El 1x1 de la gran final

Janning sacude sus fantasmas

Dos triples suyos en el cuarto final también metieron el miedo en el cuerpo al Barcelona

01.07.2020 | 01:29
Janning, Shields y Shengelia festejan con efusividad el título en los vestuarios al término del encuentro ante el Barcelona. Foto: ACB Photo/M. Pozo

Henry No se mostró demasiado inspirado en ataque y su muñeca tembló en más de una ocasión. Heurtel también le hizo la vida imposible en algún tramo de la contienda. Con poco protagonismo tras el descanso.

Vildoza El hombre de la final. Tras una temporada difícil en el plano personal, acreditó su calidad en el momento de la verdad. Desatascó ataques pastosos, mordió atrás y fabricó la puerta atrás de la victoria.

Shields Sin el brillo ofensivo de otras jornadas, pero muy comprometido en las facetas más oscuras. Salió indemne de su duelo ante los poderosos aleros de Pesic. Con el punto de mira desviado desde el perímetro.

Eric Un pívot bajo sospecha desde el arranque de la campaña. Cedió casi todo el protagonismo a Diop en la pelea bajo los aros. Tampoco fue un recurso al final para Ivanovic, que optó por los dos 'cuatros'.

Shengelia Llegó a la final fundido y no pudo ofrecer su mejor versión. Con todo, aportó tapones decisivos, carácter, entrega... Se despide de Vitoria siendo uno de los jugadores más importantes en la historia del club.

Diop Impagables un día más sus ayudas defensivas o la intimidación ante Tomic y Davies. Fue un bastión a todos los niveles, aunque perdió algo de empuje por culpa de las faltas. Inmenso trabajo de fontanería.

Dragic Lejos del fabuloso rendimiento en la semifinal ante el Valencia Basket. Menos protagonismo que en partidos precedentes, aunque una vez más comprometido al máximo. Un triple como acción más positiva.

Polonara Un hallazgo colosal que ha dejado su sello en esta fase final. Dio la asistencia a Vildoza para que el argentino ejecutara al Barcelona. También anotó un triple vital en el cuarto final y luchó como un jabato.

Janning De estar seriamente cuestionado durante toda la temporada a ser otra de las claves del embriagador éxito en Valencia. Dos triples suyos en el cuarto final también metieron el miedo en el cuerpo al Barcelona.

Granger Ha llegado muy justo a esta resolución de la temporada. Con nula incidencia en una final por la que pasó de puntillas. Poco más de dos minutos al inicio del segundo cuarto antes de desaparecer del mapa.