El volante: tecnología simple de ida y vuelta

¿Un simple aro redondo con toda la sencillez que eso implica? Sí en principio, muy al principio, pero no hoy, aunque en ambos momentos de su historia el volante ha sido un pequeño prodigio de la tecnología. Lejos quedaron los días iniciales en los que solo servía para mantener la dirección deseada. enseguida se le pidió asumir más tareas, y actualmente en los volantes siguen estando numerosas funciones operativas de los vehículos. pero sus días parecen contados.?

26.06.2020 | 16:07
Con la conducción autónoma, ¿desaparecerán los volantes?

Subir o bajar el volumen, hacer o rechazar una llamada, conectar ciertas ayudas a la conducción o consultar el ordenador del vehículo son algunas de las funciones que podemos hacer actualmente desde el volante, un aro que nos acompaña desde hace 126 años y que tiene una larga historia a sus espaldas. Porque su magia se esconde en su aparente sencillez, y con la extensión de la tecnología se ha demostrado como una pieza capaz de cargar con numerosas funciones. Estos son algunos de sus hitos contados en diez pasos.

1- Antes que el volante, la palanca. A los que piensan que el volante siempre ha estado ahí hay que recordarles que el primer coche del mundo, patentado por Carl Benz en 1886, al igual que el automóvil con ruedas de acero diseñado pop Gottlieb Daimler y Wilhelm Maybach en 1889, carecían de él. Entonces, una simple palanca o manivela de dirección era la forma más fácil de manejarlos, ya que en ese momento los conductores de carruajes estaban acostumbrados a tirar de la rienda derecha o izquierda para dirigir a los caballos. Y no eran los únicos que pensaban así. Otro fabricante, Peugeot, también la aplicaba.

2- Made in France. Entonces, ¿quién fue el creador del volante? Este honor corresponde al ingeniero francés Alfred Vacheron, quien lo diseñó para la primera carrera automovilística del mundo, que en julio de 1894 unió las ciudades francesas de París con Rouen. En su Panhard 4CV, impulsado por un motor Daimler, sustituyó la palanca de la dirección por un volante para tener una conducción más precisa.

3- Un experimento que no gana, pero triunfa. Vacheron corrió contra más de cien vehículos de vapor, petróleo, gasolina, electricidad, aire comprimido y pedales. Entre ellos, los Peugeot de dos velocidades y cuatro cilindros, que parecían simones (carruajes) motorizados y que iban equipados con un manillar. A pesar de la innovación tecnológica de Vacheron, no pudo ganar la carrera y el primer puesto lo compartieron Panhar y Levassor y los hijos de los hermanos Peugeot. Sin embargo, el volante había llegado para quedarse.

4- Los primeros. En 1900, Daimler-Motoren-Gesellschaft equipó su coche de carreras Phoenix con un volante, con la columna de la dirección inclinada para facilitar su funcionamiento, aunque cualquier movimiento requería de un gran esfuerzo. Para que no fuera tan costoso, en los Mercedes Simplex de 1902 había palancas adicionales para regular las funciones esenciales del motor, como la sincronización del encendido y la mezcla de aire/combustible. En 1901, el Peugeot Type 36 incorporó un volante y algo que también fue llamativo para la época: un capó para el motor.

5- Más funciones. Y ya que estaba ahí, desde muy pronto se descubrió que los volantes podían servir para más cosas que girar y girar. Siendo ya parte fundamental de la arquitectura del vehículo, junto al volante se colocó desde el principio una bocina de bombilla para comunicarse con otros coches y los peatones, a la que siguió el botón del claxon en el cubo del volante. En 1920 debutó el aro para bocina en los radios del volante –que se empleó hasta la década de 1970, a partir de la cual se hizo más refinado– y en 1949 asumió la función de activar las señales de giro, que fueron comunes hasta los 50 y que consistían en unos brazos indicadores de unos 20 centímetros que se desplegaban fuera de la carrocería para indicar el sentido del giro (se reemplazaron por los intermitentes).

6- Nuevos avances. En 1951, Mercedes-Benz introdujo en la columna de dirección una palanca de cambios, en 1955 la ráfaga con la luz de largo alcance, en 1959 acabó con el efecto lanza (en los choques frontales la columna de dirección era empujada hacia el conductor, con todos los riesgos que ello comportaba), en 1963 permitía accionar los limpiaparabrisas y la función de lavado, y en 1971 introdujo, en el 350 SL Roadster, el volante de seguridad con cuatro radios, con el que desapareció el aro de la bocina y sus botones pasaron al centro.

7- Llega la era contemporánea. Las novedades alrededor del volante se convierten en imparables y llegan ya los propios de la era contemporánea, la nuestra: 1981 fue el año en el que acogió en su interior un airbag, 1998 en el que se convirtió en multifunción para que el conductor se centrase en la carretera y controlase funciones importantes solo con el pulgar, y 2016 en el que recibió controles táctiles (basta un barrido con los dedos, como en los móviles). La generalización del airbag del conductor en los 90 llevó a Peugeot a evolucionar los materiales empleados para revestir el volante (espumas, granulados y pespuntes) o incluir logotipos (GTI) para sus versiones más deportivas.

8- Y hoy... En 2012 se lanzó la primera generación del puesto de conducción Peugeot i-Cockpit, formado por un volante de tamaño reducido que permite situar el cuadro de mandos en una posición más elevada, lo que facilita acceder a la información más relevante del vehículo. En 2016 evolucionó el i-Cockpit con un aro más pequeño y en 2019 introdujo gráficos en 3D.

9- La parte por el todo. El volante se ha hecho tan importante en los vehículos (no solo coches; también camiones, furgonetas y otros vehículos de ruedas, además de estar presente en ciertas embarcaciones) que ha llegado a suponer la parte por la que se nombra al todo. De ahí expresiones como "ponerse al volante" (conducir un vehículo), "los peligros del volante" (del vehículo), o "murió al volante" (en accidente de circulación).

10- Volantes viajeros. Los volantes no han sido en su forma algo fijo. La mayoría son redondos o tienden a redondearse, pero los hay abiertos, cerrados, abatibles, ajustables, con forma de herradura, tirando a cuadrados en la F1... Igualmente, no están siempre en el mismo lugar: depende de por qué lado se conduzca en unos u otros países, mientras que en los vehículos de alta competición suele estar en el centro. También los hay adaptados para diferentes conductores y con todo tipo de tactos para facilitar el agarre y la comodidad en la conducción.

11- Y vuelta al principio. Respecto al futuro del volante, hay que destacar que, con la conducción autónoma, la mayoría de las marcas lo están sustituyendo en sus prototipos por palancas o manivelas tipo joystick como en los videojuegos. Parece que todo vuelve a su ser y que el volante, que de tan larga vida ha disfrutado, está ahora en riesgo de retroceso. Ya se sabe que... ¡la vida es cíclica!