Los alojamientos rurales en Araba, al borde del precipicio

La crisis sanitaria deja a la actividad hotelera del territorio al borde del cierre total

22.11.2020 | 01:10
Los alojamientos rurales en Araba, al borde del precipicio

LAGUARDIA – El mundo del agroturismo no será el mismo cuando acaben de cerrarse las medidas de seguridad sanitaria establecidas para combatir la pandemia. Después de nueve meses de confinamientos, de cierres y, al decir de algunos de los entrevistados por DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA para este reportaje también de falta de apoyo por parte de las administraciones, la geografía de la malla de alojamientos en Araba y también de proyectos turísticos, habrá menguado o habrá dejado hipotecados a quienes no pudieron llegar hasta este momento. O hasta el que un incierto futuro apunte.

Entre los colectivos implicados en esta materia destaca como organización presente en los tres territorios Nekatur, cuya gerente, Idoia Ezkurdia, hace un balance muy inquietante de la evolución de turistas en estos meses. Nekatur es la Asociación de alojamientos rurales de Euskadi que engloba tres modalidades de hospedaje en el entorno rural. Por un lado, agroturismo, por otro la casa rural y la modalidad de apartamento turístico en los pueblos. En estos momentos cuentan con un total de 244 establecimientos, que suponen alrededor de 2.800 plazas. Por territorios, en Álava hay 47 establecimientos; en Bizkaia, 67 y en Gipuzkoa 130.

Idoia Ezkurdia explica que "la verdad es que pese a que a principios de julio la perspectiva de que cambiábamos de escenario, de estar completamente cerrados durante meses a un segundo escenario, la desescalada, en la que podíamos estar abiertos, a causa de las restricciones tuvimos poca actividad". Luego se pasó a otra fase, en verano, "en el que a principios de julio nuestras expectativas eran muy buenas, por la entrada de reservas que estábamos recibiendo, pero lamentablemente también ese optimismo se truncó por los rebrotes que empezaron a surgir, que afectaron negativamente y causaron cancelaciones, y hasta parada de entradas de nuevas reservas". Entre unas fases y otras, los propietarios de estos alojamientos se habían creado algunas expectativas de salvar el año, pero "estas se truncaron, porque también hay que recordar que el 17 de agosto se declaró el estado de emergencia, que hizo que, sobre todo en la segunda quincena, las reservas que teníamos para agosto se vieran afectadas".

Y, ahora, Euskadi se encuentra cerrada y aquellos turistas potenciales de Araba –como son madrileños o catalanes– o bien no pueden salir de sus propias localidades o, caso de la actualidad, no pueden entrar en Euskadi. A ello, se suma que, además, ni siquiera el turismo interno es posible dado que el estado de alarma decretado por el lehendakari a finales de octubre permite a los y las ciudadanas vascas moverse más allá del municipio colindante.

De cara al futuro nadie se atreve a predecir evoluciones a corto plazo, pero las miradas están puestas en la próxima Semana Santa. El puente de diciembre, las navidades o el inicio del año ya no se encuentran entre las expectativas de poder viajar.

"Es muy difícil valorar qué futuro tenemos por delante, sobre todo en estos momentos en los que nos encontramos, que calificaría, y me atrevo a utilizar esta palabra, de dramática". Con todo, Idoia Ezkurdia apunta que "queremos ver algo de luz, ya que estamos viendo en los últimos días los anuncios de aparición de las primeras vacunas. Es la esperanza de los establecimientos turísticos, que el antídoto a la covid-19 pueda resolver la crisis sanitaria en la que se encuentra sumido el mundo, y con ella, Araba.

"Quizás a partir de Semana Santa podamos tener una cierta actividad. Entendemos que no va a ser dentro de la normalidad conocida como en años anteriores, pero por lo menos sí que vemos o queremos pensar que podamos tener una actividad en cuanto a poder estar abiertos, en cuanto a tener clientes, aunque sea en menor volumen, pero al menos estar trabajando", concluye Ezkrudia. Y siempre con el apoyo del departamento foral de Fomento del Empleo, Comercio y Turismo dirigido por Cristina González, quien mantiene una comunicación fluida con Nekatur y realiza acciones para promocionar los atractivos turísticos de las distintas comarcas de Araba. Todo volverá.

