alerta mundial por el coronavirus

El INE confirma el desplome industrial de abril

Euskadi y Nafarroa se sitúan entre los territorios del Estado con mayor retroceso en el sector industrial

06.06.2020 | 01:12

GAsteiz – La producción industrial en Euskadi sufrió una reducción en abril del 40,1% respecto al mismo mes del pasado año, según el INE, que confirma el dato publicado hace unos días por Eustat. El INE coloca a la CAV como la tercera autonomía donde más bajó la producción de la industria solo por detrás de Galicia y Aragón y al mismo nivel que Nafarroa.

En el conjunto del Estado, el Indice General de Producción Industrial (IPI) se ha desplomado un 33,6% el pasado mes de abril en relación al mismo mes de 2019, su mayor descenso interanual desde el inicio de la serie, en 1976, como consecuencia de la crisis sanitaria y la paralización casi total del sector industrial durante la primera quincena de abril, cuando se puso en marcha el permiso retribuido recuperable para trabajadores no esenciales, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística. De este modo, la tasa anual de la producción industrial se ha hundido en abril respecto al mismo mes de 2019 en todas las comunidades autónomas, siendo Galicia la que lidera el descenso con un 43%, seguida de Aragón (-41,7%) y País Vasco y Navarra (-40,1%).

El INE confirma así el dato avanzado hace unos días por Eustat, que estimó un descenso de la producción industrial del 39% en el cuarto mes del año en la CAV, al igual que en España el peor dato de toda la serie histórica. Habría que retroceder a la primavera de 2009 para encontrar una caída de la industria de un calibre similar, en concreto del 34% en abril de ese año.

En el acumulado de lo que va de año, en la CAV el Índice de Producción Industrial ha experimentado una reducción del 16,1%, cifra que supone la más alta del Estado, donde la media del sector se ha situado en el -12,4%. Tiene su lógica que, siendo Euskadi una economía con un alto peso industrial, el parón del coronavirus impacte también en mayor medida. Hay que tener en cuenta que abril fue un mes de parálisis casi total en el sector, a excepción de las fábricas ligadas a los servicios esenciales, mientras que a partir de mayo la industria vasca ha ido recuperando un cierto nivel de actividad.