Ibaiondo escucha la historia silenciada de las mujeres en la Transición

El Félix Petite recibe con todo vendido desde hace dos meses la obra 'Españolas, Franco ha muerto'

18.03.2021 | 00:03
Un momento de la obra. Foto: Javier Naval

La programación invernal de la Red de Teatros va ir cerrando escenarios estos días, aunque las previsiones meteorológicas digan que, por lo menos este fin de semana, la primavera va a tener que esperar. Hoy, de hecho, bajan el telón las tablas del Félix Petite (centro cívico Ibaiondo) con Españolas, Franco ha muerto, obra de Ruth Sánchez y Jessica Belda dirigida por Verónica Forqué que, como tantas otras producciones, vio la luz y, al poco tiempo, tuvo que interrumpir su camino a causa de la aparición del covid hace un año. Por fortuna, se ha podido recuperar la senda.

Como está siendo ya habitual desde el pasado otoño, será a partir de las 19.00 horas cuando se produzca el encuentro con el público. Eso sí, no queda ni un solo hueco desde hace dos meses, desde casi el mismo día en el que las butacas se pusieron a la venta. Entre la limitación de aforos y el tirón de la propuesta, las butacas volaron casi al instante. Una pena que no se puedan hacer más sesiones, que a buen seguro también estarían completas.

Manuela Rodríguez y Natalie Pinot, junto a la mencionada Belda, estarán esperando al público para compartir una pieza que, como bien indica el título que hace referencia a la conocida frase del presidente franquista Carlos Arias Navarro, quiere poner el foco en la historia silenciada de las mujeres en la Transición. En realidad, aunque la primera producción no se ha podido ver aquí, esta propuesta tiene su referencia en La Sección, montaje que ponía la mirada en la dictadura y su acción frente a las mujeres. Ahora se avanza unos años más, aunque en los comportamientos políticos, sociales y económicos no lo parezca.

Esta segunda creación "es un grito documentado de esa parte del relato que se empeñan en no incluir en lo que nos cuentan sobre la historia. Es una reconstrucción de esa historia que a nosotras también nos pertenece. Es, sobre todo, una obra feminista, es decir, una obra para todos", explican las autoras en torno a una propuesta generada a partir de "las voces de ayer que nos llevan a comprender a las mujeres que hoy somos".

Como dice Forqué, "pretendemos contar qué ha pasado desde la Transición, desde la Constitución, qué tendría que cambiar, qué queda por hacer... Todo ello contado con escenas cómicas, divertidas, de mucha risa; otras muy poéticas, emocionantes y conmovedoras; otras pedagógicas para que se sepa de verdad cómo son las leyes, lo que cobramos las mujeres, lo que hacemos, lo que sufrimos".