Anticorrupción se posiciona en contra de investigar a Iglesias

Los fiscales cuestionan los tres delitos que imputa el juez García-Castellón al líder de Podemos por el ‘caso Dina’

16.10.2020 | 01:19

madrid – La Fiscalía Anticorrupción de la Audiencia Nacional ha emitido una nota interna en la que se posiciona en contra de que se abra una investigación en el Tribunal Supremo al vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, en relación a la pieza Dina de la causa Tándem. Ese documento se ha entregado al teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, para que lo tenga en cuenta a la hora de redactar su informe definitivo sobre si procede o no abrir causa en el alto tribunal a Iglesias. La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, señaló ayer que ella no opina y no participa en el desarrollo del informe que prepara el Ministerio Público al respecto.

La nota interna se envió a Fiscalía General y en estos momentos la Sala de Admisiones de lo Penal del Supremo permanece a la espera de ese informe del Ministerio Fiscal, solicitado la semana pasada, para decidir si procede o no ir contra Iglesias por los delitos de descubrimiento y revelación de secretos, daños informáticos y acusación o denuncia falsa en relación a esta pieza. Anticorrupción disiente de lo sostenido por el juez García-Castellón y apunta sobre el delito de daños informáticos, que hay un informe de policía científica que concluye que no se puede acreditar que la tarjeta de Bousselham sufriera daños durante el tiempo que estuvo en manos de Iglesias. De hecho, apuntan que el quemado de la misma se produjo en la empresa de recuperación de datos a la que la envió la propia Bousselham. Respecto a la retención de la tarjeta de la exasesora de Podemos, los fiscales Ignacio Stampa y Miguel Serrano sostienen que ese delito no puede investigarse dado que Bousselham no se siente perjudicada y no ha iniciado ninguna acción al respecto.

Y sobre el delito de denuncia falsa, los fiscales entienden que la tesis más plausible es que el contenido de la tarjeta llegara al comisario José Manuel Villarejo a través de los dos periodistas procesados y que este a su vez se lo hiciera llegar al medio de comunicación que posteriormente publico parte del contenido de esa tarjeta.

Inciden en que la investigación sobre esos supuestos delitos debería haberse enviado a otro juzgado donde un nuevo instructor, tras practicar las diligencias oportunas, debería haber decidido si existen indicios suficientes para enviar causa al Supremo. Estos argumentos mantenidos por los fiscales del caso en la nota, coinciden con los que defendieron meses atrás cuando el magistrado decidió quitar la condición de perjudicado a Iglesias.

Eso sí, Delgado censuró las amenazas al juez García-Castellón, tachándolas de "inadmisibles", porque pueden pertubar su "sosiego e independencia".