¿Quién fue Christine Keeler?

La modelo y el ministro

¿Cómo llegó su relación con un ministro británico a tumbar un gobierno y provocar un escándalo con acusaciones de espionaje y prostitución? Cosmo estrena el día 22 'El escándalo de Christine Keeler'

15.06.2020 | 01:01
Cosmo estrena el lunes 22 esta producción británica de seis episodios. Fotos: Cosmo

La serie, que se emitirá a partir de las 23.00 horas, rememora un célebre affaire político (el caso Profumo), que derribó al gobierno británico en los años 60. Escrita por la novelista y guionista galardonada con el Bafta Amanda Coe y protagonizada por James Norton, Sophie Cookson, Emilia Fox, Ellie Bamber y Ben Miles, esta producción británica, de seis episodios, se adentra en uno de los escándalos más controvertidos de los tiempos modernos. La producción explora el juicio público al que se vio expuesta Christine Keeler, una aspirante a modelo que aún no había cumplido 20 años.

Keeler tuvo una infancia difícil, fue abandonada por su padre cuando aún era una niña. La nueva pareja de su madre y los amigos para los que trabajaba como niñera, abusaron de ella cuando era una adolescente.

Pero la acción de esta serie arranca a principios de los 60 cuando Keeler (Cookson) llega a Londres dispuesta a escapar de esa terrible vida familiar. Muy pronto, descubrió que su atractivo físico le podía abrir muchas puertas. Tras empezar a trabajar junto a su amiga Mandy (Ellie Bamber) como modelo y bailarina en diferentes clubs, ambas conocieron al doctor Stephen Ward (Norton). Este las acompañó a lujosas fiestas a las que asistía también gente poderosa y les presentó a importantes personalidades con las que las chicas intimaron a cambio de favores de todo tipo.

Todo parecía ir bien, pero la situación se complicó cuando Christine conoció a John Profumo (Ben Miles), ministro británico de la guerra, e iniciaron una tórrida relación que acabó saliendo a la luz con consecuencias políticas inesperadas.

El caso Profumo tuvo todos los ingredientes para ocupar las portadas de los periódicos: sexo, aristocracia, prostitución, drama y espionaje, y alimentó durante meses a los tabloides británicos devoradores de escándalos políticos y sexuales. La pareja mantuvo relaciones durante algunos meses, a pesar de que Profumo estaba casado con la actriz Valerie Hobson (Emilia Fox).

espionaje Sin embargo, Christine también vivió un romance paralelo con Yevgeny Ivanov (Visar Vishka), agregado militar en la Embajada soviética en Londres, un espía. Este juego a tres fue investigado por el servicio de inteligencia británico, cuyas pesquisas acabaron señalando que Keeler podría haber obtenido información de Profumo para después pasarla al ruso Ivanov, comprometiendo la seguridad nacional en plena Guerra Fría.

Las sospechas llevaron a los laboristas a considerar todo el asunto como una cuestión de seguridad nacional. En 1963, Profumo fue obligado a comparecer en la Cámara de los Comunes, donde negó haber mantenido relaciones sexuales con Christine Keeler. "La señorita Keeler y yo éramos amigos", dijo. El 5 de junio, renunció como ministro de Guerra, teniendo que admitir que había mentido a la Cámara de los Comunes sobre su relación con Keeler.

Los laboristas ganaron las elecciones de 1964, usando el caso para acusar a los conservadores de no ser aptos para gobernar. Keeler fue acusada de mentir en su juicio. Se declaró culpable de los cargos de perjurio y fue sentenciada a nueve meses en prisión. Tras salir de la cárcel, desapareció de la vida pública.Tuvo dos matrimonios de los que nacieron dos hijos.

Ella nunca aceptó que la llamaran prostituta. "Es cierto que tuve sexo por dinero", escribió. "Pero solo producto de la desesperación. Irónicamente, ha sido el sexo por amor o por lujuria, más que el sexo por dinero, el que me ha causado siempre más problemas". Murió a los 75 años tras una larga enfermedad. El notable reparto de actores que participan en la serie hará revivir de nuevo, un caso que todavía parece estar abierto, a pesar de las muchas investigaciones oficiales que se han hecho.

Amanda Coe y la directora Andrea Harkin evocan el Londres de los años sesenta para contar por primera vez esta convincente historia real de sexo, política y poder desde una perspectiva femenina, la de Christine. Sophie Cookson comenta sobre su papel en esta serie: "El reexamen de los acontecimientos que nos propone Amanda Coe pone a Christine en el centro de la historia. Es comúnmente conocido como el caso Profumo, pero había otra persona involucrada y su punto de vista no se ha explicado bien hasta ahora".

La serie rememora un célebre affaire político (el 'caso Profumo'), que derribó al gobierno británico en los años sesenta

Muchas historias se cuentan a través de una mirada masculina, pero Amanda Coe muestra la de la mujer detrás de este increíble hecho real