El drama de los temporeros, detrás del confinamiento por el rebrote de Lleida

El alcalde acusa al Estado de “mirar hacia otro lado” ante su llegada “desde hace semanas” Un sindicato agrario denuncia que llegan atraídos por mensajes en redes que dicen que hay trabajo “para todo el mundo”

06.07.2020 | 01:12
Control policial en Torregrossa (Lleida), en la carretera N240 del la comarca del Segrià, utilizada para ir a las playas de Tarragona. Foto: Efe

lleida – La comarca leridana del Segrià, que engloba a 210.000 personas en 38 municipios, permanece sometida a un confinamiento perimetral desde el mediodía del sábado ante un aumento del número de contagios coincidiendo con la campaña de recogida de fruta en la zona. La consejera catalana de Salud, Alba Vergés, advirtió ayer de que el confinamiento podría durar más de dos semanas y se podrían endurecer las medidas preventivas con un confinamiento domiciliario, aunque confió en que no sea necesario.

Los centros sanitarios de Lleida cuentan ya con 49 pacientes hospitalizados por coronavirus, 33 de ellos ingresados en el Hospital Arnau de Vilanova, centro de referencia de la comarca del Segrià y sus alrededores, de los que seis están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Otros 16 pacientes han sido desviados a clínicas privadas de la ciudad ilerdense.

En el último día, esta región sanitaria ha acumulado 140 nuevos positivos de coronavirus, aproximadamente la mitad de los 294 casos confirmados en toda Catalunya.

El alcalde de Lleida, Miquel Pueyo, lamentó ayer la premura con que se acordó el cierre y criticó que el Estado "mira hacia otro lado" ante la llegada desde hace semanas, incluso en estado de alarma, de personas que desean trabajar como temporeros, parte de ellas sin permiso de residencia. "No tenemos motivos suficientes para decir de forma contundente que esta situación es solo por la gente que coge la fruta", destacó el alcalde, quien explicó que en la zona hay además mataderos y mucha movilidad con otras comarcas, también de Aragón, y que los datos apuntan a que el rebrote se ha dado más por la vida social que por la actividad laboral.

Pueyo explicó que la actividad agrícola de la provincia de Lleida genera desde hace más de 25 años la llegada cada verano de entre 25.000 y 30.000 personas para trabajar en la recogida de la fruta, bastantes de ellas sin la documentación en regla. "Según las reglas del Estado, no tienen papeles, y como no tienen papeles, no pueden trabajar. Es un bucle que los condena a la marginalidad", narró el alcalde.

Por su parte, el dirigente del sindicato agrario Unió de Pagesos Jaume Pedrós vinculó la llegada de personas que ahora no tienen empleo ni alojamiento en Lleida a multitud de mensajes en redes sociales, sobre todo en WhatsApp, que aseguran que "todo el mundo" encuentra trabajo en la campaña de la fruta.

Mientras, las comarcas oscenses que lindan con Lleida, La Litera y el Bajo Cinca –que junto con el Cinca Medio y la zaragozana de Bajo Aragón-Caspe retrocedieron a la fase 2 el 22 junio por los brotes de covid-19–, miran de reojo, y con cierta intranquilidad, lo que ocurra a partir de ahora en la vecina comarca de Segriá, sin pistas sobre cuándo podrán alcanzar la "nueva normalidad".

En Andalucía se mantenían ayer activos 13 brotes con 238 contagiados, tres más que el sábado, si bien en las últimas 24 horas no había fallecido ninguna persona por coronavirus. Según datos de la Consejería de Salud, siete de los brotes se encuentran bajo control mientras el resto están siendo investigados, y el de mayor extensión continúa siendo el del centro de acogida de Cruz Roja en Málaga, donde los infectados han alcanzado los 108, dos más que este sábado.

Tras dar por controlado su primer brote el pasado sábado, la Comunidad de Madrid estrenará hoy lunes la segunda fase de su nueva normalidad. Por segundo día consecutivo el Ministerio de Sanidad no comunicó las cifras globales de la pandemia en el Estado, a la espera de actualizarlas hoy, como informó el viernes, cuando notificó un balance provisional de 28.385 fallecidos.

albacete

nueve contagios en un edificio

Tres hospitalizados. El brote de covid-19 detectado en un edificio situado en Albacete afecta a nueve personas de dos familias, de las cuales tres están hospitalizadas, aunque la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha no lo considera un caso de transmisión comunitaria, ya que está localizado en un mismo inmueble. El director general de Salud Pública, Juan Camacho, señaló que en el edificio en el que se ha detectado el brote han quedado confinadas 18 personas que viven en seis de las 14 viviendas del inmueble y que van a estar en aislamiento y cuarentena durante un periodo de 14 días. Entre ellas se encuentran los nueve casos confirmados de contagio por covid-19, cinco pertenecientes a una unidad familiar y cuatro a otra.