible".

El lehendakari subrayó que la defensa de los derechos humanos ha sido un "motor" en la vida de Mancisidor", tanto en el ámbito de la acción social con su trabajo "sobre el terreno" en ONG de cooperación y ayuda humanitaria, como en el "compromiso con la paz" en la organización Gernika Gororatuz, y en su "labor pedagógica" en la Unesco Etxea, donde inició su tarea en favor del derecho al agua.

Agradecimientos Tras recoger el galardón, Mancisidor, doctor en Relaciones Internacionales y presidente del Instituto Internacional para el Derecho Humano a la Ciencia, señaló que sin Unesco Etxea, donde inició su trabajo sobre el derecho al agua, y sin la Diputación de Bizkaia, que fue la primera institución que "creyó" en su idea sobre el derecho a la ciencia, estos principios no estarían recogidos en la ONU, "justo en el momento en que más se necesitan".

Desde la dirección de Unesco Etxea Mancisidor contribuyó a que la Asamblea General de las Naciones Unidas reconociera en 2010 el Derecho del Agua como un derecho humano indispensable para el disfrute de la vida. Como miembro del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, actuó como relator del Comentario General sobre Ciencia y Derechos Humanos aprobado el pasado marzo, tras cinco años de trabajo.

Además del galardón principal, la presidenta de Eusko Ikaskuntza, Ana Urkiza, y el presidente de Laboral Kutxa, Txomin García, entregaron dos premios Gazte Saria, concedidos al doctor en Literatura Vasca Alex Gurrutxaga y a la pianista Joana Otxoa, por el trabajo en el que hace una relectura de Xabier Lete desde la mirada de los jóvenes con el objetivo de acercar el legado del poeta y cantante a las nuevas generaciones.