Unidad redonda

El colectivo de hip hop N2OGU publica su primer trabajo de estudio, un vinilo de 7 pulgadas también con versión digital

27.11.2020 | 01:40
Parte del colectivo durante el trabajo en su primera referencia de estudio. Foto: Cedida

Vitoria – Desde ayer pertenece al público, aunque hace unos días ya se lanzó el primer adelanto, en forma de vídeoclip, del tema Salam. El colectivo N2OGU da un paso más dentro del camino iniciado hace cuatro años con la publicación de su tarjeta de presentación en el estudio, un trabajo homónimo que se puede conseguir tanto en su formato físico, un vinilo de 7 pulgadas, como en su versión digital. "El recibimiento está siendo muy bueno, aunque hay bastante gente que nos ha dicho que no se esperaba que lanzásemos un disco", describe Jon Alonso, de los alaveses Piara.

En un principio, este heterogéneo grupo se gestó en 2016 en torno al productor Itsua, de Beat Salad Records. "Él había trabajado, por separado, con todos nosotros. Pero cuando organizaba directos, por ejemplo, nos llamaba y nos invitaba. Nos fuimos juntando y vimos que encajábamos" tanto en lo personal como en lo musical. "Creo que es la primera vez que se crea un colectivo de este tipo aquí, tan numeroso y con gente de diferentes localidades de Euskadi", procediendo sus componentes tanto de Álava como de Bizkaia. "Pero queremos ampliar la nómina, estamos buscando candidatos en Gipuzkoa y Navarra". De momento, en sus filas están Itsua, DjJackie, Sabio Ausokobeatz, Cut Fasta Brus, DaggerBeats, Javicio, DirtyMoyo, Porko, Fat Fish, Gunflow, Ior Madarikatua, Django Nabarro, Tibu, Peio y Sinua.

De su mano llega una referencia que, además, quiere "ser un homenaje a nuestro amigo y compañero del colectivo Ior", fallecido durante el confinamiento. "Todos somos unos frikis del vinilo, pero aunque nos apetecía publicar uno, no lo teníamos del todo claro. Cuando pasó lo de Ior, que ni nos pudimos juntar para despedirnos, tuvimos claro que sí había que hacer el vinilo", un formato en el que se recogen dos temas en los que él, además, está presente puesto que la grabación se llevó a cabo entre finales de 2019 y principios de este año. Claro que "tenemos ganas de directo y de hacerle un recuerdo a la altura con el público". De momento no puede ser pero todo se andará.

Además, el trabajo –que está producido, grabado y mezclado por Itsua y Sabio Ausokobeatz en Salad Studios (Durango) y Beatz-hitzak Lab (Kabiezes)- cuenta con la colaboración del Mc californiano Wordup, miembro de Dope City Saints. Todo suma para dar este paso "más comprometido" con el presente y futuro del colectivo. "Tenemos más temas y seguiremos trabajando. Es verdad que cada uno somos diferentes pero todos hemos encajado muy bien desde el principio y hemos sabido hacer las cosas para que esto marche" desde la base de que se comparte "el rollo boom bap" y una actitud "combativo y antifascista".

Al final, como recuerdan desde el colectivo, el proyecto nació de forma espontánea después de un concierto gracias al amor por la cultura hip hop, las ganas de hacer música y la idea de ofrecer una propuesta de directo abierta y diferente en el panorama. Ahora solo queda esperar que el covid-19 permita más pronto que tarde que los sonidos puedan regresar a los conciertos.

El trabajo es también un homenaje a "nuestro amigo y compañero del colectivo Ior", que falleció en pleno confinamiento

Creadores de Álava y Bizkaia sustentan un grupo que, eso sí, está abierto a sumar nuevas piezas, también de otros herrialdes