Transporte

La construcción de las cocheras del BEI finalizará el 22 de febrero del año próximo

La finalización de este servicio indispensable para la operatividad del bus eléctrico llegará seis meses después de culminar la obra civil de implantación

30.06.2021 | 00:44
Recreación virtual sobre el futuro complejo de las cocheras de Tuvisa. Foto: Cedida

Las obras de construcción de la unidad funcional de carga del futuro bus eléctrico (BEI) estarán concluidas el 22 de febrero del año 2022.

Esta es la fecha exacta de finalización que aparece en la documentación sobre el listado de ejecución de las obras en la ciudad, al que ha tenido acceso DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA, y que se va a dar a conocer a los grupos municipales a primera hora de esta mañana en la comisión de Movilidad. El documento acota y establece de manera definitiva los plazos y tiempos sobre los que se ha venido especulando en los últimos meses. Las cocheras del BEI se han erigido en un equipamiento totalmente necesario e imprescindible para el correcto funcionamiento de este nuevo y revolucionario medio de transporte eléctrico, que va a tomar el relevo a los autobuses de la línea Periférica de Tuvisa.

Las nuevas cocheras, situadas en una porción de la parcela del vivero municipal, son el punto en el que los 13 vehículos que van a prestar el servicio se van a someter al proceso de carga lenta de sus baterías durante la noche antes de afrontar las horas diurnas de servicio.

Durante las horas que permanezcan circulando por las calles y transportando viajeros de un punto a otro de Gasteiz, van a tomar los vehículos la energía necesaria en los puntos de recarga rápida instalados en Salbatierrabide y Zaramaga, junto a El Boulevard.

Desajustes en los plazos

De no mediar ningún retraso durante los ocho meses de ejecución de los trabajos de la unidad de recarga, la fecha del 22 de febrero supone un desfase de seis meses con respecto a la finalización, el cercano 31 de agosto, de las arduas tareas de transformación en las calles para abrir paso al BEI por los carriles segregados y exclusivos durante su trazado.

Las últimas previsiones del área municipal de Movilidad apuntan a que el moderno autobús eléctrico comience a circular antes de final de año, a pesar de que el sistema de recarga nocturna no esté definitivamente implantado. Los vaticinios apuntan a que durante el mes de septiembre se pueden llevar a cabo también las pruebas en el trayecto real. En esa situación los vehículos deberán aprovisionarse de la electricidad necesaria en los espectaculares pantógrafos colocados junto al estadio de Mendizorrotza y el centro comercial El Boulevard.


Asfaltado de la Zumaquera

La introducción del BEI como un nuevo actor dentro del ya complicado panorama del tráfico en Gasteiz precisa también de la transformación del espacio público y que se hace evidente ya en aquellas calles por donde va a discurrir. Una de ellas es el Paseo de la Zumaquera, arteria esencial en el trazado del bus eléctrico por el sur de la ciudad y que se está sometiendo a un intenso trabajo de renovación de su asfalto.

Ese mismo listado que recoge el estado de ejecución de las obras de la ciudad, fija también para el próximo 1 de noviembre como la fecha en la que terminar de aplicar el nuevo alquitrán a esa larga calle. Se trata de unos trabajos que requieren de una larga fase de ejecución, cifrada en 5 meses, y que pueden apretar y complicar la intención de ver rodando las unidades del BEI antes de esa fecha de noviembre. Actualmente la Zumaquera presente un deteriorado estado en el asfalto, lleno de baches y zonas hundidas, que puede hacer complicado el correcto circular de un vehículo como el BEI.

La transformación de una parte del actual vivero en el punto de recarga nocturna de los vehículos eléctricos va a hacer necesario invertir 5,6 millones de euros. De los 52.000 metros cuadrados del solar, se dará un mordisco de 16.000 metros para habilitarlos como unidad funcional de carga. Incluirá la infraestructura necesaria para garantizar la operatividad del bus eléctrico con plazas de aparcamiento para los 13 autobuses y la marquesina correspondiente, taller mecánico, lavaderos de las unidades, vestuarios, cierre perimetral y urbanización. Esta primera fase de las cocheras supondrá una inversión de 5,6 millones de euros.

Se ha adoptado la misma fórmula de financiación que para la implantación del BEI y el Gobierno Vasco asumirá un 65%, dejando el 17,5% restante para que lo asuman a partes iguales tanto el Ayuntamiento de Gasteiz como la Diputación de Álava.

Este equipamiento es la primera parte de las futuras cocheras de Tuvisa que terminarán de edificarse en próximos años.

Los datos

Recarga nocturna. La unidad funcional de carga de los autobuses eléctricos es un elemento necesario para el correcto funcionamiento del BEI. Los vehículos se someterán durante la noche al proceso de recarga lenta de sus baterías para poder iniciar el servicio a pleno rendimiento a la jornada siguiente.

Puntos de carga rápida. Durante sus horas de servicio y recorrido por las calles de Gasteiz van a poder recargar sus baterías en los pantógrafos colocados junto al estadio de Mendizorrotza y el centro comercial El Boulevard. Mediante cortos periodos de cuatro minutos, los autobuses van a recibir la electricidad necesaria que les permita completar varias vueltas de su recorrido.

Obras en las calles. La implantación del BEI ha hecho necesario transformar el espacio público con la creación de los carriles exclusivos y segregados por donde va a discurrir gran parte de su trazado.

Calendario de fechas. La obra civil del BEI debe concluir el 31 de agosto y el asfaltado de la Zumaquera termina el 1 de noviembre.

La cifra

13

Autobuses eléctricos para el BEI. el servicio lo prestarán unos modernos vehículos. De toda esa flota, el Ayuntamiento de Gasteiz ya ha recibido y probado nueve unidades y actualmente está en fase de rodaje la décima.

noticias de noticiasdealava