Fallece Xabier Agirre

Euskadi pierde un referente político y moral. El exdiputado general de Álava entre 2007 y 2011 muere a los 69 años tras una larga enfermedad

13.02.2021 | 21:42
Xabier Agirre

Euskadi, Araba, han perdido a un referente político y moral. Xabier Agirre (Vitoria-Gasteiz, 8 de abril de 1951) ha fallecido hoy en Pamplona a consecuencia de una larga enfermedad que arrastraba desde el año 2019. Agirre, con 69 años de edad, se encontraba ya retirado de la vida política tras jubilarse en 2016.

Técnico administrativo de profesión, trabajó en la Caja de Ahorros de Vitoria, y abandonó su puesto para dedicarse a la política. Militante de EAJ-PNV desde los años setenta, Xabier Agirre presidió el Araba Buru Batzar entre los años 1983 y 1987 y fue secretario portavoz del Euskadi Buru Batzar. De 2012 a 2016 accedió de nuevo a la presidencia del ABB y fue relevado en el cargo por el actual presidente Jose Antonio Suso. Fue precisamente en la década de los años ochenta cuando tuvo un destacado papel político durante la escisión de Eusko Alkartasuna del PNV y trabajó como viceconsejero de Interior bajo las órdenes de Juan María Atutxa entre los años 1990 y 1999.

Asimismo, fue parlamentario en la Cámara vasca entre los años 2004 y 2007, año este último en el que se convirtió, de manera inesperada, en diputado general de Álava tras lograr el apoyo de Aralar y no ser capaces PSE y PP de reproducir la alianza que convertiría, entonces sí, a Patxi López en lehendakari en 2009.

POLÉMICAS Hombre enérgico y tenaz, Xabier Agirre protagonizó uno de los momentos más polémicos de la política alavesa de las últimas décadas cuando desveló, en 2011, las presiones recibidas por parte de la desaparecida Ezker Batua para convertirle, de nuevo, en diputado general de Álava. Agirre contaba entonces con el apoyo de EH Bildu para su reelección, frente al candidato popular, Javier de Andrés, respaldado por su partido y PSE. El desempate, estaba en manos de las dos representantes de EB.

En lo que calificó como un 'chantaje', Agirre denunció que EB le ponía como condición la recolocación de 39 afiliados suyos en un maquillado proceso de selección en la dirección de la obra social de la BBK, el consejo de administración de Caja Vital, el Teatro Arriaga o el Palacio Euskalduna, entre otros. Amén de dinero para su uso exclusivo. Y dijo que no.

No fue, sin embargo, los únicos momentos en los que le tocó bregar contra la adversidad. El año 2010 se convirtió en su ejercicio más difícil cuando, en noviembre, expulsó a los dos junteros de EA que formaban parte de su gobierno por enmedar el presupuesto de la Diputación. Meses antes tuvo que gestionar la detención de su diputado de Administración Local, Alfredo de Miguel. Un "trago muy duro" como siempre reconoció que gestionó bajo las directrices de "tolerancia cero", "disposición de colaboración con la justicia", "aplicación con todo el rigor de la ley" y "depuración máxima de responsabilidades".

De su paso por la diputación alavesa también es de obligado cumplimiento recordar su gestión para la salvación del Deportivo Alavés, la gestión de la crisis económica, el impulso de Foronda o la defensa del agro, entre muchos otros.

Tras su frustrada reelección en 2011, permaneció como juntero de EAJ-PNV hasta 2012, año en el que se convirtió en parlamentario vasco. En la Cámara de Gasteiz permaneció hasta 2016, cuando se retiró de la política vasca tras jubilarse.