Servicios Sociales

"Semana clave" para la reconversión de la residencia San Prudencio

El diputado Emilio Sola anuncia la inminente firma del convenio que transformará el centro en viviendas comunitarias

14.12.2020 | 10:10
Acceso a la residencia de San Prudencio.

El diputado foral de Políticas Sociales, Emilio Sola, ha asegurado este lunes en las Juntas Generales de Álava que entre esta semana y la próxima se cerrará el convenio entre la Diputación y el Ayuntamiento de Vitoria para la asunción por parte de la institución foral de las competencias en materia de residencias que le otorga el decreto de Cartera del Gobierno Vasco que emana de la Ley de Servicios sociales de 2008. Dicho acuerdo concretará el traslado de los 99 usuarios de la residencia San Prudencio, de titularidad municipal, a la residencia Arabarren de Lakua.


Sola respondía a las preguntas de EH Bildu y PP, que se han hecho eco de la preocupación de usuarios, familiares y del Comité de Trabajadores del Ayuntamiento.


Según el diputado, las dos instituciones están "ultimando detalles" en torno al inminente acuerdo y por ello había pedido el retraso de su comparecencia para poder ofrecer explicaciones completas sobre un convenio que abarca más materias al margen de la cuestión de la residencia san Prudencio, como el Servicio de Ayuda a Domicilio.


En todo caso, el Ayuntamiento transformará la residencia San Prudencio en viviendas comunitarias y en Arabarren, por su parte, se habilitarán un centenar de plazas en cuatro módulos convivenciales de 25, a los que habrá que sumar otro módulo de 25 plazas para discapacitados físicos y otro de idéntica capacidad como centro de día.


"Queremos que el convenio influya lo menos posible en la vida diaria de las personas", ha manifestado Sola.
 

Retrasos en valoraciones de dependencia

Por otro lado, Sola ha afirmado que en un mes se volverá la situación anterior a la pandemia en relación al retraso de las valoraciones de dependencia por parte de la Diputación, y que para ello se ha sumado una persona más al equipo de valoración y se incorporará un nuevo administrativo.

Según ha afirmado, la media de 75 días entre solicitudes y resoluciones establecida por la Diputación se mantuvo hasta marzo.

Entonces el servicio quedó suspendido, se anularon 1.200 citas y a partir de mayo se empezaron a reordenar. Los retrasos en las valoraciones oscilaron entre los 147 días de media de julio a los 100 de este mes de diciembre.