EN CORTO

Agroturismos. Araba cuenta con 47 establecimientos englobados en agroturismos, casas rurales y/o apartamentos turísticos en los pueblos.

Ocupación. Durante el mes de julio, el alojamiento rural en el territorio fue de un 23,8%; y en agosto del 29%.

EL DESEO

IDOIA EZKURDIA "NUESTRA SITUACIÓN ES DRAMÁTICA"

Desde Nekatur, la Asociación de Alojamientos rurales de Euskadi, alertan de su difícil situación.

LA FECHA

17-8

El 17 de agosto se declaró el estado de emergencia y provocó un descenso muy significativo de todas las reservas que se tenían.

RIOJA ALAVESA

LA MIRADA EN SEMANA SANTA

"Hasta el mes de marzo no tenemos previsión de abrir por la actual situación"

ELENA MURAS

Directora del Hotel Viura

"Queremos ver algo de luz en los anuncios que estamos escuchando sobre la vacuna"

IDOIA EZKURDIA

Gerente de Nekatur

"Estamos peleando con el Gobierno Vasco para que se nos reconozca nuestra situación"

ZURIÑE SÁNCHEZ

Propietaria de dos casas rurales

" Nosotros seguimos manteniendo la ilusión de que esto vaya mejor y nos recuperemos"

MARÍA JIMÉNEZ ARRAUSI

Ruta del Vino de Rioja Alavesa

Hoteles de toda condición y categoría prácticamente cerrados


laguardia – Cuesta encontrar algún hotel que siga abierto en Araba. En su capital, Vitoria, quizás sea más fácil por aquello de que algo de actividad, aunque sea poca, queda. A estos establecimientos también les ha llegado la falta de visitantes y los más emblemáticos están cerrados en estos momentos. El espectacular Marqués de Riscal, de Elciego, que realizó una importante inversión en ampliar su capacidad, está cerrado hasta el mes de marzo en principio, como confirma su directora de ventas a DNA.

También esta cerrado el Hotel Villa de Laguardia, ya que el confinamiento perimetral en el que en estos momentos se encuentra Euskadi desde el pasado mes de octubre impide la llegada de viajeros y por lo tanto no merece la pena mantener abierto.

En la misma situación el Hotel Viura, en Villabuena de Álava. Su directora, Elena Muras, comenta que decidieron abrir en el mes de julio "aunque había muchas dudas en hacerlo, ya que se partía de un nivel cero de reservas y no sabíamos cómo se iba a desarrollar esta apertura del establecimiento".

Con precaución montaron una estructura hotelera bastante simple, priorizando sobre todo la seguridad y el disfrute del espacio del hotel, ya que dispone de gimnasio, bodega, restaurante.

Tras un verano en el que se pudo trabajar, y un setiembre en decadencia, ahora se encuentra cerrado sin que tengan previsión de abrir, por lo menos, hasta el mes de marzo.

las casas rurales. Y otra realidad es la que están viviendo las casas rurales. Es el caso de Zuriñe Sánchez, miembro de la Asociación de Hostelería y Turismo de Valdegovía y propietaria de dos casas rurales, una en Salinas de Añana y otra en Valdegovía. El verano trabajó bien pero ahora siguen abiertos y, por tanto, no pueden acceder a las ayudas a pesar de que el cierre de Euskadi les impide tener clientes.

Destacado. La gerente de la Ruta del Vino de Rioja Alavesa habla sin paños calientes. María Jiménez Arrausi afirma que este año para los alojamientos rurales "ha sido nefasto". Como en otras zonas del territorio, se espera con expectación la Semana Santa. Cuenta María Jiménez que "nosotros seguimos manteniendo la ilusión de que esto vaya mejor y desde luego, con las nuevas noticias de las vacunas, creemos que puede mejorar algo. Si bien es cierto que a la gente le va a costar salir y que hay que hacer una gran comunicación de porqué elegir Rioja Alavesa en vez de otros destinos"