Retorno a los orígenes

03.01.2021 | 23:36
Retorno a los orígenes

Ignacio Corcuera ‘Livingstone’ fue el primero en tomar la salida en la novedosa categoría de clásicos del Dakar y lo hizo a bordo de un Volskwagen Iltis de 1980, el mismo modelo que venció en la primera edición de coches

Los Mitsubishi Pajero/Montero, los Range Rover, los Nissan Patrol o los Mercedes Clase G atravesando a toda velocidad el desierto son una imagen clásica del Dakar. Recuerdos nostálgicos repletos de aventura. Otra época diferente pero un espíritu que se mantiene hoy en día.

En esta edición del Dakar, la organización ha querido recuperar eso vehículos clásicos y ha apostado por crear una categoría nueva, la Dakar Classic, en la que coches de más de veinte años participarán en la prueba que se disputa desde hoy en las arenas de Arabia Saudí. Uno de los responsables de que esta iniciativa haya llegado a buen puerto es Ignacio Corcuera, más conocido como Livingstone dentro del mundo del automovilismo.

El piloto vizcaíno fue el encargado de plantar la primera semilla de este proyecto y luchó incansablemente porque pudiera hacerse realidad. Así, dos años más tarde de comenzar con este reto, Livingstone ha visto su objetivo cumplido y además compite con un Volkswagen Iltis de 1980, recordando la efeméride de aquel coche que ganó cuarenta años atrás la primera edición del Dakar en la categoría de automóviles.

Este trabajo de Livingstone no solo ha tenido recompensa con la creación de la categoría soñada. El propio Dakar ha reconocido la labor del vizcaíno y por eso fue su Volkswagen Iltis el primero en tomar la salida en la categoría de Dakar Classics. "Es una satisfacción personal que algo tan grande en el mundo del deporte y el automovilismo como es el Dakar aceptaran mi idea. En lo personal es un logro y ahora que estamos ya con el coche compitiendo supone la realización de un sueño", apunta Corcuera.

Esta iniciativa viene barruntándose desde hace dos años. La idea inicial era homenajear al primer ganador del Dakar compitiendo en la carrera tradicional con el Iltis. Sin embargo, las normas de la seguridad de la FIA no lo hicieron posible y Livingstone y su equipo no quisieron crear un híbrido.

Mantener la esencia era indispensable y hoy en Jeddah ese modelo de coche que triunfó en Dakar hace cuarenta años buscará realizar otra hazaña en Arabia Saudí. Una vez en la rampa con el número 200 en el lateral del coche, el primero de la categoría, Livingstone no se conforma con lo conseguido. Llega otro reto más complicado aún: terminar la prueba.

"Ya haremos historia cuando bajemos de la rampa de salida y llevar el número 200 significa un reconocimiento internacional a la labor que hemos estado haciendo para que se establezca esta modalidad. Pero ahora nuestro objetivo es terminar y no es una meta fácil dadas las características que tiene nuestro modesto equipo privado y las características que tiene nuestro vehículo. Tiene 40 años encima y para nosotros hacer las doce etapas del Dakar, la kilometrada que vamos a hacer, es toda una gesta", comenta el vizcaíno.

Con este reto en mente, Corcuera y su equipo han preparado con mimo su Iltis. Lo han adecudo a las necesidades del recorrido, pero han mantenido las señas de identidad del coche. "Le hemos añadido los elementos de seguridad que piden para la carrera y lo hemos restaurado. Pero hemos querido ser lo más originales posibles en cuanto a lo que era el vehículo de serie. No se trataba de hacer un prototipo, si no de recuperar la historia y recordar la efeméride de que este vehículo hace 40 años fue el primero que ganó la categoría de coches", explica.

Carrera de Regularidad A diferencia del Dakar tradicional, en la categoría de coches clásicos la regularidad primará sobre la velocidad. Los participantes deberán cumplir una media y tantos si la empeoran como si llegan antes de lo previsto serán penalizados.

Asimismo, el recorrido transcurrirá de forma paralela, pero las especiales serán diferentes, adaptadas a cada categoría. "El recorrido va a ser exigente y hay un mayor componente de aventura y navegación. Ya no va a ser todo correr por correr. El tema de la regularidad hace que tengas otras estrategia y la labor de los copilotos es esencial. En mi caso voy con Iker San Vicente, al que conozco muy bien", declara Livingstone.

"Hemos querido recordar la efeméride de que este vehículo fue el primero en ganar la categoría de coches"

"El recorrido va a ser exigente y hay un mayor componente de aventura y navegación"

Ignacio Corcuera

Piloto del Dakar