JUGGER FUSIÓN DE RUGBY Y ESGRIMA

Un deporte singular

El Gasteizko Gorgonak se fundó en 2016 tras una Euskal Encounter celebrada en el bec de Bizkaia; | Son el único club de todo álava en esta disciplina que mezcla la esgrima con el rugby

11.01.2020 | 06:32

vitoria - El 2016 es un año marcado a fuego para Andrea, Edu, Peio, Aarón, Jon y Maite. Aquel año estos amigos fueron como cada edición al BEC de Bizkaia para disfrutar de la Euskal Encounter pero no pensaron que sería diferente. Allí conocieron el jugger de primera mano gracias al equipo vizcaíno Jugger Bizkaia que hizo una demostración a todos los presentes. Continuaron con la Euskal Encounter pero de vez en cuando ese nuevo deporte les rondaba la cabeza. Pronto empezaron los "¿nos animamos?", pero nada se concretaba. Finalmente, en plenas fiestas de Zigoitia y con el concierto de Los Chikos del Maíz de fondo estos alaveses se animaron a crear un equipo. Andrea Muñoz puso el nombre de Gasteizko Gorgonak, y poco a poco fueron creando las armas, así comprendiendo el juego.

No fue una tarea para nada sencilla y hasta diciembre de ese mismo año no recibieron la ayuda del conjunto de Bizkaia. El jugger, en líneas generales, está basado en una película de 1989 llamada La sangre de los héroes y es un deporte que mezcla el rugby con la esgrima. Los jugadores se autoarbitran entre sí y por reglamento se prohíben los golpes fuertes, así como el contacto entre jugadores. Es un deporte mixto pero no por ello hay cupos por género. Cada equipo juega con cinco jugadores, uno de ellos lleva una pelota enganchada a una cadena, otro es el encargado de anotar el balón en la línea oponente -como en rugby- y los restantes mediante palos -como esgrima- y escudos serán los encargados de impedir el desarrollo del juego. Gana el que más anote, el campo es de mide cuarenta metros de largo y veinte de ancho sin esquinas y el tiempo por partido es contado en intervalos de 1'5 o 2 segundos marcados con una breve señal acústica repetida llamada piedra. Un partido de jugger usualmente se compone de dos mitades de 200 intervalos o piedras.

situación actual El Gasteizko Gorgonak no vive una situación para nada sencilla en su día a día como equipo. Desde las instituciones no les consideran un deporte y esto, sin duda, les trae unos serios quebraderos de cabeza. Muchas veces se repite que los jóvenes tienen que hacer deporte, salir a la calle y no estar en casa. Es bonito decirlo pero en la práctica no siempre es fácil. En el caso de los alaveses al no ser equipo no tienen un número de identificación fiscal, a diferencia de otras disciplinas, no pueden alquilar campo en los polideportivos.

Entrenan una vez por semana y la mayoría de las veces lo hacen en el parque de Arriaga, en un rincón sin molestar. "Nuestro objetivo sería poder entrenar en el Campillo pero no somos un deporte, aunque es extraño que en los centros se acepten todo tipo de deportes e incluso funerales civiles", indica la capitana del Gasteizko Gorgonak Maite Guilarte. "El jugger -añade- no está en la gran lista que te dan para alquilar. Podemos poner que hacemos rugby y según cómo pilles al canchero de turno te puede poner pegas o no. Muchas veces usamos la de bádminton. Aun así que quede claro que no tenemos nada en contra de los trabajadores".

Así pasan las semanas tratando de lograr un "mini hueco" en alguna cancha y "rezando" durante el entrenamiento para que nadie les llame la atención. "Algunas veces hemos podido ir al campo de bádminton de Arriaga pero pocas veces hemos acabado el entrenamiento. Nos dicen que no hacemos el deporte en cuestión y nosotros alegamos que necesitamos un techo porque llueve", afirma la jugadora. "Tras esto -añade- nos delegan a hablar con altos cargos pero la encargada lleva un año de baja".

En definitiva, tal y como recalca Maite Guilarte el mérito de la continuidad del equipo, desde su creación en 2016, está en resistir a todas las trabas del camino. "No es fácil seguir cuando no puedes entrenar en condiciones o cuando lo haces con un frío o lluvias increíbles en un parque. Y que quede claro que no nos quejamos del agua o las bajas temperaturas, sino de no tener un vestuario donde cambiarnos después de cada entrenamiento", indica la fundadora del equipo alavés.

grandes potencias Pocas provincias hay en el Estado que no tengan su equipo de jugger. En Euskal Herria concretamente hay cuatro clubes. En Bizkaia se encuentra Jugger Bizkaia, en Gipuzkoa está el Arima Galduak Jugger Kirol Kluba, en Araba se encuentra Gasteizko Gorgonak y en Navarra está el club Navarrorcos.

Por otro lado, entre las grandes potencias en España están el equipo murciano de los Berracos o los madrileños llamados Jugger Maister. Ambos equipos son los que siempre lideran los campeonatos nacionales disputados y los que de manera conjunta representan a la selección española en los Mundiales.

farinato cup e inicio de liga La temporada 2019-20 no ha hecho más que empezar y el Gasteizko Gorgonak ya ha disputado dos torneos. El primero de ellos fue la Farinato Cup en Salamanca, mientras que el segundo fue la primera jornada de la Liga Internúcleos en Zaragoza. En la localidad leonesa finalizaron decimocuartos. En la primera fase ganaron un partido de tres y en la siguiente ronda volvieron a repetir los mismos resultados. "Nos dio mucha rabia lo sucedido en la segunda fase y en cuanto a las sensaciones globales fueron malas, ya que los resultados no fueron los deseados", confiesa Maite Guilarte.

Por otro lado, en la capital aragonesa los alaveses se impusieron en tres de los nueve partidos disputados. Al torneo tan solo pudieron acudir cinco jugadores debido a distintos compromisos, y consideran todo un logro haber podido completar la primera jornada al completo. La capitana del conjunto vitoriano añade que "uno de los partidos que perdimos lo pudimos ganar, por lo que estamos contentos".

experiencia en irlanda El jugger es un deporte expandido y por ello, son numerosos los torneos internacionales que se juegan. Los alaveses tan solo han podido acudir a uno. Fue en Dublín y fue una locura de Guilarte, en principio, pero a la que se sumaron algunos compañeros. Finalmente fueron dos equipos, uno integro de Zaragoza y otro con jugadores de Elche, Valladolid o Araba, entre otros. "Fue una experiencia buena y espero que mis compañeros puedan ir el próximo año a Berlín. Yo no podré ir porque estaré en Japón", indicó Guilarte.

objetivos para 2020 Por último, en esta temporada recién comenzada queremos "ir mejorando poco a poco". "Al fin y al cabo -añade la capitana- el jugger es un deporte que requiere de mucha técnica de arma y hay que meter muchas horas". Además, quieren seguir mejorando posiciones en los torneos y nunca dejar de ser un grupo único dentro de un deporte singular. "Nos gusta el jugger y practicarlo pese a todas las dificultades que encontremos por el camino, iguales que otros. No nos consideramos especiales, para nada. Seguiremos entrenando una vez a la semana en base al tiempo que tengamos cada uno y seguiremos yendo a torneos como la Farinato Cup o la Liga Internúcleos, siempre con el objetivo de mejorar la marca anterior", concluyó la gasteiztarra.