La liga francesa comienza trastocada por el covid y bajo amenaza permanente

Ligue 1 Pese al estricto protocolo, los casos pueden hacer peligrar el calendario oficial

21.08.2020 | 23:20

París – La liga de fútbol de Francia, la única de los grandes campeonatos europeos que no se reanudó tras el confinamiento, comenzó ayer la nueva temporada trastocada ya por el covid-19 y sabiendo que la amenaza será permanente los próximos meses.

El pitido inicial se dio en el campo del Burdeos, que recibió al Nantes en un partido que terminó con empate a cero. Inicialmente, a esa hora se tendría que haber jugado el Marsella-Saint Étienne, aplazado al menos tres semanas por el coronavirus.

Cuatro positivos en el Marsella condujeron a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) a decidir ese aplazamiento en nombre del nuevo protocolo francés (más precavido que el estándar de la UEFA), que permite tomar ese tipo de medidas en nombre de la equidad entre los equipos.

Para no trastocar el menú futbolístico del fin de semana en televisión, que esta temporada será todavía más el salvavidas financiero de los clubes, el Burdeos-Nantes se adelantó.

La posibilidad de que un escenario de este tipo se repita con mucha frecuencia también acabaría cuestionando la equidad por un atasco de fechas, teniendo en cuenta lo cargado que está el calendario futbolístico esta temporada, dado que la Eurocopa se ha programado del 11 de junio al 11 de julio de 2021.

Más aún cuando ayer se conoció el positivo de dos jugadores del Niza, que mañana debería disputar su primer encuentro en el campeonato frente al Lens.

Además, el Gobierno francés autoriza que los espectáculos deportivos se celebren con hasta un máximo de 5.000 espectadores si se cumplen una serie de condiciones, como la obligación de llevar mascarilla.

La ministra de Deportes, Roxana Maracineanu, quiso dar un mensaje de tranquilidad al señalar que confía en que esta nueva temporada comience "en condiciones normales", admitiendo que puedan plantearse problemas de calendario.

Una de las novedades de esta temporada en el fútbol profesional francés es la llegada de la empresa española de capital chino Mediapro, que ganó el grueso de los derechos de televisión, gracias a una oferta más elevada que en el pasado y superior a la de los grupos que se los disputaban.

Mediapro, que ha creado una cadena específica para la difusión, Téléfoot, pagará a la LFP 1.153 millones de euros al año hasta 2024.