Ozon lleva a Cannes la eutanasia, pero sin intención política

El cineasta galo presentó ayer a la competición el largometraje ‘Tout s’est bien passé’

09.07.2021 | 00:43
La actriz Sophie Marceau y el director François Ozon. Foto: Efe

cannes (francia) – François Ozon llevó ayer a la competición de Cannes una película que reabre un debate complicado en Francia y en muchos otros países, el de la eutanasia, aunque el realizador insistió en que con Tout s'est bien passé no quiere lanzar un mensaje político.

"No tenía ideas preconcebidas", explicó Ozon, que ha querido plantear preguntas más que responderlas, y hacer que el espectador se encuentre en la posición de pensar qué haría en una situación similar. "Contando esta historia nos hemos dado cuenta de lo difícil que debe ser organizar una cosa ilegal porque en Francia no se permite la eutanasia (...). El Estado no se hace cargo y son los hijos los que deben hacerlo".

Un filme en exceso convencional para estar en competición en el Festival de Cannes, que no está "ni a favor ni en contra", y que llega tras un largo y polémico debate en Francia sobre la prohibición de la eutanasia, especialmente después de que la cantante Françoise Hardy hablara públicamente de su deseo de morir cuando su cáncer de faringe se agrave.

"Es una historia muy personal y cada uno se ve confrontado a cuestiones personales sobre la vida", dijo Ozon, que agregó: "No quiero lanzar un mensaje político, sino que el espectador se enfrente a saber qué haría en esa situación".

El cineasta aseguró que lo que le interesaba era "la relación de intimidad entre los personajes", especialmente porque cuenta una historia real, la del padre de Emmanuèle Bernheim, guionista con la que colaboró en varias ocasiones.

La idea, aseguró el cineasta, era "hacer esta historia del lado de la vida porque André amaba tanto la vida que por eso quería morir". André Dussollier interpreta de forma muy ajustada a André Bernheim y Sophie Marceau, también excelente en su papel, a su hija Emmanuèle, en una adaptación que Ozon decidió hacer tras el fallecimiento de la guionista, en 2017. Fue entonces cuando Ozon releyó el libro que ella había publicado en 2013, lo entendió mejor y le mandó el libro a Marceau, que lo leyó y aceptó el papel, así que Ozon escribió el guión pensando en ella.

noticias de noticiasdealava