Los hogares que habitan en Artes y Oficios

Un total de 120 estudiantes de Creatividad Infantil reabren el programa expositivo de la escuela, también vía 'online'

25.02.2021 | 01:01
Los hogares que habitan en Artes y Oficios
Itxal García, Nuria Pérez-Cárcamo, Mila Bretón y Javier Berasategui junto a parte de la muestra.

Hace poco más de un año, el hogar de cada persona pasó a cobrar un significado diferente. La aparición de la pandemia lo transformó todo, también ese espacio que, como recuerdan desde la Escuela de Artes y Oficios, ha sido un motivo recurrente en la historia de la creación artística. Por eso es el protagonista de Zatoz nire etxera, la primera exposición que el veterano centro acoge doce meses después de tener que interrumpir su asentada y variada agenda de muestras.

La propuesta está pudiendo ser vista por las más de 900 personas que acuden cada semana a la escuela. Eso sí, a la sede del centro, ubicada en Conde de Peñaflorida, no puede acceder todavía el público en general como antes, por lo que se ha hecho un vídeo especial para la difusión de la exposición vía online. Todo suma a la espera de que las cosas cambien.

En esta reactivación del programa expositivo, Artes y Oficios está contando con el trabajo creativo de sus talleres. Así va a ser hasta final de curso, inaugurando esta nueva etapa los 120 niños de entre 4 y 7 años que conforman Creatividad Infantil. Con la coordinación y el acompañamiento de los profesores Itxal García, Nuria Pérez-Cárcamo, Mila Bretón, Piko Zulueta, Javier Berasategui y Miguel A. García, los jóvenes artistas están presentando dos instalaciones que responden a la misma temática. Por un lado, el visitante se encuentra con un amplio paisaje urbano compuesto de casas muy diferentes entre sí, una gran favela de color y cartón. Por otro, se construye una ciudad relatada a través de diferentes planos y de distintos plásticos intervenidos.

"Con la situación en la que estamos, la casa y su significado han cambiado. Las percepciones que teníamos del hogar y de la individualidad se han convertido en algo distinto. Por ejemplo, hemos abierto nuestros espacios íntimos al resto a través de las videollamadas", explica Pérez-Cárcamo. "Estamos mutando como sociedad y, con nosotros, nuestro hábitat; eso está en la base del proyecto", añade García.

Sobre estos planteamientos se ha estado trabajando con un alumnado muy joven que, como destacan ambas, se ha adaptado muy bien a la nueva situación. "Están en el momento presente".