Airotiv

A.C.A.B.

05.03.2021 | 00:43
A.C.A.B.

Mucha policía, poca diversión ¡Un error, un error! Mucha policía, poca diversión ¡Represión, represión! ¿Quién tiene el dinero? ¿Quién? ¿Quién tiene el poder? ¿Quién tiene el futuro? ¿Quién? ¿Quién lleva la ley?. Preguntas retóricas estas, escupidas al aire en formato canción por los miembros del grupo vasco Eskorbuto hace ya casi cuatro décadas. La punki tonadilla se convirtió en su tema más conocido, siendo tarareado hasta la saciedad en cualquier parranda que se preciara como tal.

Los miembros de Eskorbuto tenían alergia a las fuerzas de seguridad: la pasma les detenía a la mínima ocasión por su estrafalario aspecto. En una ocasión el vocalista del grupo le preguntó a un agente policial por qué la tenían tomada. Este contestó: "La gente de la calle se pone de nuestro lado al deteneros. Con esas pintas les dais miedo, aunque no hayáis hecho nada". Buenos tiempos esos, por lo tanto, para la libertad de expresión: no se arrestaba a los artistas por sus incendiarias letras sino por otras razones desligadas del libre derecho a opinar libremente.

De aquellos años también es el emblema que aún sigue apareciendo en la portada de la veterana revista de cómic de humor TMEO: el rostro de un policía totalmente cubierto por un orín que brota de una revista que está leyendo y en la que se puede leer "TMEO". Según sus dibujantes el logotipo defiende la irreverencia hacia cualquier tipo de autoridad. Luego ese "te meo" no va dirigido al lector que compra la revista, sino hacia el autoritarismo que está representado por un uniforme policial.

Una frase que personifica gráficamente, como un anagrama, ese espíritu contestatario ante una autoridad cuando ésta se muestra opresora y no protectora es A.C.A.B. que es la sigla de All Cops Are Bastards (Todos los policías son bastardos). La abreviatura ha sido utilizada en todo el mundo, estampada en muros y camisetas, desde los años setenta hasta la actualidad. Pero ha terminado convirtiéndose en símbolo de rechazo hacia la violencia policial cuando esta se manifiesta.

Hace unos días tuvieron lugar unos altercados en un bar de la calle Correría de nuestra ciudad. Según se pudo ver en algunos vídeos grabados por viandantes la policía no actuó pacíficamente. Y la sigla A.C.A.B. fue utilizada por un artista para realizar esa misma noche un cartel de protesta que puso en circulación en las redes sociales. El mensaje era: All Pitufos Are Bastards. El socialista departamento de Seguridad Ciudadana de Gasteiz ha tomado cartas en el asunto y ha denunciado a la persona que ha realizado dicho cartel. Posiblemente amparándose en el artículo 37.4 de la Ley Mordaza, que contempla como infracción las faltas de respeto a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

"No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlo" es un aforismo que deberíamos recitar cual mantra todas las mañanas al levantarnos.